Sunday, October 21, 2012

De vertical a horizontal



Decir a los 4 vientos “soy médico”, como en las películas, es un orgullo. Pero como dice Rumpelstiltskin, “toda magia tiene un precio”. Este precio que se paga como médico, es de carácter emocional.

Durante la carrera de medicina, y a medida que ha pasado el tiempo, me doy cuenta que algunas cosas han cambiado para bien, no sin recordar que existieron y aun existen varios momentos que son un reto emocional. No todas las personas son de hierro y no todas son de arena. Los que lograron pasar por tantos momentos emocionales manteniéndose en un punto neutro, logrando una aleación entre las dos, una asertividad emocional o un balance equilibrado de reacciones, son los que han salido mejor librados.

Yo? Confieso que la angustia antes de los exámenes era promedio o hasta un poco más de lo normal. La ira cuando estudiaba y no me iba bien era monumental, la tristeza cuando tenia que repetir algún trabajo y sacrificar mi vida social era aburridora pero manejable, el desprecio por algunas materias que no entendía era logístico y finalmente, la sorpresa y alegría cuando se terminaba un semestre eran de museo.

Hoy puedo decir, viendo los toros desde la barrera, que me río de todo eso. Pero en esos momentos, me sentía a prueba todos los días. A prueba conmigo, a prueba con mis padres y amigos, y a prueba con mis profesores. El sentimiento constante era presión para destacarse y mas de una vez lo hice, pero no precisamente por lo bien que me iba. No les miento, tuve mis momentos de gloria. Lo que no sabía era que esa presión me estaba frenando para sentirme satisfecho de lo que estaba haciendo. Hoy en día sé, que esa presión, tanto externa como interna, la misma que algunos llaman estrés, al estar bien manejada, es un motor que no se detiene jamás.

Pasaron los semestres donde los pacientes eran los libros y pasaban también noches enteras de mucho café y más libros. Después de algunos años, llegó el momento de la “vida clínica” y los pacientes hablaban, contaban sus historias y redactaban sus enfermedades. Cómo me hubiese gustado que en los primeros semestres nos hubieran entrenado para ese golpe emocional de afrontar el sufrimiento humano detrás de una enfermedad en los pacientes que yacían en las camas del quinto piso del hospital donde hice mi carrera. Cada mañana, mis angustias y problemática se veía reducida al mínimo cuando saludaba a personas convalecientes en una cama para preguntarles cómo habían amanecido. Lograba (sin saberlo) una empatía disfrazada de pesar. Con el tiempo cambié este concepto.

Soy fiel creyente, y más aún estando certificado en Coaching en Salud, que el médico o profesional de la salud JAMÁS entenderá qué se siente ser paciente si NUNCA lo ha sido. En Medicina nos enseñan que esas dos palabras en negrita no se deben utilizar, pero me he dado cuenta que en este caso si se puede. Como médico siempre se está vertical frente a los pacientes que están en posición horizontal. Pero para ser un mejor vertical, es necesario haber estado horizontal en alguna ocasión. El ser humano cuando ha sufrido, puede entender con empatía pura, lo que sienten otros cuando sufren. Lo triste, es que algunos olvidan.

Yo he sido paciente varias veces y me he encontrado con emociones que van desde lo  desagradable hasta lo altamente positivo. Lo mejor, es que en los momentos que he vivido como paciente, he logrado abstraer cierto aprendizaje tanto de lo bueno como de lo no tan bueno, para asimismo poder ir moldeando mi modus operandi como médico y como persona. Existe mucha enseñanza en el mundo externo pero esta solo se convierte en aprendizaje si le abrimos la puerta. De lo contrario, esas enseñanzas se las lleva el viento y corremos con el riesgo de desear haber aprendido cuando alguna circunstancia lo requiera.

Los médicos tenemos nuestros propios dilemas y problemas. Vivimos día a día con angustias propias y nos han enseñado a no interiorizar las angustias de nuestros pacientes. Suena correcto, pero eso no es lo que quiero expresar. Quiero que el médico tenga empatía, se ponga la piel del paciente por ese instante, y se ponga al lado de él y no en posición de confrontación, de superioridad, de “yo vertical tu horizontal”.

Un saludo cordial, pasando por actitud positiva, profesionalismo a tope, conocimiento de causa, veracidad en las palabras, realismo en la información y optimismo en el desarrollo de los hechos, hace que nuestro encuentro con el paciente, que a la larga es momentario, absorba buena energía y sea un momento que el paciente tome como una bocanada de aire fresco.

Los que han sido pacientes, y más si son médicos, conocen la angustia que se siente al entrar a un hospital como paciente (o familiar de paciente) y no como médico. Más aun si se trata de un hospital que no es el propio o en el que uno como médico, no está “dentro de la rosca” por decirlo de alguna manera. Este es el momento en que uno deja de ser médico por completo y es paciente en su totalidad. El médico se humaniza de nuevo, vuelve a sus raíces.

