Monday, December 24, 2012

Feliz Navidad 2012 les desea DacCoaching



Una Navidad mas que tenemos el gusto de pasar juntos. Una Navidad que esperamos sea la mejor de todos los tiempos. Todos en DacCoaching deseamos tenerlos siempre con la mejor energía y el mayor positivismo para enfrentar esta época.

Para muchos esta no es una época llena de felicidad, por eso si podemos,  a nuestra medida, repartamos algo de la felicidad que seguro a muchos les sobra. Un abrazo, un buen deseo, un apoyo incondicional, una salida del camino o simplemente una sonrisa, seguro harán de esta Navidad una fecha aun mas especial para muchos. 

De parte de DacCoaching y todo su equipo, una FELIZ NAVIDAD 2012. 

Ojala podamos seguir llegando a los corazones de nuestros lectores con la mejor energía siempre. 

Un abrazo de corazón para tod@s, 

Juancho Daccach
Miembro Fundador
DacCoaching

Sunday, December 16, 2012

Círculos, rectángulos y pirámides.



Primero fue Euler, después Venn, y después un señor Edwards aumentó las posibilidades de lo elaborado por Venn. Suena confuso, aunque todo hace parte de la subestimada y muy mencionada lógica la cual rozaré muy tangencialmente en estos párrafos. Es interesante saber que un hombre cuyo seudónimo era Lewis Caroll, también formaba parte del mundo de la lógica, la misma “lógica” empleada dentro de Alicia y el país de las Maravillas y Alicia a través del espejo. Ambos libros con una lógica sublime, pero lógica al fin y al cabo.

Los Diagramas de Venn me encantaban en el colegio. Al menos creo asegurarlo ya que me sentía con la capacidad de entenderlos. Cómo un conjunto se relacionaba con otro(s) y a su vez pertenecían a otro gran conjunto denominado “conjunto universal” (E). Los conjuntos internos eran esferas y el conjunto universal un rectángulo.

Hoy en día, después de quizás 25 años desde que me aprendí los diagramas de Venn, interpreto gracias al coaching, que  cada persona es representada como redonda y el entorno donde habitan, representado como cualquier rectángulo,  tenía esquinas. Cada persona tiene muchas características únicas y además también posee características comunes. Estas últimas, eran las llamadas áreas de intersección.

Cuántas personas son redondas o piensan de manera redonda,  y sienten que sus intersecciones o interacciones se compenetran con la vida en conjunto de otras personas? Cuántas personas se esfuerzan para que su individualismo nunca sea compartido? Cuántas personas luchan por permanecer en el gran conjunto vacío?

Podríamos hacernos miles de preguntas y a su vez, correlacionar las respuestas con los famosos diagramas de Venn. Todo seria “graficable y diagramable” por decirlo de alguna manera.

Nuestra vida está compuesta por muchas esferas. Unas más grandes (macroesferas) y otras más pequeñas (microesferas). Cada persona cataloga cualquier evento o modus operandi dentro del tipo de esfera que quiera,  y/o la descompone en pedazos más pequeños a su libre albedrío. Lo que importa es que el dibujo final, esta compuesto por TODAS LAS ESFERAS. Es lo que llaman en ingles “the big picture” (el gran cuadro final).

Estamos compuestos por micropensamientos que a su vez van formando parte de pensamientos de mayor envergadura y trascendencia.  Para cada persona, existe un gran pensamiento sobre la vida que actualmente están viviendo, y otro parecido sobre cómo se debería vivir. Algunas personas “intersectan” esferas como lo explicaba Venn en muchos pensamientos, pero otras ni siquiera entran en contacto como lo definía Euler. Lo que digo yo, es que no importa cuantas esferas tenemos, en que posición están, si intersectan o no con las esferas de otros, o si viven errantes en el conjunto vacío. Esas esferas son parte de nuestro gran panorama frente a la vida y son NUESTRAS. Nosotros las escogemos y nosotros las vivimos.

Cada uno de nosotr@s es dueño de un gran formato llamado “vida”, siendo esta misma, una trayectoria llena de pequeñas imágenes que conforman el gran  panorama final.

Fabricamos una vida para ser vista por otros y ni siquiera nos detenemos un momento para admirarla desde nuestro propio punto de vista. Inclusive sabiendo que es nuestra.



Maslow apuesta por dejar al reconocimiento justo por debajo de la cúspide de su pirámide. Lo que se nos olvida, es que el reconocimiento se gana desde abajo. Se deben cumplir los niveles inferiores de la pirámide para poder ir escalando en ella. Aunque Maslow define sus tres primeras porciones (de abajo a arriba) como Biológico, Seguridad y Afiliación, yo difiero en los nombres de 2 de ellas. Yo las pondría como Salud, Seguridad y Sentimiento. Después vendría el Reconocimiento y al final, en la punta solitaria, la Autorrealización.
A esta etapa yo le conozco como FLOW (flujo, fluidez), y esto se da cuando (y parafraseo a Gustavo) “todo fluye”.

Precisamente cuando tenemos conciencia que estas esferas confluyen desde su mas mínima expresión para ir formando, poco a poco, dentro de su forma como esfera, esferas mas grandes, y finalmente lograr la gran imagen; es cuando llegamos, a la par con Maslow,  a la autorrealización: al FLOW de la vida. Claro ejemplo de una de las aristas de la Inteligencia Emocional (IE).

Quise sonar lógico desde la misma lógica que conozco y trato de interpretar.

Quería recalcar la noción que acepta lo hábiles que somos para construir; primero para nosotros y en segunda instancia, para nuestros allegados.  Construimos de pequeño a grande, paso a paso, poco a poco, esfera por esfera, reconociendo interacciones y aceptando que algunas queden en conjunto vacío dentro del universo. Aceptamos que esferas serán rechazadas y otras aceptadas. Aceptamos que algunas esferas serán bien vistas y otras no, etc.  Entendemos a cabalidad, que todo se crea en la formación de nuestro gran panorama, lo cual para mí significa el análisis de  cómo hemos planeado nuestra vida, de cómo queremos vivirla.

Cada uno pinta su cuadro como quiera; y al final, espero que puedan dar unos pasos hacia atrás y ver el dibujo completo. Por esto el dibujo al inicio de esta entrada. Es uno de mis favoritos de Dalí: Galatea de las Esferas (1952)

Un buen Domingo para tod@s.  

