Tuesday, July 17, 2012

Sobre un Coach, de Coach a Coach.



Acabo de terminar otro libro sobre Pep Guardiola. Si, otro más. Sin embargo, este ha sido diferente. Muy diferente. Este, va firmado por el propio autor después de compartir unos sorbos de agua, mientras hablábamos sobre el modus operandi de quizás, el más grande personaje que ha tenido (y seguirá teniendo sin duda), el fútbol por mucho tiempo.

No suelo escribir sobre fútbol en este espacio, ya que tengo un pequeño rincón en otro nicho virtual que me permite hacerlo. Por eso, gracias a la grata compañía de Miguel Ángel Violán, el autor del reconocido libro “El Método Guardiola” (cuarta edición prontamente), puedo estar tranquilo que  no estoy solo, y que “Guardiólogos”, somos muchos.

Desde que llegué a Barcelona, hace ya casi 2 años, me interesó dentro del ámbito del Coaching, cómo el fútbol servía de vehículo para llevar e incorporar tácticas, estrategias y filosofías al mundo corporativo. Múltiples libros hablaban sobre liderazgo y motivación basados en lo vivido por personajes del fútbol. El personaje más relevante y diciente de todos, el nacido en Santpedor (Cataluña), Josep Guardiola.

Su filosofía, su manera de ser, su perspectiva para lograr obtener los resultados deseados, están magistralmente plasmados en las líneas de este libro, el cual repito, lo tengo firmado por su autor.

Quise reunirme con un Coach para hablar sobre otro Coach, de Coach a Coach.

Y así fue, a pocos días de mi regreso a mi país, busqué a Miguel Ángel por Google, encontré su mail y le escribí. Grata sorpresa al ver que de inmediato me estaba citando para reunirme con él a las 17 y 30 minutos de un lunes cualquiera del mes de Julio en mi querida Ciudad Condal.

Conocí brevemente a Miguel Ángel y pude extraerle más de una media sonrisa. Sobre todo cuando hablábamos de alguien con quien ambos nos identificamos. Yo no pude conocer a Pep, pero conocí a Miguel Ángel, y me llevo conmigo un paralelo de Pep entre las líneas de su gran libro.

Tocamos muchos temas de su libro, hablamos de Coaching y de cómo este puede ser aplicado en cualquier área de la vida. Cuando le comenté que para mí, el Coaching Deportivo era el más difícil ya que existía la mentalidad neta de ganar, Miguel Ángel con su índice izquierdo levantado y ya sin su media sonrisa, me explicó que en la vida, y en el fútbol, se gana en múltiples esferas. No solo es el resultado al final de un partido. No solo cuenta lo que pasa al final. Lo vale todo y el proceso para llegar, es más valioso que el mismo resultado final. Entender y aplicar este concepto sí que es ganar.

Aproveche para comentarle mi objetivo de incorporar el coaching en el área de la salud, siendo un acompañante de algún paciente y/o su familia que les cambia la vida por un diagnostico. Después de unos segundos de mirada al infinito, Miguel Ángel me comentó, y esto lo agradezco infinitamente, lo vivido con su padre recientemente fallecido. A los médicos nos falta saber comunicar, nos falta saber transmitir, nos falta saber manejar nuestras propias emociones para poder entregar una noticia la cual seguramente irá subrayada con una carga emocional para quien la recibe. Los médicos, no todos, informamos lo que vemos, pero no acompañamos lo que informamos. Hacemos lo que hemos aprendido y dejamos un espacio para que el paciente o su familia se desenvuelvan por sí solos.  El coaching NO ES TERAPIA,  pero definitivamente podría acompañar desde ese momento en que se recibe aquella noticia hasta que se cumpla el objetivo, cualquiera que este sea.

