Saturday, December 31, 2011

Misiones por Resoluciones




Llevo varios días pensando que escribir el 31 de diciembre de 2011, a pocas horas que se acabe otro año más. Los mismos pensamientos de casi todos en este día vienen a la cabeza pero sería otro escrito más sobre resoluciones para este año que viene. Es más, el año pasado DacCoaching ya publicó una entrada sobre este tema. Acá les dejo el link por si se animan a volverla a leer.


Un recuento de lo que ha sucedido este año está en toda internet. Desde fotos, hasta escritos, sucesos, personajes, situaciones etc.

Aquí surge mi primera pregunta. Si tú fueras una persona famosa, y francamente creo que lo eres en el mundo que tú quieras serlo, cómo hubieran elaborado los telediarios o los periódicos la noticia de TU 2011? Qué habrían escrito? Qué fotos hubieran puesto? Trata de hacer el ejercicio. Ve mes a mes y saca lo que verdaderamente influyo para que hoy estés sentado leyendo esto. Ahora, trata de ver solo lo positivo. Lo que tu consideres que no fue positivo (caer en cuenta que no digo negativo) trata de verle lo positivo. Esa situación que tú crees fue “negativa”, analízala bien y estoy seguro que algo de positivo sacaras. Es cuestión de querer hacerlo.

Entonces he decidido dejar misiones y objetivos en vez de usar las palabras propósitos y resoluciones que son las más utilizadas por los siglos de los siglos. Iniciemos entonces. Son solo 5 las que escribo pero si consideras que son mas, personalízalas a tu gusto. 

Escríbelas donde las puedas ver y regístralas haciéndolas aun mas conscientes.

Mi primera misión para ti: SACARLE LO POSITIVO A LO QUE TU CREES QUE NO ES ASI. Sal de la negación de creer que lo negativo es solo eso. Estoy seguro que los sucesos que nos pasan, así en el momento no los veamos como favorables, algo de positivos tendrán. 

Es tu primera misión buscar lo positivo sin afanarte, pero con la cabeza fría y el corazón abierto. Si logras sacarle lo positivo a tu vida, sin dejar de ser realista, estoy seguro que anímicamente tu vida se volverá aun más positiva. Asimismo, lo positivo te llegara y serás como un imán.

Mi segunda misión para ti es ACEPTAR. Cuando digo aceptar me refiero a caer en cuenta que todo lo que te pasó en este año, ya pasó. Así quedo, lo que hiciste o dejaste de hacer ya quedo así y eso trajo o traerá repercusiones. Y no me refiero a repercusiones como algo malo, sino solamente repercusiones. Así como suena. Sin juicio. Ojalá cuando aceptes esta simple repercusión, junto con lo que has logrado con la primera misión, siempre tenga algo positivo. Pero depende de ti.

Toda acción u omisión conlleva a la realización de tu vida. Abraham Vanghese en su libro Cutting for Stone lo deja muy claro: “no solo nuestras acciones sino también nuestras omisiones se convierten en nuestro destino”.

La tercera misión es una que es imposible de no tener pero toca saberla manejar. Es SOÑAR. Cada uno de nosotros tenemos esa habilidad innata. Viene con nosotros. Es genética y congénita así que es imposible negarla. Lo que si se debe hacer, es dejarse llevar por ese sueño, volar un rato con él, imaginarse el sueño cumplido y la emocionalidad de ese momento volverla propia. Pero tendrás que abrir los ojos y una vez lo hagas, debes caer en cuenta que los pies siguen estando  en  la tierra y es el momento indicado para analizar lo que debes “hacer” para lograr ese sueño. 

Los sueños son eso, alimentadores de acciones. Pero la voluntad es de cada uno. Los sueños llegan solos, pero llegan a la mente. Se cumplen cuando les metemos el corazón y las manos. Así que sueña con todo lo que quieras, pero mueve tus fichas para que esos sueños se cumplan in vivo. Acuérdate que uno sueña predominantemente con un futuro que por más que lo tengas enfrente, siempre será incierto.

Esto me lleva a la cuarta misión: ORGANIZAR.  Como lo mencioné anteriormente, lo que deseas en gran parte llega seguido de las acciones que haces para ese fin. Así que lo mejor es concretar tu meta, tu objetivo, tu sueño, e inmediatamente plasmarlo en un marco de tiempo.

Por ejemplo, quiero lograr X cosa en Y tiempo. Una vez tengas el tiempo establecido (Y), siendo este real para el objetivo trazado, es cuando debes ir analizando los mini objetivos que te llevarán al gran objetivo. Si quieres en un año logar un viaje o bajar de peso (por poner los ejemplos más frecuentes), es necesario que te organices ahorrando de manera secuencial  o bajando de peso gradualmente. No dejar todo para última hora. La organización es clave para cumplir con cualquier objetivo, así sea soñado o impuesto. Pero de nuevo, depende de ti. Existen muchas formas de organizarse. Escoge la que más te guste.

La quinta misión es la más importante pero necesita de las otras 4 para que sea más concreta. Es simplemente HACER. Aquí es donde el positivismo, la aceptación, el soñar, y la organización se convierten en una sola acción. Cuando haces lo que haces sin los puntos previos, simplemente estas dejando que el azahar, destino o la fuerza abrumadora de la suerte predomine. Si eres de los que crees en la suerte perfecto. Yo también creo en ella pero creo más aun en que lo que quiero se obtiene por lo que hago y no por simplemente tener los astros de mi lado. 

Ganarse la lotería es muy difícil, pero ganarse la lotería sin comprar el boleto de lotería es prácticamente imposible. Tengo más posibilidad y a la vez se convierte en predecible ganarme la lotería si obtengo el boleto que si no. Suena simple pero es un HECHO. Lo que fácil llega, fácil se va.