Saturday, November 10, 2012

La Vasija Rota




Desde hace algunos días, dentro de mis estudios de arte y pintura, he llegando a pensar, (porque voy en camino) que la belleza del arte la hace el que lo interpreta y no el que lo elabora. Viene de la frase en inglés que dice que la belleza esta en el ojo de quien la tiene en frente (beauty is in the eye of the beholder). Hoy en día, en este mundo emocional tan importante que muchas personas no toman en serio, estoy seguro que esta premisa es aplicable a nuestras relaciones interpersonales. De cierto modo, de manera invertida.

Cuando decimos que la belleza está en la interpretación de las personas que la tienen en frente, le damos mayor importancia a la opinión externa que a la obra misma. Dentro de la emocionalidad humana, sería un error (en el cual muchas personas caen de manera inconciente) vivir a expensas de la opinión de otros. Lastimosamente hoy en día, todavía conocemos a personas que solo hacen lo que hacen por impresionar a otros o por un reconocimiento social.

La verdadera incógnita es si todo lo que hacen en sus vidas verdaderamente los completa. Después de cada acción sentirán felicidad por el esfuerzo realizado? Verán como meritorio el resultado en sus propios ojos y no en las habladurías sociales?

Muchas personas viven atrapadas en la falsa premisa que la felicidad de otros es la que los motiva y los hace feliz. Esto puede ser cierto en algunas ocasiones pero no de manera rutinaria. Yo me alegro al ver a otras personas contentas y alegres, pero no siempre mi alegría esta construida en la alegría de otros. La verdadera felicidad está en el autoconocimiento. Saber de qué estamos hechos, y ponerlo en uso para vivir a gusto con lo que hacemos sin esperar el reconocimiento externo, es lo que nos debería mantener en movimiento. No importa el peldaño de la pirámide de Maslow. Creo yo que es más importante lo que nosotros pensamos de nosotros y no lo que piensan otros. Si vivimos sonriéndole al mundo, éste tarde o temprano nos devolverá una carcajada. Si contamos con un autoconocimiento maduro, nos reiremos de nuevo y de nosotros mismos. Un ciclo en el que me gustaría estar atrapado para siempre sin alejarme de la realidad en la cual llegaran momentos en los cuales mi sonrisa no será tan fácil de lograr, aunque jamás imposible.

Existen personas que definitivamente sí necesitan que otras les hagan caer en cuenta lo importante y buenas que son. Necesitan que sus cualidades sean resaltadas por otros ya que no las ven en ellos. O si las ven no las aceptan. No se creen suficientes para este mundo. Aquí ya hablamos de un autoconocimiento no experimentado. No aceptan lo bueno y positivo que tienen para ofrecer al mundo. No hay seguridad. No hay autoREconocimiento.

Esta parábola que les traigo a continuación es una historia antigua llamada TODOS TENEMOS UNA VISIÓN, y trata de poner en perspectiva lo que he comentado en las líneas anteriores. Espero la disfruten.

“Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón. Pero cuando llegaba, la vasija rota tenía sólo la mitad del agua.

Durante años esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues sabía perfectamente para lo que fue creada.

 Pero la vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja agrietada le habló al aguador diciéndole así:

Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo, porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que debería recibir.”

El aguador dijo compasivamente:” Cuando regresemos a la casa quiero que te fijes en las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino

Así lo hizo la tinaja. Y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del camino, pero de todos modos se sentía apenada porque al final sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces:” ¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Sembré semillas de flores a lo largo del camino por donde vas, y todos los días las has regado y durante dos años yo he podido recoger esas flores para decorar el altar de Dios. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear tanta belleza.”

Es hora de RECONOCER todo el potencial que tenemos y ponerlo en práctica para que podamos sonreír cuando verdaderamente lo necesitamos y aun así, mantener la motivación para hacer sonreír a otros.

Un buen fin de semana para tod@s.

Sunday, October 21, 2012

De vertical a horizontal



Decir a los 4 vientos “soy médico”, como en las películas, es un orgullo. Pero como dice Rumpelstiltskin, “toda magia tiene un precio”. Este precio que se paga como médico, es de carácter emocional.

Durante la carrera de medicina, y a medida que ha pasado el tiempo, me doy cuenta que algunas cosas han cambiado para bien, no sin recordar que existieron y aun existen varios momentos que son un reto emocional. No todas las personas son de hierro y no todas son de arena. Los que lograron pasar por tantos momentos emocionales manteniéndose en un punto neutro, logrando una aleación entre las dos, una asertividad emocional o un balance equilibrado de reacciones, son los que han salido mejor librados.

Yo? Confieso que la angustia antes de los exámenes era promedio o hasta un poco más de lo normal. La ira cuando estudiaba y no me iba bien era monumental, la tristeza cuando tenia que repetir algún trabajo y sacrificar mi vida social era aburridora pero manejable, el desprecio por algunas materias que no entendía era logístico y finalmente, la sorpresa y alegría cuando se terminaba un semestre eran de museo.

Hoy puedo decir, viendo los toros desde la barrera, que me río de todo eso. Pero en esos momentos, me sentía a prueba todos los días. A prueba conmigo, a prueba con mis padres y amigos, y a prueba con mis profesores. El sentimiento constante era presión para destacarse y mas de una vez lo hice, pero no precisamente por lo bien que me iba. No les miento, tuve mis momentos de gloria. Lo que no sabía era que esa presión me estaba frenando para sentirme satisfecho de lo que estaba haciendo. Hoy en día sé, que esa presión, tanto externa como interna, la misma que algunos llaman estrés, al estar bien manejada, es un motor que no se detiene jamás.

Pasaron los semestres donde los pacientes eran los libros y pasaban también noches enteras de mucho café y más libros. Después de algunos años, llegó el momento de la “vida clínica” y los pacientes hablaban, contaban sus historias y redactaban sus enfermedades. Cómo me hubiese gustado que en los primeros semestres nos hubieran entrenado para ese golpe emocional de afrontar el sufrimiento humano detrás de una enfermedad en los pacientes que yacían en las camas del quinto piso del hospital donde hice mi carrera. Cada mañana, mis angustias y problemática se veía reducida al mínimo cuando saludaba a personas convalecientes en una cama para preguntarles cómo habían amanecido. Lograba (sin saberlo) una empatía disfrazada de pesar. Con el tiempo cambié este concepto.

