Tuesday, August 23, 2011

Emocionalmente Inteligente


Desde que estoy en el colegio, pasando por la Universidad en Estados Unidos y en Colombia, y durante toda mi residencia en ortopedia, el más inteligente era el que sacaba las mejores notas. El que estaba en la punta de la lista era el que labraba su destino hacia el éxito y el triunfo. Pues no era la regla. Lo digo ahora retrospectivamente. Seguro que estos personajes han logrado triunfar y me alegro por ellos y ellas.

La Inteligencia, como la conocemos nosotros, ya no es solo lo que se reporta en el examen para medir el coeficiente intelectual. Este examen fue emplead por primera vez por el psicólogo alemán William Stern en 1912, como propuesta de un método para puntuar los resultados de los primeros test de inteligencia para niños, desarrollados por Alfred Binet y Theodore Simon a principios del siglo XX, de forma que pudieran compararse entre sí. En dicho método, se dividía la “edad mental” por la “edad cronológica”, dando como resultados el mencionado cociente. Nunca me lo he realizado. No quiero tener otro número para ser comparado con otros, ya que he aprendido que con números no te pueden calificar, así siga estando en contra del mundo entero.

Muchos factores influyen en el momento de tomar cualquier examen y eso todos lo hemos vivido. Me acuerdo saliendo furioso de los exámenes que me hacían porque después de estudiar como un loco todo a la perfección, llegaba la hora de contestar y como por arte de magia, en blanco. Solo pedía que valoraran mi esfuerzo, que de alguna u otra forma el proceso fuera evaluado antes que el resultado. Imposible. Me atrasé un semestre, estuve al borde de perder otro semestre por un par de decimas en Farmacología y en mi último examen oral de Ortopedia, se me olvido todo lo que había estudiado en 4 años. Cuando me dijeron que era probable que no me graduara como ortopedista porque no había cumplido las expectativas, la sensación de fracaso era inminente. Golpe emocional.

Aparentemente no he sido el único a que le han hecho sentirse de una u otra forma incomodo, y que gracias a esto, la vida, el positivismo, el destino, me ha puesto en frente oportunidades que he sabido agarrar y gracias a esas y muchas equivocaciones, estoy donde estoy. Dónde? En una burbuja de felicidad, siguiendo la frase que me ha salido del corazón que dice “realista para aceptar, optimista para avanzar.”

Aquí unos ejemplos con las respuestas al final de la entrada para que traten de imaginar quiénes son estos famosos “fracasados”:

Mujer americana que sacaron de clase de teatro con una nota a los padres diciendo que era muy tímida y no era capaz de destacarse entre el grupo. Quién es? (1)

Grupo inglés que fue rechazado por una disquera porque la música que hacían no era agradable y pensaban que pasaría rápido al olvido. Quiénes son? (2)

Lo rechazaron en el ejército y en la industria agrícola americana. Fracasó como agente de propiedad raíz hasta que se vio obligado, a sus 38 años, a pedirle trabajo a su papa como todero. Quién es? (3)

Jugador de futbol Colombiano rechazado de un equipo de prestigio nacional porque tenía las piernas muy flacas y no corría bien. Quién es? (4)

Salió llorando del colegio a la casa cuando se dio cuenta que no había sido escogido para el equipo de basquetbol en Estados Unidos. Quién es? (5)

Un profesor le dijo que era muy estúpido para aprender y que se dedicara a algo acorde a su grata personalidad. Quién es? (6)

Despedido de un periódico por carecer de ideas originales e imaginación. Quién es? (7)

Se le muere su prometida, quiebra 2 veces en sus negocios, sufre un ataque de nervios que requiere intervención hospitalaria y pierde las elecciones presidenciales de Estados Unidos 8 veces. Quién es? (8)

Ahora que tienen la cabeza pensando quiénes son estos personajes, es importante aclarar que tal vez no fueron los mejores en el colegio, pero han logrado triunfar en la vida que vivieron o siguen viviendo.

Todo esto porque existe hoy en día, una tendencia a fragmentar la Inteligencia como tal. Se cree que la Inteligencia no es una sola, sino que es un conjunto de inteligencias.

La teoría de las inteligencias múltiples es un modelo propuesto por Howard Gardner en el que la inteligencia no es vista como algo unitario, que agrupa diferentes capacidades específicas con distinto nivel de generalidad, sino como un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes. Gardner define la inteligencia como la "capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas".

Dentro de estas múltiples variedades de inteligencia, se destacan la inteligencia lingüística, la inteligencia lógica-matemática, espacial, musical, corporal-cinética, intrapersonal, interpersonal y naturalista.

En resumen, Einstein no es más inteligente que Leonel Messi, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Hoy en día creo que la educación debe estar apuntándole a fomentar la inteligencia como un todo, y saber a su vez, como evaluarla. Para esto, los evaluadores deben estar preparados para dejar a un lado la manera como ellos fueron educados y redirigir el aprendizaje y la educación a favor del viento que sopla en este campo.

A principios de los años 90, el psicólogo de Yale, Peter Salovey y su colega John Mayer, de la Universidad de New Hampshire, acuñaron para la inteligencia inter e intra personal, el gráfico nombre de INTELIGENCIA EMOCIONAL. Este tipo de inteligencia, que es fascinante, abarca cualidades como la comprensión de las propias emociones, la capacidad de saber ponerse en el lugar de otros (empatía), y la capacidad de conducir las emociones de forma que mejore la calidad de vida. Todos requisitos para el coaching propio, y para el que hacemos a nuestros coachees.

El tema despertó a nivel mundial gracias al psicólogo de Harvard Daniel Goleman, cuyo libro llamado Inteligencia Emocional, vendió medio millón de ejemplares en un par de meses. Resulta hoy en día evidente que el planteamiento de no considerar a la “fría razón” como medida de todas las cosas ha tocado, y sigue tocando un punto muy sensible, aunque sea algo que apenas sorprenda al sentido común.

Sin profundizar más sobre este tema quiero dejarles la inquietud de lo que llamamos hoy en día ser inteligente. Nuestros hijos, que a lo mejor no sacan las mejores notas en el colegio seguirán siendo inteligentes. No es necesario traer a casa la estrellita dorada en matemáticas para que te feliciten, la estrellita dorada puede ser obtenida en teatro, deportes, poesía, compañerismo y muchas otras actividades.

Lograr ser excelente en todas las áreas de la inteligencia no debe ser estresante ni debe ser una condición. A medida que vamos creciendo, nos vamos dando cuenta hacia qué tipo de inteligencia nos acercamos. Lo mejor de todo es que no es impuesta sino que es libre.

Entender la inteligencia emocional y la emocionalidad de ser inteligente me ha ayudado mucho para darle respuestas a incógnitas que tenía hace mucho tiempo.

Aun sigo siendo deficiente para contestar exámenes.

RESPUESTAS

Personaje (1): Lucille Ball del show I Love Lucy

Personaje (2): Los Beatles

Personaje (3): Ulysses Grant

Personaje (4): El Tino Asprilla

Personaje (5): Michael Jordan

Personaje (6): Thomas Edison

Personaje (7): Walt Disney

Personaje (8): Abraham Lincoln

No comments:

Post a Comment