Monday, April 2, 2012

Mi DOFA y yo


Cuando pasaban los semestres en mi carrera como Médico, ya cansaba un poco la rutina de tener que aprender de las patologías en nuevas áreas. Además cansaba también la rutina de tomar ese conocimiento “patológico” y  ponerlo en práctica con el paciente, sospechar un diagnostico, e iniciar un tratamiento esperando resultados.  En cualquier área de la medicina, existía el mismo algoritmo inconsciente y asimismo, la rutina de estudio era igual.


Uno de los semestres presentaba algo diferente. Una clase que se llamaba Administración en Salud. Para la gran mayoría de mis compañeros era una pesadilla, pero para mí, era un respiro. Una puerta entreabierta. Una oportunidad de ver algo “diferente”.

Mi padre siendo economista y mi hermano ingeniero, hablaban muy frecuentemente y tocaban términos que yo, por ser “proyecto de médico”, no tenia porque saberlos. Claro está, que cada vez que discutían, en el buen sentido de la palabra, de forma elocuente y airosa sobre temas actuales que tocaban tangencialmente terminología especifica, yo me sentía un poco olvidado en dichas conversaciones de “empresa” cuando lo único que yo podía opinar era sobre hepatopatías, inmunosupresores, el ciclo de Kreps y el acido desoxirribonucleico. Nada empresarial ahí.

Por eso cuando me di cuenta que veríamos Administración en Salud dentro del pensum de Medicina, se me abrieron las ganas de aprender algo diferente, pero que a su vez, se podría utilizar completamente en el ambiente de la salud. Algún día.

Para mi fortuna, tuve excelentes profesores, también médicos, que me enseñaron que la medicina no solo era el arte de tratar pacientes. También existía un mundo subterráneo de números, organigramas, y demás ciencias ocultas para el médico convencional.

Iniciaban las clases con términos como misión, visión, objetivos a corto y largo plazo, interpretación de resultados, retorno de la inversión etc, y al terminar cada clase, yo salía con más ganas de aprender sobre esta nueva área. Tal vez una posible vertiente en donde subespecializarme. La planeación estratégica había calado profundamente en mí, pero aun faltaría algún tiempo para ponerla en práctica en mi vida como médico. Quién fuera a pensar que ahora como Coach, y más aun, Coach en Salud, seria temática constante?

Pasaron los semestres y me seguía gustando la idea de incorporarme al mundo administrativo que rodea un hospital, pero en paralelo y de manera exponencial, mi vocación para mejorar la calidad de vida de los pacientes también aumentó. Decidí seguir con mi vocación de médico pero no abandone la idea de seguir aprendiendo sobre el mundo fascinante y lleno de sorpresas que tiene la administración en la Sanidad.

Desde esos momentos, una herramienta me cautivó. Una herramienta que vi como vital para cualquier inicio de algún proceso. Ahora que soy Coach, la uso de manera personal dentro del Life Coaching, de manera corporativa en el coaching ejecutivo para analizar las opciones dentro de una empresa, y en el coaching en salud para afrontar los cambios que se avecinan en un paciente y su familia a raíz de un diagnostico recientemente informado.

La herramienta es la famosa matriz DOFA (también llamada DAFO o SWOT en inglés).

Apenas alguien lea el nombre, ya estará pensando en qué la ha utilizado. Quizás para analizar una estrategia, o quizás para avanzar en un proyecto. Mi pregunta es, algún@  se ha hecho un DOFA para reconocerse y así aumentar el autoconocimiento? Algún@ ha utilizado su propia matriz DOFA  para avanzar en la búsqueda de alguna meta?

No quiero entrar a analizar en detalle la matriz, ya que consta de unas cuestiones técnicas que se pueden encontrar en su totalidad en cualquier libro empresarial o en internet. Lo único importante es saber que la vamos a utilizar en nosotros y no en una empresa. Nos vamos a auto analizar valorando nuestras Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas. Internamente tenemos que reconocer nuestras debilidades y fortalezas, y externamente estaremos enfrentándonos a las amenazas y a las oportunidades. Registrar nuestro DOFA actual en papel o en nuestro computador, nos ayudará a aclarar nuestro entrono y así poder tener una visión más clara de nuestro objetivo. Además, una vez analizando nuestro entorno, estaríamos preparados (uno nunca estará preparado del todo pero si con la seguridad suficiente para avanzar)  para lo que nos podriamos encontrar en el camino.

Aquí les dejo la matriz que se puede imprimir o copiar y rellenar en cualquier momento. Mi sugerencia es llenarla por completo sin detenerse a pensar y a analizar (primera fase). Una vez cada cuadrante este completo y lleno o rebosado de letras, es cuando nos sentamos a analizar cuadro por cuadro.

Para rellenarla, hagámonos las siguientes preguntas y rellenemos los cuadrantes.

Cuáles son mis debilidades, mis fortalezas, mis oportunidades y mis amenazas?



Una vez tengamos la lista en cada cuadrante, entramos a la segunda fase que sería avanzar hacia el logro de nuestro objetivo. Para esto nos preguntamos lo siguiente:

Que podría hacer para detener mis debilidades?
Como podría aprovechar mis oportunidades?
Como puedo explotar cada fortaleza?
Como me puedo defender de cada amenaza?

Ya analizada esta herramienta (las dos fases) la cual ha sido aplicada a nosotros mismos, convertimos dicha herramienta en un arma poderosa para cualquier situación. Se me ocurre que como ganancia secundaria al hecho de RE-CONOCIMIENTO, saber esto sobre nosotros podría ser de gran utilidad antes de una entrevista de trabajo, una entrevista para entrar a algún programa educativo, para solucionar problemas personales o de pareja etc.

Como Coach en Salud esta herramienta es netamente aplicable a cualquier situación con nuestros pacientes en búsqueda de cualquier objetivo. Recordemos que el primer paso para avanzar hacia nuestro objetivo es reconocer nuestro entorno. Y que mejor entorno, que nosotros mismos.

Una gran semana para tod@s.

No comments:

Post a Comment