Soy fiel creyente, y más aún estando certificado en Coaching en Salud, que el médico o profesional de la salud JAMÁS entenderá qué se siente ser paciente si NUNCA lo ha sido. En Medicina nos enseñan que esas dos palabras en negrita no se deben utilizar, pero me he dado cuenta que en este caso si se puede. Como médico siempre se está vertical frente a los pacientes que están en posición horizontal. Pero para ser un mejor vertical, es necesario haber estado horizontal en alguna ocasión. El ser humano cuando ha sufrido, puede entender con empatía pura, lo que sienten otros cuando sufren. Lo triste, es que algunos olvidan.

Yo he sido paciente varias veces y me he encontrado con emociones que van desde lo  desagradable hasta lo altamente positivo. Lo mejor, es que en los momentos que he vivido como paciente, he logrado abstraer cierto aprendizaje tanto de lo bueno como de lo no tan bueno, para asimismo poder ir moldeando mi modus operandi como médico y como persona. Existe mucha enseñanza en el mundo externo pero esta solo se convierte en aprendizaje si le abrimos la puerta. De lo contrario, esas enseñanzas se las lleva el viento y corremos con el riesgo de desear haber aprendido cuando alguna circunstancia lo requiera.

Los médicos tenemos nuestros propios dilemas y problemas. Vivimos día a día con angustias propias y nos han enseñado a no interiorizar las angustias de nuestros pacientes. Suena correcto, pero eso no es lo que quiero expresar. Quiero que el médico tenga empatía, se ponga la piel del paciente por ese instante, y se ponga al lado de él y no en posición de confrontación, de superioridad, de “yo vertical tu horizontal”.

Un saludo cordial, pasando por actitud positiva, profesionalismo a tope, conocimiento de causa, veracidad en las palabras, realismo en la información y optimismo en el desarrollo de los hechos, hace que nuestro encuentro con el paciente, que a la larga es momentario, absorba buena energía y sea un momento que el paciente tome como una bocanada de aire fresco.

Los que han sido pacientes, y más si son médicos, conocen la angustia que se siente al entrar a un hospital como paciente (o familiar de paciente) y no como médico. Más aun si se trata de un hospital que no es el propio o en el que uno como médico, no está “dentro de la rosca” por decirlo de alguna manera. Este es el momento en que uno deja de ser médico por completo y es paciente en su totalidad. El médico se humaniza de nuevo, vuelve a sus raíces.

El Coaching en Salud también es para médicos. También los acompaña en la búsqueda de sus objetivos personales y profesionales. Pero los pone, en muchas ocasiones, al lado del paciente y no enfrente de ellos. Logra humanizar y a la vez curar de una manera holística.

Un buen dia y semana para tod@s, en especial para mis colegas. 

Thursday, October 4, 2012

La Llave



Anoche pude descifrar gran parte de la pieza ausente dentro de mi estudio sobre la emocionalidad humana. Por mucho tiempo he querido entender por qué me ha gustado la vida de ciertos personajes famosos como Salvador Dalí, Robert Nesta Marley entre otros. Creo haberlo entendido anoche oyendo uno de los conciertos más emotivos en los que he estado.

Entonces me pregunté por qué tanta emoción? Por qué tanta piel de gallina y tanta compenetración con un estilo musical al cual quizás hace unos años, no hubiera tenido en cuenta. Pues dentro del mismo concierto, vibrando con el publico y con la banda, liderada por una pareja de amigos cercanos, entendí que “lo que viene de lo profundo y llega a lo profundo, es lo que trasciende en la emocionalidad humana”. (jad)

Millones de acciones y reacciones pasan por nuestras vidas  a diario y son pocas las que nos hacen pausar para digerirlas en su totalidad. Millones de veces se nos pasan ideas, deseos, oportunidades que están bien cerca, solo por andar tan rápido en este mundo que va tan a prisa. Son los momentos en nuestra vida en los que abrimos nuestra mente, nuestra alma y nuestro corazón, los momentos verdaderamente conmovedores que nos enseñan con mayor detenimiento la alegría de vivir la vida que vivimos.

La llave, para abrir nuestra mente, alma y corazón, solo la tenemos nosotros. Nadie la puede abrir por nosotros; es mas,  mucha gente, muchas circunstancias, muchas acciones del diario vivir, están encaminadas a cerrarla y formar murallas para que no podamos investigar las profundidades de nuestra emocionalidad.

El primer paso es reconocer que nosotros somos los portadores de la llave que abre nuestra emocionalidad. Cuando algo nace en la profundidad ajena pero no llega a la nuestra, es como cuando un conjunto de olas se estrellan en la playa. Ahí queda(n), esa(s) ola(s). Ahí mueren, ahí terminan. Esto no significa que justo detrás no vendrán mas, pero si seguimos encerrados y cerrados a lo que nos están compartiendo, tal cual como la arena que recibe la ola, nos quedaremos estáticos, inanimados. Dependeremos de algo más fuerte que nosotros como el agua o el viento para podernos mover, para poder reaccionar.  

Si por el contrario, algo que nace del corazón ajeno, le permitimos que llegue al nuestro, es cuando se presiona el botón de pausa en nuestra vida y somos capaces de lograr frenar el constante fluir de la misma para aprovechar e incorporar lo que está sucediendo. Desde un obsequio banal, pasando por un abrazo, un agradecimiento sincero, una canción, un poema, una mirada, unas palabras llenas de verdad, un libro, una dedicatoria, una sonrisa, etc etc etc.

Tantas cosas que se nos entrega y que no recibimos.

Y mejor aun, tantas cosas que podemos dar sin esperar a que sean recibidas. Pero esa es otra historia. Siempre entreguemos sin esperar recibir nada a cambio, pero cuando nos entreguen a nosotros, veamos de donde viene, de qué profundidad salio, con qué fin nos es dado lo que nos estas entregando. Muy importante en este mundo lleno de lobos disfrazados de ovejas.

Somos muchos los que vamos por el mundo con un deseo enorme de dar y nos olvidamos que hay mucha gente, conciente o no, que nos esta tratando de dar y nosotros no los o las reconocemos. Nunca sobra agradecer. Un polo a tierra, un purificador del alma.

La vida es sueño y los sueños, sueños son1 decía Segismundo cuando se encontraba en la torre. El soñaba con esto que yo les digo por el simple hecho de estar privado de su libertad emocional. Ustedes que la tienen, no la dejen escapar por estar “muy ocupados” o “llenos de cosas para hacer”. La vida es solo una y si abrimos nuestros ojos, nuestra mente, nuestra alma y nuestro corazón, encontraremos oportunidades infinitas para estar felices.

