Saturday, November 9, 2013

Una Nueva Especie Altamente Sensible



Así como el “nuevo” ligamento anterolateral de la rodilla siempre ha existido pero fue solo reconocido hace un par de semanas que salió a la luz, también existe una especie de persona, de personalidad, de carácter innato, el cual siempre ha existido y salió a flote hace poco.

Yo me identifiqué con esta nueva especie cuando por fin le pude poner nombre a mis emociones y sentimientos ya que estaban llegando a un punto en que sentía que me ahogaba en ellos. En pocas palabras, todo me afectaba.

Hace algunos años, ya bastantes por cierto,  promovía el rasgo de estar blindado a las emociones y hace poco me veía sumergido de manera casi que mortal en ellas. Hace años no me importaba nada porque no me afectaba directamente. Veía al mundo a través del punto de vista egoísta de “sálvense él quien pueda” o desde el facilismo de no darle importancia a lo ajeno.

Pues mi vida cambió y yo he cambiado con ella. Al menos trato de seguirle el ritmo. Al verme hasta el cuello y sin aire por tantas cosas que pasaban en el mundo y a mí alrededor, traté de buscar respuestas para darme cuenta si estaba solo en esto, si era mi tiroides o si mi inteligencia emocional había llegado sencillamente  a rasgos de ignorancia y perpetuo socorro.

En 1996, Elaine Aron PhD, describe al 20% de la población como “altamente sensible”. De la manera en que lo describe se concluye que en estas personas,  la mayoría de estímulos son amplificados y por ende sobrepasan el umbral de resistencia  más fácil conllevando a un sinnúmero de reacciones. Situaciones denominadas "insultos" como por ejemplo la música alta del vecino, el chasqueo con la boca del señor de al lado, o inclusive extremos como las muertes incomprendidas por tragedias naturales, conllevan a las personas altamente sensibles, donde me incluyo, a ser afectados a mayor escala. Quizás por esto es que durante mi certificación en Inteligencia Emocional, traté de perfeccionar, de manera inconsciente en ese momento de mi vida, un arsenal para combatir dichos insultos en este nuevo casillero donde yo mismo me he metido.

Así como existe un 20% de personas altamente sensible, existe un 80% restante que no lo son. Dentro de este 80% también existe un porcentaje, no cuantificado, de personas que son insensibles. Inclusive se les hace agua la boca con maltrato y matoneo al encontrar a un niño o niña, adolescente, adulto joven o adulto mayor que es reconocido como altamente sensible. De ahí la importancia de preguntarnos en qué casillero estamos nosotros. Para mantener una sociedad equilibrada o inclusive un núcleo familiar productivo, la interacción y armonía entre los miembros altamente sensibles y los que no lo son, debe ser reconocida y trabajada copiosamente.

Es así pues que el reconocimiento es la primera acción, y esta a su vez debería ser seguida por un dialogo con posterior aceptación dentro del grupo de influencia de cada protagonista. Entorno familiar, laboral, educativo, social o religioso, estoy seguro que si no son Uds., la persona de al lado tiene una probabilidad de ser altamente sensible. Créanme, aunque suene poco, 20% es bastante y si esa persona al lado tuyo es tu esposa o un hijo, ese 20% se te convierte en TU 100% sin duda. 

Una característica de las personas altamente sensibles es el miedo a reconocerlo en público por sentirse emocionalmente más débiles o en desventaja. La aceptación es la vitamina más poderosa para enfrentar el mundo que nos rodea. Ese mundo que algunas veces es incomprensible a propósito y le gusta serlo sin misericordia. Pero no estamos solos. Justo donde no vemos o creemos, existe una persona como nosotros que no ha sido capaz de aceptar que sus emociones han sido contenidas con un propósito irrisorio y lleno de temor.

Ser juzgados por tener un sistema nervioso y emocional altamente sensible es como ser juzgado por el color de la piel, culto religioso o preferencia sexual. Es tan actual que ya suena pasado de moda e intolerable.

Si aun no te has reconocido como una persona altamente sensible, te invito a pensar si en una situación altamente llena de insulto emocional, eres tú la persona que se siente en control de los hechos, o si eres más bien la victima de los estímulos? No hay respuesta correcta ni casillero preferido.

Recuerda, el reconocimiento es el primer paso para avanzar. Esta entrada trata de abrir los ojos a esas personas que desconocían , como yo, que no estaban solos. La existencia de este grupo ha sido, es y será una realidad. No somos más débiles, simplemente somos altamente sensibles. Yo no era así, o al menos no lo reconocí hasta que mi vida cambió. Y a TODOS nos puede cambiar la vida.

Así como se descubre la patología, miles de curas existen también. Desde mantener la calma, hasta la meditación, pasando por el tradicional conteo hasta 10 y muchas otras estrategias mas, son algunas de las formas para sobrellevar una vida donde los estímulos pueden ser dolorosos en cada momento conllevando así,  a una disrupción de la homeostasis racional y emocional que deberíamos vivir. Mi consejo, si me lo permiten ya que no suelo darlos si no son pedidos, es afrontar toda situación con energía positiva y buena actitud. Sacarle lo negativo a lo positivo es la mejor herramienta además de rodearse de personas que dominan esta técnica. La combinación de ambas sería definitivamente el as bajo la manga.

Por último, los invito a consultar los libros de la Dra.  Elaine Aron y del Dr. Ted Zeff quien también es un PhD y ha escrito el manual de supervivencia de la persona altamente sensible (2004).

Asimismo, si les gustaría tomar el test diseñado y patentado por la Dra. Aron para saber si tienen rasgos altamente sensibles, se pueden dirigir a este link (está en ingles y tiene derechos reservados de autor, por eso no lo copio y pego en esta entrada):


Finalmente, de una persona altamente sensible a otra, si es que eres una, o no, mis mejores deseos para que una vez sabiendo a que casillero perteneces, puedas afrontar el mundo con nuevos ojos y una actitud positiva siempre.

No estamos sol@s.

Feliz fin de semana para tod@s.