El Coaching en Salud también es para médicos. También los acompaña en la búsqueda de sus objetivos personales y profesionales. Pero los pone, en muchas ocasiones, al lado del paciente y no enfrente de ellos. Logra humanizar y a la vez curar de una manera holística.

Un buen dia y semana para tod@s, en especial para mis colegas. 

Thursday, October 4, 2012

La Llave



Anoche pude descifrar gran parte de la pieza ausente dentro de mi estudio sobre la emocionalidad humana. Por mucho tiempo he querido entender por qué me ha gustado la vida de ciertos personajes famosos como Salvador Dalí, Robert Nesta Marley entre otros. Creo haberlo entendido anoche oyendo uno de los conciertos más emotivos en los que he estado.

Entonces me pregunté por qué tanta emoción? Por qué tanta piel de gallina y tanta compenetración con un estilo musical al cual quizás hace unos años, no hubiera tenido en cuenta. Pues dentro del mismo concierto, vibrando con el publico y con la banda, liderada por una pareja de amigos cercanos, entendí que “lo que viene de lo profundo y llega a lo profundo, es lo que trasciende en la emocionalidad humana”. (jad)

Millones de acciones y reacciones pasan por nuestras vidas  a diario y son pocas las que nos hacen pausar para digerirlas en su totalidad. Millones de veces se nos pasan ideas, deseos, oportunidades que están bien cerca, solo por andar tan rápido en este mundo que va tan a prisa. Son los momentos en nuestra vida en los que abrimos nuestra mente, nuestra alma y nuestro corazón, los momentos verdaderamente conmovedores que nos enseñan con mayor detenimiento la alegría de vivir la vida que vivimos.

La llave, para abrir nuestra mente, alma y corazón, solo la tenemos nosotros. Nadie la puede abrir por nosotros; es mas,  mucha gente, muchas circunstancias, muchas acciones del diario vivir, están encaminadas a cerrarla y formar murallas para que no podamos investigar las profundidades de nuestra emocionalidad.

El primer paso es reconocer que nosotros somos los portadores de la llave que abre nuestra emocionalidad. Cuando algo nace en la profundidad ajena pero no llega a la nuestra, es como cuando un conjunto de olas se estrellan en la playa. Ahí queda(n), esa(s) ola(s). Ahí mueren, ahí terminan. Esto no significa que justo detrás no vendrán mas, pero si seguimos encerrados y cerrados a lo que nos están compartiendo, tal cual como la arena que recibe la ola, nos quedaremos estáticos, inanimados. Dependeremos de algo más fuerte que nosotros como el agua o el viento para podernos mover, para poder reaccionar.  

Si por el contrario, algo que nace del corazón ajeno, le permitimos que llegue al nuestro, es cuando se presiona el botón de pausa en nuestra vida y somos capaces de lograr frenar el constante fluir de la misma para aprovechar e incorporar lo que está sucediendo. Desde un obsequio banal, pasando por un abrazo, un agradecimiento sincero, una canción, un poema, una mirada, unas palabras llenas de verdad, un libro, una dedicatoria, una sonrisa, etc etc etc.

Tantas cosas que se nos entrega y que no recibimos.

Y mejor aun, tantas cosas que podemos dar sin esperar a que sean recibidas. Pero esa es otra historia. Siempre entreguemos sin esperar recibir nada a cambio, pero cuando nos entreguen a nosotros, veamos de donde viene, de qué profundidad salio, con qué fin nos es dado lo que nos estas entregando. Muy importante en este mundo lleno de lobos disfrazados de ovejas.

Somos muchos los que vamos por el mundo con un deseo enorme de dar y nos olvidamos que hay mucha gente, conciente o no, que nos esta tratando de dar y nosotros no los o las reconocemos. Nunca sobra agradecer. Un polo a tierra, un purificador del alma.

La vida es sueño y los sueños, sueños son1 decía Segismundo cuando se encontraba en la torre. El soñaba con esto que yo les digo por el simple hecho de estar privado de su libertad emocional. Ustedes que la tienen, no la dejen escapar por estar “muy ocupados” o “llenos de cosas para hacer”. La vida es solo una y si abrimos nuestros ojos, nuestra mente, nuestra alma y nuestro corazón, encontraremos oportunidades infinitas para estar felices.

Gracias a mi esposa por cantarle de corazón a diario a nuestra hija Nadine, gracias también por  presentarme a Marta Inés Gómez, por inculcarme su música del Coro del Liceo Benalcázar de Cali. Gracias Marta Inés por entregarnos tu profundidad de alma, tu corazón con tu música, la poesía de otros hecha canción. Gracias por presentarme al gran hombre detrás de tus conciertos; alguien a quien considero un amigo, y a quien agradezco muchos momentos vividos en Barcelona.

A ellos tres, les dedico esta entrada.

“cada instante de tu vida tiene sentido si aprendes de el” (jad)

Feliz día para tod@s

1. Pedro Calderón de la Barca. La Vida es Sueño.