Gracias a mi esposa por cantarle de corazón a diario a nuestra hija Nadine, gracias también por  presentarme a Marta Inés Gómez, por inculcarme su música del Coro del Liceo Benalcázar de Cali. Gracias Marta Inés por entregarnos tu profundidad de alma, tu corazón con tu música, la poesía de otros hecha canción. Gracias por presentarme al gran hombre detrás de tus conciertos; alguien a quien considero un amigo, y a quien agradezco muchos momentos vividos en Barcelona.

A ellos tres, les dedico esta entrada.

“cada instante de tu vida tiene sentido si aprendes de el” (jad)

Feliz día para tod@s

1. Pedro Calderón de la Barca. La Vida es Sueño. 

Sunday, September 16, 2012

La confianza asertiva



Hace ya unos meses leí un libro escrito por Adolf Guggenbuhl-Craig, analista junguiano suizo perteneciente a la escuela arquetipal en psicología clínica. En ese libro, el cual admito fué agradable de leer no sin presentar una que otra dificultad, se describe la posición dicótoma de todos los aspectos de la vida. Una especie de explicación jungiana sobre el Ying y el Yang, las dos caras de las monedas etc.

Todo proceso en nuestras vidas necesita de un elemento clave. Necesita de la llave para darle inicio. Una especie de bandera verde para poder tomar parte de el. Dentro del mundo de las emociones, yo la catalogaría como una emoción primaria al igual que la alegría, tristeza, angustia, sorpresa, ira, miedo y disgusto.

Les hablo nada más y nada menos de la CONFIANZA.

Laurence Cornu en “La confianza en las relaciones pedagógicas” describe la confianza como una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo.

Estoy de acuerdo en que es una acción a futuro pero va ocurriendo en cada presente que vamos viviendo. La confianza es una puerta por la cual decidimos entrar, sin olvidar que cada paso que damos, nos profundizamos en un terreno que debe ser analizado constantemente.

La dicotomía del término es clara. Podemos estar constantemente en plena desconfianza o pasar al otro lado a tener exceso de confianza. No recala la posibilidad que estas dos puntas de la línea puedan ser utilizadas en ocasiones, pero yo creo que es importante mantener una especie de asertividad dentro de la confianza misma. Una confianza asertiva. Una confianza neutra, conociendo que en cada acción, cada encuentro, cada reacción, la confianza misma puede llevarnos a uno de sus dos extremos.

La confianza es un arma de doble filo.  Quizás es nuestra mente y/o nuestra emocionalidad la que se deja manipular  por esta hechicera o princesa. De nuevo, las dos puntas de la dicotomía.

Por eso, la mejor herramienta que tenemos, una vez mas, es tener presente nuestro presente y vivir el ahora, sin olvidar  que dicha confianza puede inclinar la balanza y llevarnos a momentos incómodos que son evitables.

Veamos un ejemplo que seguro le ha pasado a mas de uno.

Nos presentan a una persona o a una pareja de esposos. Aquí ya existen 2 caminos que esta relación puede tomar. Una por interés, ya sea profesional o personal, y la otra es simplemente la opción de “no interés”. Cuando no existe interés, la naturalidad sale a flote. No nos interesa pretender ser alguien diferente, no nos interesa impresionar a los nuevos conocidos y simplemente seremos nosotros mismos siendo esto la libertad más grande que hay. Por eso de esta opción no hablaré en esta entrada.

Cuando existe algún interés de por medio. El infalible “juicio” entra a jugar y forma parte de la consciencia de la confianza. Indiscutiblemente no hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión y esto funciona a doble vía. Tanto nosotros hacia las personas que estamos conociendo y viceversa.  El juicio siempre entra en juego y es el que da el paso a la confianza.

Una vez iniciamos nuestra neo-relación, la cordialidad y la mesura se apoderan de nosotros. No tenemos la  confianza para algunos chistes o algunas palabras que diríamos con personas ya conocidas. La confianza y el deseo de ser agradables se convierten en una mascara temporal que una vez pasado el primer filtro, podemos llegar a quitar y mandar bien lejos.

Cuando ya “entramos en confianza” es cuando el terreno puede convertirse, en un segundo, en terreno inhóspito y desagradable. No existe un punto exacto para que podamos ser nosotros mismos. Talvez para algunos interesados, solo se puede cuando cumplen con el objetivo de obtener algo. Un favor, una buena palabra, etc. Una vez esto se cumpla, ya se quitan la mascara y siguen siendo los mismos en esencia.

Algunas relaciones continúan y a medida que madura la relación y salen los verdaderos colores de cada integrante, nos sentimos con la confianza para expresar nuestros sentimientos a lo que no nos gusta y hasta ponernos bravos con las otras personas. Cuándo se imaginaria uno que en la primera fase de la relación uno sacaría la verdadera esencia? Esto solo pasa cuando ya hay confianza. En mi país se conoce esta acción como “pelar el cobre” y es una acción que desenamora si no viene justificada ya sea con una explicación o una escusa. Nadie es perfecto y todos nos equivocamos, y si hay una relación que verdaderamente vale la pena conservar, cuando el cobre es pelado y los verdaderos colores de nuestra esencia salen a flote, debemos tener una explicación y bajar la cabeza. La aceptación y la adaptabilidad son diferentes en cada caso. Aceptar a otras personas como son es de gigantes emocionales y se debe saber llegar a este estadío progresivamente. Sorpresas te da la vida.

Mi padre me enseño que “se debe desconfiar de todo el mundo pero no mostrar desconfianza.” Creo que es acertado el pensamiento ya que nos mantiene en el presente de una relación. Es obvio que cuando el tiempo, la emocionalidad y la confianza son llevadas a su umbral de permanecia, esta frase ya no hace efecto. Nadie (bueno seguro algunas mentes patológicas o resentidas) anda por la vida desconfiando de su esposo o esposa, padre o madre, hijos y amigos cercanos. Esto no es vida.

Estamos envueltos en nuevas relaciones a diario y depende de nosotros qué tanta confianza mostremos y hacia donde queremos llegar con ella. La falta de interés es clave para poder ser nosotros mismos. Vivir en transparente es lo que me hace a mi feliz y espero que ayude a todos a sentir lo mismo.

Feliz semana para tod@s.

Saturday, September 1, 2012

El "espacio-tiempo" llamado TRANSICIÓN


(Salvador Dali. El Puente Roto y el Sueño. 1945)


La definición de la palabra transición es clara. La Real Academia de la lengua española la define como:

1. Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto.
2. Paso más o menos rápido de una prueba, idea o materia a otra, en discursos o escritos.
3. Cambio repentino de tono y expresión.