Así que DacCoaching y yo les deseamos a todos un 2012 lleno de positivismo y capacidad para extraer lo positivo de todo lado. Un año de aceptación pero a la vez sin dejarnos convencer tan fácilmente.  Un año donde te eleven los sueños pero que tu capacidad de organizar te devuelva a la tierra para que puedas hacer con ellos todo lo que quieras.

Es un placer para mí compartir con todos ustedes que después de más de 14 mil visitas al blog, DacCoaching se expande en el 2012. Nos ramificamos para enfatizar en Coaching dirigido al área de la salud y además entramos a publicar entradas en ingles. Igual, seguiremos por DacCoaching como lo hemos venido haciendo hace 18 meses.

Feliz año del Dragón y un abrazo a todo@s. 

Wednesday, December 14, 2011

Conociendo lo Profundo



Acabo de ver las fotos y la presentación que les hicimos mis hermanos y yo a mis padres por cumplir 50 años de casados. Una tormenta emocional se apodero de mí al verlas y acordarme de ese momento que vivimos hace unos años. Creo que a eso lo llaman nostalgia.

Acabo de pasar por 2 semanas de intensa tormenta emocional. Un tsunami de emociones que son francamente como una patada a las rodillas y mientras caes, un codo a la cabeza. Ya en el piso, una patada al estomago sería el siguiente paso de esta mórbida descripción. Creo que a eso le llaman vida. Al menos una forma de verla. A través de un agujero, de los millones que hay.

Cada uno de nosotros tiene su propia vida. Por más apegado que seamos de alguien, cada uno vive la suya. Cada vida viene con su emocionalidad. No es un regalo como cuando uno abre la caja de cereal y encuentra una sorpresa. Es algo que hemos desarrollado. Es algo que es único. Nuestras emociones y la forma en que las sentimos son como una especie de huella dactilar.

Coincidimos con muchos que tenemos huellas dactilares, pero cada una es única. Nuestras emociones nos hacen únicos. Tal vez no el hecho de tenerlas, pero si la forma en que las expresamos.

Pasar de una victoria en un partido de futbol a conocer que el padre de un gran amigo ha fallecido es un trayecto que en palabras parece corto, pero en nivel de emoción, es más que alto y ancho combinados, es profundo.

La profundidad de nuestras emociones depende del gatillo que las dispara. Estamos codificados para sentir las emociones básicas, pero la intensidad (la palabra técnica para profundidad) es única.

Algunos seres parecen de piedra mientras otros parecen de espuma. Ninguno es mejor que otro, simplemente debemos conocer en que sección de este espectro entre espuma y piedra estamos, y realizar las modificaciones, si las creemos necesarias, para estar en paz con nosotros mismos cuando nos enfrentemos a noticias que de nuevo, nos barren del piso.

Es mucho más fácil escribir que poner en práctica. Predicar es lo más sencillo, pero ponerlo en práctica es de lo más difícil. Y no le deseo a nadie que practique, ya que un tumbo emocional tras otro puede llegar a convertirse en enfermedad. Creo que a esto lo llamamos, somatizar.

No tengo la solución mágica para estar preparado a noticias que nos tratan de descomponer. No tengo la fórmula para ser de piedra o de espuma. Solo trato de estar en paz conmigo mismo, sabiendo lo que he hecho bien, y lo que no he hecho tan bien. Siempre buscando la forma de completar lo que hace falta. Por eso cuando me preguntan cómo veo el vaso, yo contesto que independiente a como lo vea, es lo que debo de hacer para completarlo. Ya sea llenarlo del todo, o vaciarlo. Es buscar estar completo. Lo mismo pasa con nuestras emociones.

La vida es muy corta para estar malgastándola en arrepentimiento. Para esto, la formula es hacer las cosas para no arrepentirse. Yo no me arrepiento. Si me he equivocado, aprendo de mis errores, pero el arrepentimiento solo es una sensación de culpa como una tonelada de cemento llevada en hombros. Vivir con culpa o arrepentido es como si nos metieran en una bolsa plástica y nos dejaran caer al mar.

Qué nos hace feliz? Qué nos motiva? Qué hace que nuestro acelerador se mantenga constante?

Esas son preguntas que yo no puedo contestar por nadie sino por mí. Lo hago a diario.
Si algún día, y llegará sin duda, logramos sentir que ese vivir en flujo constante de energía positiva se esfumase, es ahí cuando todos nuestros pensamientos, teorías, técnicas, formas y maneras, deben volverse un conjunto de herramientas para superar la condición atravesando el puente que las emociones nos brindan.

Las emociones son como un cachorro recién nacido. Cada uno lo cría a su manera, lo entrena como quiere, y poco a poco van obedeciendo no sin antes pasar por una época de difícil manejo.

Conócete y reconoce tus emociones y más aun tu emocionalidad. Así tendrás siempre la primera jugada, botaras la primera carta y serás el control y no el controlado.
Para finalizar, los dejo con una frase de Bob Marley que dice:

"No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se
sienta."

Posterior a esto yo hice mi reflexión:

"La nostalgia de esforzarte para ser recordado cuando ya no estés, es un generador de positivismo del presente para que en ese futuro incierto, no agarremos de lo que algún día quisimos ser y ahora tenemos la oportunidad de hacer."

Y posterior a esto mi hermano hizo la suya:

"Hay que vivir cada día al máximo y de seguro, al final del tiempo se notará nuestra ausencia. Pero que se note nuestra ausencia no debería ser un objetivo, al igual que se note la presencia tampoco debe ser la razón de ser de nadie."

Reconocerte para conocer tus emociones es un gran reto. Mucha profundidad. Estas list@?

Un abrazo a tod@s,