Sunday, January 11, 2015

Control NO remoto


Ha pasado tanto tiempo sin escribir que algunas veces me cuestiono qué es lo que me lleva a tanta pausa. Solo 3 entradas en todo el 2014. Ni yo me lo creo. No es falta de interés pero si quizas falta de tiempo. Mi vida cambio de manera drastica en el 2014 y hoy por hoy paso el día frente de un computador y la posibilidad de conectar mi mente y mis emociones para escribir se aleja un poco frente a la realidad de llegar a mi casa a estar con mi familia. 
Son muchos los temas que quiero tratar. Empezando por desearles a tod@s un gran año. Aunque el comienzo de año sea culpado de ser una excusa para proponerse las cosas, a nadie le importa. Lo importante es lograr motivarse para lograr proponer y hacer todo lo posible por cumplir. Si no se logra, tampoco es cuestión de auto reproche y culpa. Seria un callejón sin salida a un camino que inicia con ilusión y termina con lo contrario. 
Mi primera entrada del 2015 es sobre uno de los pilares de la inteligencia emocional. El autocontrol. A finales del año tuve una introspección severa y me llevó a pensar que en ciertos momentos logro entender mi potencial de autocontrol pero en la gran mayoría de momentos es la falta de domino sobre el control la que me empuja a realizar acciones nacientes de un impulso quizás potenciado por una rabia inconsciente. Rabia a qué? No lo se. Así que me puse en la tarea de investigar, y leyendo de manera intensa sobre la rabia me di cuenta que ciertas acciones que he realizado en los últimos meses son producto de una rabia inconsciente. Razones creo que hay varias pero todavía estoy analizando una por una para poder entender el concepto en su totalidad. 
El estar bravo - de nuevo sin saber por que- ha llevado a convertirme en un ser controlador. Al menos a caer en cuenta que lo soy. Tanto que he logrado alejarme de ciertas cosas, inclusive de mi propia sonrisa (y seguramente de familia y amigos). Al caer en cuenta cada día que ya no sonrío como antes, me preocupo. Y cuando me preocupo soy capaz de pasar de la pre-ocupación a la decisión de acción bastante rápido. Así que inicia mi terapia admitiendo que estoy bravo sin razón y que quiero recuperar mi sonrisa. Es mas, me acabo de reír al caer en cuenta lo que estoy escribiendo así que voy por buen camino.
No quiero conllevar a malinterpretaciones. No camino por la calle con el entrecejo fruncido ni con el puño listo para disparar. Mi puño va cerrado por el frío y mi cara va seriamente afectada por el viento. Soy feliz con mi familia y vivo agradecido con Dios por lo emocionante que me ha trazado el camino. Pero soy humano lo cual conlleva a caer en cuenta que aunque no soy perfecto, si debería ser capaz de reaccionar frente a las actitudes propias o que podrían llegar a incomodar a la gente que me rodea. Como todo es un circulo, dichas incomodidades que causo, a la larga me incomodan a mi también. 
Existe una diferencia en tener autocontrol y ser controlador. Es mas, la falta de autocontrol conlleva a controlar otras personas. Es un mecanismo de defensa. Ser hombre y por ende tener ese chip de dominador y macho alfa, viene con sus detalles implícitos como el poderío. Que mejor forma de dominar que demostrando que se tiene el control. Ser responsable tampoco es tener el control. Se necesita ser responsable para saber manejar el poder del control y esto es un concepto diferente. Muchas veces los seres controladores al ejercer el control que auto proclaman se sienten que están haciendo las cosas de manera responsable. Esto se da porque estas personas se creen que ellos imponen las reglas y a la vez las hacen cumplir. Las cosas como "yo digo y punto". 
Frente a mi hija debo actuar responsablemente y tratar de educarla de la mejor forma. Ella es consciente de quienes son sus padres  y que nosotros en la gran mayoría de desiciones tenemos el control de la situación (al menos eso creemos). Si yo dejaría que mi falta de autocontrol me llevara a ser un controlador, la educación y crecimiento emocional de mi hija se vería seriamente afectado. Si yo me convierto en un ser controlador frente a mi esposa, tarde o temprano reclamará su libertad y querrá salir corriendo. Nadie soporta que lo controlen. Nadie guarda silencio eterno. Convertirse en micro y macro manager en el hogar debe ser detestable. Y a su vez entendible. 
Les pregunto a uds:  Tienen autocontrol? Están dominados por el control de alguien mas? Pierden el control? Controlan desmesuradamente las situaciones cotidianas? Quieren controlarlas y no pueden conllevando a frustración y angustia?
Si la respuesta a alguna de estas preguntas prende una chispa o levanta una bandera he cumplido mi propósito. No dejen que sea tarde para caer en cuenta que por no saber balancear el control en todas sus aristas, este se puede convertir en un peligro para nuestro balance emocional y físico. 
Si el nuevo año llegó y se hicieron las mismas propuestas que medio mundo, por qué no iniciar este año proponiéndose mejorar la estabilidad emocional y analizando el control en nuestras vidas. Ya sea hacia nosotros mismos o el que ejercemos -conscientemente o no- hacia las personas que nos rodean. No olviden que la comunicación efectiva y clara es gran parte del éxito de las relaciones. Si ya han caído en cuenta y aceptado que tienen un dilema frente al control, quien mejor que la pareja, un amig@ cercano, o un familiar para expresarlo y lograr crear un plan de acción. 
DacCoaching les desea a tod@s un gran año. Espero que logren controlar el control y no ser controlados por la falta del mismo. 
Los sentimientos y las emociones son el lenguaje universal que debe ser honrado. Son la expresión auténtica de quiénes somos” - Judith Wright.