Me gustaría analizar cada uno de estos puntos para poder hablar sobre este “espacio en el tiempo” el cual requiere de una emocionalidad neutra para poder convivir en él y no arrancarse los pelos de la cabeza o ulcerase en el proceso.

El primer numeral dice que es tanto una acción como un efecto. Así que hay una acción y una RE acción al respecto cuando existe un cambio. Creo que la transición es el limbo entre esa decisión de actuar y la reacción esperada. Aquí se refleja un cambio implícito siendo la transición todo lo que conlleva a llegar a ese cambio. Una especie de “purgatorio emocional” donde quedamos suspendidos en un aire denso mezclado en una dualidad de incertidumbre y certeza.

El segundo numeral ya pone dicho cambio implícito en materia de tiempo. Se refiere como un paso “mas o menos rápido”. Además de no poder definir con exactitud qué significa “mas o menos rápido”, se utiliza la palabra “prueba,” lo cual significa que alguien o algo (quizás nosotros mismos) nos estamos evaluando en este espacio-tiempo llamado transición. No hay peor juez que nosotros mismos cuando nuestra emocionalidad no esta en sus 5 sentidos. Alguien que no esté emocionalmente adaptado para dicho cambio o dicha prueba, puede llegar a pasar un rato amargo.

Algunas transiciones son planeadas o al menos son esperadas. Algunas de ellas, nos toman de sorpresa y es necesario estar preparado. Yo les puedo decir que no existe una preparación estandarizada para recibir un periodo de  transición. Nunca se estará completamente preparado para un cambio. Los cambios son inciertos ya que forman parte del futuro. El hecho y ganas de cambiar pueden formar parte del presente pero el cambio como tal, solo se vera de manera prospectiva. Así que como todo lo que implica el futuro, no deberíamos pre-ocuparnos por el.

Al estar en un periodo de transición, es clave y primordial aceptarlo como el AHORA que estamos viviendo y tratar de aceptarlo. Es normal que algunos ajustes a nuestra emocionalidad deberán realizarse pero este es el punto que si podemos tener subrayado en cuanto a preparación previa se refiere. Podemos entrenar para recibir dichos cambios sabiendo que cuando estemos en esta latencia o nebulosa que para algunos es sinónimo de transición, estaremos tranquilos, respirando profundo y afrontando el ahora de la mejor manera posible.

Aquí quiero aclarar que no importa si estamos ya en alguna transición o solo la estamos contemplando, nuestro entorno y las personas que estarán en nuestro circulo cercano, deberán ser parte de la comprensión de nuestro momento y colaborar con lo que sea necesario para que dicha latencia sea lo mas productiva posible. Personas que se dedican a bloquear o limitar o a incomodar este periodo, deberían ser notificadas de una manera asertiva para que se hagan a un lado ya que podrían interrumpir ese estado de fluidez que estamos tratando de lograr. El “cómo” hacerlo ya depende de cada quien.

El tercer numeral ya incluye el factor sorpresa al utilizar las palabras “cambio repentino”. Puede ser de tono o expresión pero como lo mencioné anteriormente, es algo inesperado que nos toma por sorpresa. El cambio puede que sea inesperado, y por eso es que puede llegar a ser tan difícil de aceptar. Pero de nuevo, debemos estar siempre preparados para los cambios ya que están a la orden del día en nuestra vida, querámoslos o no.

Los cambios requieren de mucho esfuerzo. Algunas veces no caemos en cuenta que los necesitamos o nos parece fácil cambiar ya que dicho deseo viene paralelo a nuestro modus operandi. Querer cambiar es una cosa, decidir tomar acción para cambiar es otra, lograr cambiar es aun otra más; y finalmente, mantenerse en el tiempo en el nuevo estado post cambio es quizás la mas difícil y la ultima etapa de dicho proceso.

Caer en cuenta que estamos en un periodo de transición es el primer paso para salir de dicha nebulosa. Aceptar que miramos para varios lados sin saber para donde caminar, tratar de prender la luz en un cuarto oscuro donde no sabemos si hay o no interruptor, nadar en medio del agua sin saber el rumbo, son metáforas que pueden aclarar este periodo que para algunos tiene una connotación inapropiada.

Pero la transición no solo es negativa. Para los que aceptan dicho periodo como un periodo de análisis y planeamiento, puede ser un espacio-tiempo deseado y aceptado. Eso si, el entorno debe ser adecuado para ver dicho periodo con tranquilidad y con seguridad emocional. Algunas personas buscan dichos periodos de latencia para poder tener un respiro de la cotidianidad y poder analizar las acciones que se tomaran en el futuro inmediato. Muchas personas abrazan estos periodos como necesarios para poder llevar a cabo la planeación estratégica de sus vidas.

Cómo lo hacen? Pues algunos se encierran, otros viajan, otros se alejan, y otros simplemente son lo suficientemente inteligentes emocionalmente para no necesitar frenar su vida en curso para poder lograr en paralelo una sensación de latencia y así poder organizar y planear su siguiente paso en la vida. A ell@s, mis más sinceras felicitaciones.

Por eso los invito a pensar: cuándo fue la ultima vez que se sintieron en un periodo de transición? Fué positivo o negativo? Realizaron retroalimentación (feedback) después de superar este periodo de espacio-tiempo? Qué conclusiones sacaron? Cómo fue el resultado obtenido: benéfico o no? Para el próximo periodo de latencia o transición (porque seguro llegará), qué medidas tomarán para que emocionalmente sea mas aceptable?

Cada uno traza la línea de su vida. Estar preparado para todo es imposible, pero para algunos, tener las herramientas conscientes o subconscientes, hacen de los retos aun más llevaderos.

Un feliz fin de semana y resto de semana para tod@s.

Saturday, August 11, 2012

El estado subacuático



Por más entrenados que estemos, la vida nos sorprende con los cambios que van llegando. Ya sean cambios buscados o involuntarios, la sensación frente al cambio puede asimilarse de 2 formas: que sea agradable o que no lo sea.

La gran mayoría de veces, cuando buscamos el cambio y este llega, podemos decir que nos es favorable ya que cumplimos con ese deseo inicial de cambiar. Cuando emprendemos hacia un cambio y no se nos da, es altamente probable que pensemos o asimilemos que hemos fracasado. En mi opinión, un error. Un error que no solo inicia con un concepto inadecuado, sino que puede llevar a aniquilar una de las claves de la inteligencia emocional como lo es la motivación.

