Friday, March 15, 2013

Disfrutando las PAUSAS



La vida pasa a millón, por decir que pasa volando, por decir que pasa bastante rápido. Algunas veces se nos pasa la vida y no nos damos cuenta. La gran mayoría de veces, no caemos en cuenta que gracias a nuestro afán por estar cumpliendo micro objetivos, la vida definitivamente es hermosa y nos perdemos de algún gran momento lleno de alegría y gratificación no solicitada.

No estoy llevando con estas palabras a promulgar el letargo ni la ausencia de las labores cotidianas. Me gustaría despertar el interés por caer en cuenta que dentro de nuestras labores cotidianas, existen momentos mágicos que a lo mejor por nuestra velocidad, no apreciamos.

Esto me lleva a hablar sobre las PAUSAS. Existen estudios suficientes que catalogan las pausas como alicientes al bienestar. De nuevo, adecuar dichas pausas al cronograma diario depende de cada cual y no será factible en ciertos momentos críticos poder tener estas ya mencionadas pausas. Por eso cuando tengamos la oportunidad de darnos algún respiro, miremos 360 grados, absorbamos el aire y la buena vibra de aquel momento y miremos con ojos abiertos (o cerrados) las imágenes que este mundo nos brinda. Así tendremos para ciertos momentos de crisis o alta velocidad, el recuerdo de una pausa llena de energía positiva que seguro nos mantendrá a tope emocionalmente para afrontar cualquier circunstancia.

Deténganse un momento; bueno, ya lo están haciendo mientras leen estas palabras. Sientan la energía que seguro les corre por el cuerpo cuando caen en cuenta que en definitiva, se pasan la vida corriendo sin detenerse ni un segundo a aprovechar tanta circunstancia que ocurre alrededor. Solo sé que existe una sola cosa en común para todos los mortales, y es precisamente eso, que somos mortales y que algún día pasaremos a otra dimensión. Por eso, no dejen pasar cualquier oportunidad para absorber un paisaje bonito, un gran momento con familiares o amigos, un abrazo, una sonrisa, una ayuda no solicitada, un consejo inadvertido, un grato amanecer o un atardecer iluminado. Una luna llena, una luna parcialmente llena, un beso, una flor, un poema, un perdón.

Recuerden que existen personas menos afortunadas que todos nosotros y tal vez la vida no les sonríe como a nosotros o simplemente no están entrenados para extraer lo bueno de lo no tan bueno. Esto no significa que esas personas no sean felices pero les dejo la inquietud de pensar cómo podrían hacer más felices a aquellos que nos rodean. Algunas veces, dejar de hacer algo produce felicidad, pecar por exceso puede ser un mayor mal que hacerlo por defecto. Dejar hacer es una virtud de la paciencia misma y en ella sola, la asertividad emocional de la que tanto hablo.

Las pausas son momentos en que dejas de hacer algo mecánico o intelectual, para incorporar algo emocional. Frenas el ímpetu de movimiento para absorber energía emocional. Vale la pena hacer el ejercicio. Date 1 minuto programado al día, súbelo de manera gradual hasta 3 o 5 o hasta 15 si quieres y puedes. Estoy seguro que te vendrá muy bien. A ti y a los que te rodean.

Un fin de semana lleno de pausas positivas para tod@s.

No comments:

Post a Comment