Josep Guardiola es un excelente comunicador. Tanto verbal como no-verbal. Y esta habilidad también se podría extrapolar al personal que trabaja en un hospital. Es cierto que el entorno tal vez no se presta para ser el más comunicativo, y que a los que trabajamos en el área de la salud nos enseñan a vivir corriendo, pero el paciente no tiene la culpa y merece una explicación de lo que está sucediendo y de lo que eventualmente, podría suceder.

Informar no es lo mismo que comunicar, y el simple hecho de hablar no significa que la(s) persona(s) que recibe(n) el mensaje lo ha(n) entendido. Ahí está el punto álgido. Saber que nuestro mensaje se ha entendido.

Podría seguir hablando de las múltiples enseñanzas que me han dejado este libro y la corta pero sustanciosa visita con Miguel Ángel. Todo lo que incorporé y que me llevo es aplicable a un hospital, o a un grupo dentro del hospital, o a un médico, o a un estudiante de medicina, a una enfermera o a un camillero. Todo se puede lograr si hay sintonía. La misma sintonía que logro Guardiola para lograr lo que ha logrado.

Por último, dejarlos con la frase de la autoría de Miguel Ángel, la cual es aplicada hoy en día como lema  en todo el Futbol Club Barcelona, y que debería ser aplicada en el futbol mundial y en todas las esferas de este planeta que cada día tiende a sufrir más: se debe tener “el valor de tener valores”. Que más sabio que eso.

Claro está Miguel Ángel, desde ahora mi amigo, que en tu capitulo 54 llamado la ITV (Inspección Técnica de Valores) de Guardiola, donde aparece la lista de los 100 valores de Francesc Torralba, hace falta quizás, uno de los más importantes en este mundo en el que ahora vivimos como Coaches. El valor 101: la asertividad. (Ojalá lo incluyas en tu cuarta edición)

Buen día para tod@s y un agradecimiento fraternal a Miguel Ángel Violán.

Monday, July 9, 2012

Certificación en IE y control de Estrés Laboral



Otro ciclo cumplido y una nueva motivación para seguir en este campo que cada vez se vuelve mas importante, en el proceso hacia la obtención de resultados y cumplimiento de objetivos tanto a nivel personal como profesional.

Juancho Daccach, miembro fundador de DacCoaching  ha completado la certificación en INTELIGENCIA EMOCIONAL Y CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL. 

Seguimos avanzando para ser cada día mejores en lo que nos proponemos.

Monday, July 2, 2012

Pasos para sentirte más livian@


Todavía tengo ropa de hace casi 20 años. Está un poco trajinada, pero todavía me la puedo poner en mi casa o para ir a la tienda de la esquina cuando aun no me he bañado. Esas diligencias que hace uno como el Rey León SiNba. Sin baño.


Coleccioné mucho tiempo portavasos de los diferentes sitios donde iba a cenar o a tomarme algún trago. Inclusive varios amigos me regalaban portavasos para ir aumentando mi colección. Tengo 2 carpetas a reventar guardadas en una caja en alguna esquina de mi casa.

Desde que tengo noción de vida, he estado compenetrado con la música. Mi hermano llegaba de estudiar y traía varios discos LP de vinilo que oíamos en un “tocadiscos” enorme en el corredor de mi casa vieja. Yo coleccioné vinilos y me pasé a “cassetes”. Mi primero fue el de KISS que se llamaba Detroit Rock City. Tenía 7 años cuando tomaba los numeritos tipo pegatina que venían con los cassetes vírgenes de Betamax. Se acuerdan? Para marcar las cajas. Pues el de KISS se llevó el numero 1. Posteriormente llegó  el CD y ahorraba plata del almuerzo para comprar el último “grandes éxitos” de algún artista. Ya perdí la cuenta de cuantos tengo archivados en varias cajas en algún sótano. Ahora todo es digital, todo va en una nube. Todo es más liviano.