Llevo varias semanas esperando ver como mi emocionalidad se comportaría con respecto a los cambios que están pasando en mi vida recientemente. Tener una hija, regresar a mi país, buscar empleo entre otras actividades, son los sucesos que me han llevado a caer en cuenta que mi vida ha cambiado, está cambiando, y seguirá cambiando de manera continua. Nada ni nadie es estático. Estamos en flujo constante.

Estos últimos años he aprendido mucho. He tratado de corregir mis errores y he aprendido de ellos. No solo mi vida ha cambiado, sino que mi forma de ver la vida ha cambiado igualmente.

Tratando de aclarar de manera metafórica cómo es esa sensación que tengo, me atrevo a dar el ejemplo que es como si estuviera debajo del agua con un tanque de oxigeno infinito.

No sé si algún@ de ustedes ha estado debajo del agua y simplemente ha analizado lo que siente, lo que ve, lo que oye, o lo que no oye; y además, ha percibido un sentido de tranquilidad que se pierde una vez uno vuelve a tierra. Gracias a esos minutos debajo del agua, la llegada  a la superficie es diferente. Es como si estuviéramos recargados.

Pues con esta sensación de estar debajo del agua, hoy en día me siento con cierta protección, mis movimientos son más lentos, analizo un poco más las cosas antes de que mi impulsividad (la cual ha mejorado sustancialmente) me lleve a una equivocación. Esta sensación subacuática me está dando una tranquilidad fantástica y cada vez que puedo, me transporto a ella.  Hoy en día, y tal vez desde que leí un post en el blog de una gran amiga, me ha entrado un profundo respeto (por no decir miedo) a volar, manejo muy despacio y estoy constantemente velando por la seguridad de mis seres queridos. Es una sensación de querer que estuvieran ahí debajo del agua conmigo, sintiendo esa misa protección que siento yo.

Debajo del agua hay un silencio diferente. Es un silencio que tranquiliza. Este silencio profundo que obtengo creyendo que estoy debajo del agua, me aísla de las situaciones que no quiero me incomode. No es un escudo pero si una protección temporal para simplemente rechazar lo que me produce incomodidad. Hay mucha estática a nuestro alrededor, mucha mala energía que si no es posible cambiar, es mejor alejar. Debajo del agua es donde realizo el “fine-tuning” para salir nítido a enfrentar mí día a día.  

Debajo del agua me muevo más lento. Aunque por simple física existe mayor resistencia para el movimiento, lo aprovecho para analizar con más criterio las situaciones que me rodean. Pienso y luego existo como decía Descartes. El estado subacuático me da el tiempo para hacerlo y eso me agrada.

Estando debajo del agua no estoy tentado a interactuar con nadie. Muchas personas mal interpretan lo que uno verdaderamente quiere decirles y se presta para disconfort lo cual resta mucha energía emocional. Créanlo o no, me he vuelto introvertido. Me gusta lo mío, lo privado, mi círculo directo.

Aclaro que no me estoy volviendo un asocial y mucho menos un antisocial. Simplemente ya no existe esa desgarradora impulsividad adolescencial para estar constantemente en todo lado a toda hora. La omnipresencia deseada se ha convertido en querer tener pequeños encuentros recargados de buena energía.

Estando debajo del agua, toca afinar la visión de corta distancia. He aprendido a mirar lo que tengo a mí alrededor. Me concentro en lo que es palpable, tangible, manipulable. Tengo en mi cabeza mi plan de acción hacia el futuro, pero me concentro en lo que el AHORA me está enseñando.

Cada día de nuestras vidas tendrá cambios en el menú. Es decisión nuestra si los tomamos de entrante, de plato fuerte o de postre. Algunas personas ni siquiera caen en cuenta que tienen la oportunidad de cambio en frente y otras personas piden 2 platos y están constantemente esperando más.

Creo que la postura frente al cambio es única para cada persona. Para cambiar lo único que se necesita es querer cambiar. Una vez se decida que esto es lo que uno quiere, se deberá hacer todo lo necesario para lograrlo.

La sensación subacuática producto del estado subacuático me ha servido para desconectar  un rato antes de reconectar nuevamente.

Para llegar al final, lo único que debemos hacer, es empezar.

Buen fin de semana para tod@s.

Tuesday, July 17, 2012

Sobre un Coach, de Coach a Coach.



Acabo de terminar otro libro sobre Pep Guardiola. Si, otro más. Sin embargo, este ha sido diferente. Muy diferente. Este, va firmado por el propio autor después de compartir unos sorbos de agua, mientras hablábamos sobre el modus operandi de quizás, el más grande personaje que ha tenido (y seguirá teniendo sin duda), el fútbol por mucho tiempo.

No suelo escribir sobre fútbol en este espacio, ya que tengo un pequeño rincón en otro nicho virtual que me permite hacerlo. Por eso, gracias a la grata compañía de Miguel Ángel Violán, el autor del reconocido libro “El Método Guardiola” (cuarta edición prontamente), puedo estar tranquilo que  no estoy solo, y que “Guardiólogos”, somos muchos.

Desde que llegué a Barcelona, hace ya casi 2 años, me interesó dentro del ámbito del Coaching, cómo el fútbol servía de vehículo para llevar e incorporar tácticas, estrategias y filosofías al mundo corporativo. Múltiples libros hablaban sobre liderazgo y motivación basados en lo vivido por personajes del fútbol. El personaje más relevante y diciente de todos, el nacido en Santpedor (Cataluña), Josep Guardiola.

Su filosofía, su manera de ser, su perspectiva para lograr obtener los resultados deseados, están magistralmente plasmados en las líneas de este libro, el cual repito, lo tengo firmado por su autor.

Quise reunirme con un Coach para hablar sobre otro Coach, de Coach a Coach.

Y así fue, a pocos días de mi regreso a mi país, busqué a Miguel Ángel por Google, encontré su mail y le escribí. Grata sorpresa al ver que de inmediato me estaba citando para reunirme con él a las 17 y 30 minutos de un lunes cualquiera del mes de Julio en mi querida Ciudad Condal.

Conocí brevemente a Miguel Ángel y pude extraerle más de una media sonrisa. Sobre todo cuando hablábamos de alguien con quien ambos nos identificamos. Yo no pude conocer a Pep, pero conocí a Miguel Ángel, y me llevo conmigo un paralelo de Pep entre las líneas de su gran libro.

