Sunday, December 16, 2012

Círculos, rectángulos y pirámides.



Primero fue Euler, después Venn, y después un señor Edwards aumentó las posibilidades de lo elaborado por Venn. Suena confuso, aunque todo hace parte de la subestimada y muy mencionada lógica la cual rozaré muy tangencialmente en estos párrafos. Es interesante saber que un hombre cuyo seudónimo era Lewis Caroll, también formaba parte del mundo de la lógica, la misma “lógica” empleada dentro de Alicia y el país de las Maravillas y Alicia a través del espejo. Ambos libros con una lógica sublime, pero lógica al fin y al cabo.

Los Diagramas de Venn me encantaban en el colegio. Al menos creo asegurarlo ya que me sentía con la capacidad de entenderlos. Cómo un conjunto se relacionaba con otro(s) y a su vez pertenecían a otro gran conjunto denominado “conjunto universal” (E). Los conjuntos internos eran esferas y el conjunto universal un rectángulo.

Hoy en día, después de quizás 25 años desde que me aprendí los diagramas de Venn, interpreto gracias al coaching, que  cada persona es representada como redonda y el entorno donde habitan, representado como cualquier rectángulo,  tenía esquinas. Cada persona tiene muchas características únicas y además también posee características comunes. Estas últimas, eran las llamadas áreas de intersección.

Cuántas personas son redondas o piensan de manera redonda,  y sienten que sus intersecciones o interacciones se compenetran con la vida en conjunto de otras personas? Cuántas personas se esfuerzan para que su individualismo nunca sea compartido? Cuántas personas luchan por permanecer en el gran conjunto vacío?

Podríamos hacernos miles de preguntas y a su vez, correlacionar las respuestas con los famosos diagramas de Venn. Todo seria “graficable y diagramable” por decirlo de alguna manera.

Nuestra vida está compuesta por muchas esferas. Unas más grandes (macroesferas) y otras más pequeñas (microesferas). Cada persona cataloga cualquier evento o modus operandi dentro del tipo de esfera que quiera,  y/o la descompone en pedazos más pequeños a su libre albedrío. Lo que importa es que el dibujo final, esta compuesto por TODAS LAS ESFERAS. Es lo que llaman en ingles “the big picture” (el gran cuadro final).

Estamos compuestos por micropensamientos que a su vez van formando parte de pensamientos de mayor envergadura y trascendencia.  Para cada persona, existe un gran pensamiento sobre la vida que actualmente están viviendo, y otro parecido sobre cómo se debería vivir. Algunas personas “intersectan” esferas como lo explicaba Venn en muchos pensamientos, pero otras ni siquiera entran en contacto como lo definía Euler. Lo que digo yo, es que no importa cuantas esferas tenemos, en que posición están, si intersectan o no con las esferas de otros, o si viven errantes en el conjunto vacío. Esas esferas son parte de nuestro gran panorama frente a la vida y son NUESTRAS. Nosotros las escogemos y nosotros las vivimos.

Cada uno de nosotr@s es dueño de un gran formato llamado “vida”, siendo esta misma, una trayectoria llena de pequeñas imágenes que conforman el gran  panorama final.

Fabricamos una vida para ser vista por otros y ni siquiera nos detenemos un momento para admirarla desde nuestro propio punto de vista. Inclusive sabiendo que es nuestra.



Maslow apuesta por dejar al reconocimiento justo por debajo de la cúspide de su pirámide. Lo que se nos olvida, es que el reconocimiento se gana desde abajo. Se deben cumplir los niveles inferiores de la pirámide para poder ir escalando en ella. Aunque Maslow define sus tres primeras porciones (de abajo a arriba) como Biológico, Seguridad y Afiliación, yo difiero en los nombres de 2 de ellas. Yo las pondría como Salud, Seguridad y Sentimiento. Después vendría el Reconocimiento y al final, en la punta solitaria, la Autorrealización.
A esta etapa yo le conozco como FLOW (flujo, fluidez), y esto se da cuando (y parafraseo a Gustavo) “todo fluye”.

Precisamente cuando tenemos conciencia que estas esferas confluyen desde su mas mínima expresión para ir formando, poco a poco, dentro de su forma como esfera, esferas mas grandes, y finalmente lograr la gran imagen; es cuando llegamos, a la par con Maslow,  a la autorrealización: al FLOW de la vida. Claro ejemplo de una de las aristas de la Inteligencia Emocional (IE).

Quise sonar lógico desde la misma lógica que conozco y trato de interpretar.

Quería recalcar la noción que acepta lo hábiles que somos para construir; primero para nosotros y en segunda instancia, para nuestros allegados.  Construimos de pequeño a grande, paso a paso, poco a poco, esfera por esfera, reconociendo interacciones y aceptando que algunas queden en conjunto vacío dentro del universo. Aceptamos que esferas serán rechazadas y otras aceptadas. Aceptamos que algunas esferas serán bien vistas y otras no, etc.  Entendemos a cabalidad, que todo se crea en la formación de nuestro gran panorama, lo cual para mí significa el análisis de  cómo hemos planeado nuestra vida, de cómo queremos vivirla.

Cada uno pinta su cuadro como quiera; y al final, espero que puedan dar unos pasos hacia atrás y ver el dibujo completo. Por esto el dibujo al inicio de esta entrada. Es uno de mis favoritos de Dalí: Galatea de las Esferas (1952)

Un buen Domingo para tod@s.  

No comments:

Post a Comment