Monday, July 18, 2011

La Comunicación Olvidada


La comunicación es quizás una de las herramientas más importantes en nuestra vida cotidiana. Desde que nos levantamos en la mañana, hasta que nos dormimos cada noche, estamos en constante comunicación con nuestro entorno y con las personas que lo conforman.

Algunos todavía piensan que la comunicación son solo las palabras que emitimos. Algunos piensan que la comunicación se lleva a cabo única y exclusivamente de forma consciente y pre meditada. Ambos graves errores, y es por ahí donde debe iniciar el cambio.

El objetivo de la comunicación es que el mensaje que queramos emitir, sea entendido. Esto lo podemos hacer de varias formas. Las palabras per se, conforman el porcentaje más bajo dentro del proceso de llevar a cabo la transmisión de nuestro mensaje.

Hoy en día sabemos que la comunicación se divide en dos grande grupos, comunicación verbal o no verbal.

Dentro de la comunicación verbal propiamente dicha, encontramos las palabras que emitimos y muy cerca, esta la comunicación para verbal que es la forma en que emitimos las mismas palabras. Me refiero al tono, volumen y cadencia.

Por otro lado, la comunicación no verbal se basa en el lenguaje corporal (postura o movimiento) donde a su vez, existe el lenguaje de las mico expresiones faciales o sinergología (que es el nombre a la ciencia que las estudia) descubierta por el reconocido Paul Ekman. El Dr. Ekman descubrió que no importa de qué raza somos o de dónde venimos, nuestros músculos faciales reaccionan y gesticulan de igual manera según la emoción que se está expresando. Para múltiples emociones, las expresiones son iguales.

Este mundo de la sinergología ha sido llevado a la pantalla chica en una serie de televisión americana llamada “Lie to Me” (Miénteme) la cual es protagonizada de manera excelente por Tim Roth. El profesor Lightman (Roth) tiene una agencia freelance que trabaja detectando mentiras en los rostros de personas que están involucrados en múltiples situaciones. Altamente recomendada si les interesa aprender sobre como leer literalmente a las personas. Pero ojo, podría ser un arma de doble filo y terminan leyendo más de lo que quieren leer. Aunque la gran mayoría de veces no sabrán si están en lo cierto. Al profesor Lightman lo llaman “el detector de mentiras humano”.

Así pues, la comunicación viene fundamentada detrás de estudios donde se reconoce, desde 1967 por el investigador Albert Merhabian (regla de Merhabian), que se puede fragmentar dicha comunicación en porcentajes según la correspondencia a sus diferentes tipos.

El Dr Merhabian, ahora profesor emérito de UCLA realizó un experimento donde se dedujo que dentro de la emisión del mensaje en el gran espectro de la comunicación, la porción verbal ocupa un 7%, la porción para verbal (tono, volumen, cadencia) un 38% y el lenguaje no verbal un 55%. También se describe como la regla 7-38-55.

Sabiendo esto, es de suma importancia saber transmitir lo que queremos decir. Y esto empieza desde nuestra FORMA de hacerlo siendo esto aun más importante de lo que emitimos per se. Claro está que el conjunto de los tres porcentajes, depende de nuestra efectividad a la hora de transmitir y hacer entender lo que emitimos. Importante deducir que nuestra corporalidad manda la parada en todos los aspectos de nuestra vida. Desde exponer un proyecto o invitar a alguien a cenar, hasta realizar una entrevista laboral entre muchas más situaciones.

Por esto es de suma importancia conocer nuestra forma de comunicarnos con los demás. No somos perfectos así que en algún área ya mencionada, seguro tendremos que mejorar y seguramente los resultados mejorarán en paralelo. No hay autentico liderazgo sin comunicación efectiva, como lo dice Juan Carlos Cubeiro en su más reciente libro.

A continuación quiero compartir con ustedes el Decálogo de Prioridades de Debra Fine, una reconocida Coach en Comunicación. Ella explica en estos 10 puntos, como llevar a cabo una adecuada comunicación, teniendo en cuenta lo ya mencionado anteriormente. Las primeras palabras son el Decálogo de Fine y después les doy mi opinión en cada uno de ellos.

Primero: saber qué quiero conseguir y cómo quiero conseguirlo. Esto es tener claro mi objetivo y saber cuál es mi “hoja de ruta” dentro del marco comunicativo que estoy llevando a cabo.

Segundo: conocer a tu público sin importar cuál es el entorno. Pueden ser clientes o inclusive tu pareja o familia. Entre más los conoces, mejor sabrás como llevar a cabo una comunicación efectiva.

Tercero: enfocar adecuadamente la conversación sin provocar a la o las personas que tienes en frente. Se debe esperar al momento perfecto para poder causar controversia para saber cómo manejarla.

Cuarto: saber que el silencio también es un arma de comunicación. Las pausas y los silencios premeditados también transmiten el mensaje de manera efectiva. Toca saberlos emplear.

Quinto: reconocer en la otra persona, las señales de peligro en la comunicación. Para esto es importante dominar las propias señales que tú emites a diario, para saber reconocer las ajenas. Aquí sí que es importante saber interpretar el lenguaje no verbal y las micro expresiones faciales.

Sexto: identificar las fuentes potenciales de conflicto. Se debe saber cómo llevar la conversación para no ahogarse en algún tema que se llene de emocionalidad, y desvíe el curso natural del proceso para llegar a los objetivos trazados dentro de la conversación misma.

Séptimo: saber cuándo mejorar el sentido de oportunidad al hablar de “nosotros” ya que esto involucra ambas partes y hace la conversación más cercana. Pero ojo, repasar el segundo punto ya que es más importante el “cuando” aplicar este decálogo, que el decálogo en sí.

Octavo: irradiar energía positiva. Imagínense todo lo que les podría escribir aquí. Esto se los dejo a la imaginación de cada uno, aunque dejar de arrugar la frente y sonreír podría ser un excelente primer paso. Aun sigo trabajando en este punto. Es muy efectivo.

Noveno: desarrollar la influencia conversacional lo que se traduce en ser asertivo. La asertividad es el equilibrio perfecto entre ser pasivo e impulsivo, es un neutro seguro, dominado. Transmitir seguridad siempre será un factor determinante en cualquier ambiente comunicativo. Si esta seguridad va de la mano con asertividad, el éxito lo tienes bastante firme.

Décimo: cerrar con broche de oro. Saber cómo salirse de la mejor manera de cada conversación. Ya sea por medio de un acuerdo o de un compromiso, pero siempre dejando algo para desarrollar en casa. Lo que se conoce como el “take home message”.

Así pues, los invito a que practiquen el arte de comunicar. Como su nombre lo dice, es un arte, y el arte no es para todos. Algunos nacen con él, otros lo desarrollan con esfuerzo, pero de ninguna manera es un imposible para nadie. Cada uno a su ritmo podrá lograr comunicar de manera más eficaz y con mayor autoridad el mensaje que quiera transmitir.

Al fin y al cabo, una cosa es hacerse entender y otra cosa es darse por entendido. Cuál prefieren?

“El que controla a los demás es poderoso, pero el que se domina a sí mismo, lo es más”Lao Tse

No comments:

Post a Comment