Tocamos muchos temas de su libro, hablamos de Coaching y de cómo este puede ser aplicado en cualquier área de la vida. Cuando le comenté que para mí, el Coaching Deportivo era el más difícil ya que existía la mentalidad neta de ganar, Miguel Ángel con su índice izquierdo levantado y ya sin su media sonrisa, me explicó que en la vida, y en el fútbol, se gana en múltiples esferas. No solo es el resultado al final de un partido. No solo cuenta lo que pasa al final. Lo vale todo y el proceso para llegar, es más valioso que el mismo resultado final. Entender y aplicar este concepto sí que es ganar.

Aproveche para comentarle mi objetivo de incorporar el coaching en el área de la salud, siendo un acompañante de algún paciente y/o su familia que les cambia la vida por un diagnostico. Después de unos segundos de mirada al infinito, Miguel Ángel me comentó, y esto lo agradezco infinitamente, lo vivido con su padre recientemente fallecido. A los médicos nos falta saber comunicar, nos falta saber transmitir, nos falta saber manejar nuestras propias emociones para poder entregar una noticia la cual seguramente irá subrayada con una carga emocional para quien la recibe. Los médicos, no todos, informamos lo que vemos, pero no acompañamos lo que informamos. Hacemos lo que hemos aprendido y dejamos un espacio para que el paciente o su familia se desenvuelvan por sí solos.  El coaching NO ES TERAPIA,  pero definitivamente podría acompañar desde ese momento en que se recibe aquella noticia hasta que se cumpla el objetivo, cualquiera que este sea.

Josep Guardiola es un excelente comunicador. Tanto verbal como no-verbal. Y esta habilidad también se podría extrapolar al personal que trabaja en un hospital. Es cierto que el entorno tal vez no se presta para ser el más comunicativo, y que a los que trabajamos en el área de la salud nos enseñan a vivir corriendo, pero el paciente no tiene la culpa y merece una explicación de lo que está sucediendo y de lo que eventualmente, podría suceder.

Informar no es lo mismo que comunicar, y el simple hecho de hablar no significa que la(s) persona(s) que recibe(n) el mensaje lo ha(n) entendido. Ahí está el punto álgido. Saber que nuestro mensaje se ha entendido.

Podría seguir hablando de las múltiples enseñanzas que me han dejado este libro y la corta pero sustanciosa visita con Miguel Ángel. Todo lo que incorporé y que me llevo es aplicable a un hospital, o a un grupo dentro del hospital, o a un médico, o a un estudiante de medicina, a una enfermera o a un camillero. Todo se puede lograr si hay sintonía. La misma sintonía que logro Guardiola para lograr lo que ha logrado.

Por último, dejarlos con la frase de la autoría de Miguel Ángel, la cual es aplicada hoy en día como lema  en todo el Futbol Club Barcelona, y que debería ser aplicada en el futbol mundial y en todas las esferas de este planeta que cada día tiende a sufrir más: se debe tener “el valor de tener valores”. Que más sabio que eso.

Claro está Miguel Ángel, desde ahora mi amigo, que en tu capitulo 54 llamado la ITV (Inspección Técnica de Valores) de Guardiola, donde aparece la lista de los 100 valores de Francesc Torralba, hace falta quizás, uno de los más importantes en este mundo en el que ahora vivimos como Coaches. El valor 101: la asertividad. (Ojalá lo incluyas en tu cuarta edición)

Buen día para tod@s y un agradecimiento fraternal a Miguel Ángel Violán.

Monday, July 9, 2012

Certificación en IE y control de Estrés Laboral



Otro ciclo cumplido y una nueva motivación para seguir en este campo que cada vez se vuelve mas importante, en el proceso hacia la obtención de resultados y cumplimiento de objetivos tanto a nivel personal como profesional.

Juancho Daccach, miembro fundador de DacCoaching  ha completado la certificación en INTELIGENCIA EMOCIONAL Y CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL. 

Seguimos avanzando para ser cada día mejores en lo que nos proponemos.

Monday, July 2, 2012

Pasos para sentirte más livian@


Todavía tengo ropa de hace casi 20 años. Está un poco trajinada, pero todavía me la puedo poner en mi casa o para ir a la tienda de la esquina cuando aun no me he bañado. Esas diligencias que hace uno como el Rey León SiNba. Sin baño.


Coleccioné mucho tiempo portavasos de los diferentes sitios donde iba a cenar o a tomarme algún trago. Inclusive varios amigos me regalaban portavasos para ir aumentando mi colección. Tengo 2 carpetas a reventar guardadas en una caja en alguna esquina de mi casa.

Desde que tengo noción de vida, he estado compenetrado con la música. Mi hermano llegaba de estudiar y traía varios discos LP de vinilo que oíamos en un “tocadiscos” enorme en el corredor de mi casa vieja. Yo coleccioné vinilos y me pasé a “cassetes”. Mi primero fue el de KISS que se llamaba Detroit Rock City. Tenía 7 años cuando tomaba los numeritos tipo pegatina que venían con los cassetes vírgenes de Betamax. Se acuerdan? Para marcar las cajas. Pues el de KISS se llevó el numero 1. Posteriormente llegó  el CD y ahorraba plata del almuerzo para comprar el último “grandes éxitos” de algún artista. Ya perdí la cuenta de cuantos tengo archivados en varias cajas en algún sótano. Ahora todo es digital, todo va en una nube. Todo es más liviano.

Y entre más liviano se pone nuestro entorno, seguimos queriendo cargarnos de peso. No solo con cosas materiales como souvenirs, ropa, imanes para las neveras o boletas de conciertos a los que hemos ido; sino también, con emociones pasadas, eventos que ya sucedieron, o circunstancias que marcaron nuestra vida. Tendemos a cargar con un enorme peso sabiendo que este peso, además de quitarnos movilidad, nos enlentece para enfrentar el día a día y para visualizar un futuro mas alegre y menos tórpido.

Lo material es impermanente. Cuando nos llegue el día, todo lo material se queda en la tierra. Nosotros no nos llevamos nada. Verdaderamente vale la pena vivir los pocos años que tenemos, cargándonos cada día con más y más peso emocional?

El pasado ya pasó y el futuro por más cercano que esté, seguirá siendo incierto. Nos queda, como dice e insiste Eckhart Tolle en sus libros, únicamente el presente. Así que el arte de disfrutar nuestra vida consta de poder amplificar nuestro presente. Ahora mismo.