Y entre más liviano se pone nuestro entorno, seguimos queriendo cargarnos de peso. No solo con cosas materiales como souvenirs, ropa, imanes para las neveras o boletas de conciertos a los que hemos ido; sino también, con emociones pasadas, eventos que ya sucedieron, o circunstancias que marcaron nuestra vida. Tendemos a cargar con un enorme peso sabiendo que este peso, además de quitarnos movilidad, nos enlentece para enfrentar el día a día y para visualizar un futuro mas alegre y menos tórpido.

Lo material es impermanente. Cuando nos llegue el día, todo lo material se queda en la tierra. Nosotros no nos llevamos nada. Verdaderamente vale la pena vivir los pocos años que tenemos, cargándonos cada día con más y más peso emocional?

El pasado ya pasó y el futuro por más cercano que esté, seguirá siendo incierto. Nos queda, como dice e insiste Eckhart Tolle en sus libros, únicamente el presente. Así que el arte de disfrutar nuestra vida consta de poder amplificar nuestro presente. Ahora mismo.

Escribo estas líneas un poco nostálgico, tal vez porque se van cerrando ciclos que uno no quiere que se cierren. Pero si algo he aprendido con el Coaching, es que las cosas pasan PARA algo y no POR algo. Y solo con entender eso, ya me siento más liviano. Reconozco que estoy un poco bajo de ánimo, dejo que esto se mueva en mi cabeza, reconozco la emoción secundaria y lo plasmo en estas líneas. Registro mi emoción y así me siento aun más liviano.

Mi ego tratará de acordarme lo infeliz que debería estar, que debería ser más trágico, que debería lograr compasión de los que me rodean. Lo que el ego no sabe, es que él no puede convivir con, o en el presente. No puede, pero Yo sí. Ahora empiezo a flotar de lo liviano que voy.

Ahora acepto que como persona, al igual que las cosas, somos reemplazables en cualquier instante. Nadie ni nada es para siempre. Mejores cosas vendrán para todos los involucrados. Y aunque el ego trate de evitar que yo acepte que dentro de esos involucrados estoy yo, no lo dejo. Mejores cosas vendrán para mí también. Las visualizo, las atraigo, las quiero. Ahora además de estar flotando, me empiezo a mover libremente. Que liviano que voy.

Finalmente me doy cuenta de la diferencia entre SER y TENER una imagen. Cada vez que me veo al espejo, veo mi imagen reflejada y me rio. No sé si me rio porque lo que veo es cómico, o porque algún brote de seguridad me hace inclinar mi boca hacia un lado. Pero cuando esto pasa, inmediatamente me siento mejor. Nadie me está viendo. Solo mi reflejo y yo. Así que no me quita nada hacerlo cada día, cada vez que me veo en un espejo. En los baños públicos podría ser cómico para los demás, pero qué más da, que se rían contigo y no de ti.

Esto es SER lo que eres a diferencia de creer que TIENES una imagen que reflejar. Una cosa es SER la imagen que ves en el espejo y reírte con ella, y la otra es TENER una imagen que ves y deseas cambiar por algo que aun no has obtenido o deseas. La decisión es tuya y de nadie más.

Por todo esto, entender la impermanencia nuestra y de lo que nos rodea es vital para nuestros planes en la vida. Te “livianiza” y te hace sentir mucho mejor. No importa si te reemplazan y no importa si cierras ciclos y avanzas.  Estoy seguro que con buena actitud y buena vibra, llegarás a donde quieres llegar y de la manera más liviana posible. Nuevos ciclos inician cuando se cierran otros. 

L@s dejo con una frase del último libro de Eckhart Tolle: Un nuevo mundo ahora.

Feliz semana para tod@s

“La enfermedad colectiva de la humanidad es que la gente está tan concentrada en lo que ocurre, tan hipnotizada por el mundo de las formas fluctuantes, tan absorta en el contenido de su vida, que ha olvidado la esencia, lo que esta mas allá del contenido, mas allá de la forma, mas allá del pensamiento. Están tan consumidos por el tiempo que han olvidado la eternidad, que es su origen, su hogar, su destino. La eternidad es la realidad viva de lo que eres” – E. Tolle