Escribo estas líneas un poco nostálgico, tal vez porque se van cerrando ciclos que uno no quiere que se cierren. Pero si algo he aprendido con el Coaching, es que las cosas pasan PARA algo y no POR algo. Y solo con entender eso, ya me siento más liviano. Reconozco que estoy un poco bajo de ánimo, dejo que esto se mueva en mi cabeza, reconozco la emoción secundaria y lo plasmo en estas líneas. Registro mi emoción y así me siento aun más liviano.

Mi ego tratará de acordarme lo infeliz que debería estar, que debería ser más trágico, que debería lograr compasión de los que me rodean. Lo que el ego no sabe, es que él no puede convivir con, o en el presente. No puede, pero Yo sí. Ahora empiezo a flotar de lo liviano que voy.

Ahora acepto que como persona, al igual que las cosas, somos reemplazables en cualquier instante. Nadie ni nada es para siempre. Mejores cosas vendrán para todos los involucrados. Y aunque el ego trate de evitar que yo acepte que dentro de esos involucrados estoy yo, no lo dejo. Mejores cosas vendrán para mí también. Las visualizo, las atraigo, las quiero. Ahora además de estar flotando, me empiezo a mover libremente. Que liviano que voy.

Finalmente me doy cuenta de la diferencia entre SER y TENER una imagen. Cada vez que me veo al espejo, veo mi imagen reflejada y me rio. No sé si me rio porque lo que veo es cómico, o porque algún brote de seguridad me hace inclinar mi boca hacia un lado. Pero cuando esto pasa, inmediatamente me siento mejor. Nadie me está viendo. Solo mi reflejo y yo. Así que no me quita nada hacerlo cada día, cada vez que me veo en un espejo. En los baños públicos podría ser cómico para los demás, pero qué más da, que se rían contigo y no de ti.

Esto es SER lo que eres a diferencia de creer que TIENES una imagen que reflejar. Una cosa es SER la imagen que ves en el espejo y reírte con ella, y la otra es TENER una imagen que ves y deseas cambiar por algo que aun no has obtenido o deseas. La decisión es tuya y de nadie más.

Por todo esto, entender la impermanencia nuestra y de lo que nos rodea es vital para nuestros planes en la vida. Te “livianiza” y te hace sentir mucho mejor. No importa si te reemplazan y no importa si cierras ciclos y avanzas.  Estoy seguro que con buena actitud y buena vibra, llegarás a donde quieres llegar y de la manera más liviana posible. Nuevos ciclos inician cuando se cierran otros. 

L@s dejo con una frase del último libro de Eckhart Tolle: Un nuevo mundo ahora.

Feliz semana para tod@s

“La enfermedad colectiva de la humanidad es que la gente está tan concentrada en lo que ocurre, tan hipnotizada por el mundo de las formas fluctuantes, tan absorta en el contenido de su vida, que ha olvidado la esencia, lo que esta mas allá del contenido, mas allá de la forma, mas allá del pensamiento. Están tan consumidos por el tiempo que han olvidado la eternidad, que es su origen, su hogar, su destino. La eternidad es la realidad viva de lo que eres” – E. Tolle

Friday, June 15, 2012

La F.I.N.A. forma de aprender




Dentro de cualquier proceso formativo que emprendemos, el orden y la metodología deben ser claros. Después de análisis y varios procesos mentales, DacCoaching ha desarrollado una técnica simple para tener clara nuestra forma de pasar del deseo a la acción, a través del aprendizaje y del conocimiento. La hemos denominado F.I.N.A.

En la constante turbulencia de conocimiento que se opta hoy por hoy, es necesario utilizar el conocimiento adquirido y poder ponerlo en práctica. Para esto es importante reconocer los 4 aspectos de la técnica F.I.N.A. y comprender su teoría y la emocionalidad detrás. Es gracias a esto que logramos sacarle provecho a esta técnica.

La describiremos brevemente a continuación:



Formación
Consta de todo el material que tenemos para iniciar nuestro proceso. Normalmente es un material que es entregado o es asignado. Mas que el material per se (como el que le entregan a uno en un curso o taller), es la motivación personal a formarse en el área que se considera de suma importancia, cualquiera que ella sea. El solo hecho de desear aprender mas, ya demuestra el deseo de combinar la importancia de la emoción, desde una base solida de conocimiento.



Iniciativa
Es no detenerse en el material asignado. El mundo es enorme. La información que nos dan no puede ostentar a ser la más completa ya que el mundo del conocimiento es infinito. Aquí es de suma importancia no ser un eslabón más de la cadena, sino buscar más herramientas en el mundo que nos rodea e incorporarlos en el propio modus operandi. No dejes que el tsunami del conocimiento te arrastre, súbete encima de la ola más grande y navega en el.



Noción
Este punto es de suma importancia porque aquí se aclara en nuestro pensamiento, que todo lo aprendido está listo para ser puesto en práctica. Es creer en nosotros, es manejar nuestras propias emociones para poder lograr manejar las emociones de las personas que se empaparan de nuestro conocimiento. Es saber manejar, desde el puesto de piloto, el transbordador que conlleva nuestro deseo de ser cada vez mejores. Es creer en nosotros teniendo seguridad y conocimiento detallado de lo que estamos preparados para lograr. Estamos con la mano en la puerta listos para dar es paso crucial. 



Acción
Es la puesta en práctica de lo que hemos aprendido. Es entrar por esa puerta sintiéndonos seguros. Es nuestra forma de aprender  por medio de causa y error aplicando nuestro cronograma de actividades. Esto nos ayuda a ver materializado todo lo que hemos aprendido y optimizar nuestra satisfacción. Logramos obtener  la sensación de "deber cumplido" como personas y profesionales. Es lograr poner en práctica nuestro plan y muy pronto disfrutar de los resultados.





Así que espero que esto ayuda a tod@s l@s que como yo, estamos en constante aprendizaje.

Friday, June 8, 2012

Curso de Coaching Nutricional en Madrid



Muy gratificante para DacCoaching y para su fundador Juancho Daccach poder haber estado como docente y miembro del panel de expertos de Nutritional Coaching, dictando curso en Madrid, España, el pasado mes de Mayo.

Cuando se consolida un gran equipo de trabajo, los resultados se ven en la satisfacción del alumno o alumna. En esta foto, y gracias a una relación WIN-WIN (gana-gana) generada entre los alumnos y el profesorado, podemos ver la sonrisa característica de Juancho. Una sonrisa de plenitud y gran alegria de poder estar presente en ese momento. Gracias a Nutritional Coaching y gracias a todos l@s alumn@s.

DacCoaching sigue avanzando para ser cada día mejor.