Sunday, April 10, 2011

Convertir un grupo en un EQUIPO


Desde pequeños nos han inculcado el trabajo en equipo como algo deseado y positivo. Yo difiero ya que en muchas épocas de nuestra vida no sabemos el verdadero significado de un equipo, y menos lo que éste hace o es capaz de hacer. Definitivamente, trabajar en grupo y en equipo es diferente. Algunos escritos definen que un equipo busca un objetivo común como condición sine cua non pero entonces si un grupo hace lo mismo, ya se cataloga como equipo? No creo. Creo que el objetivo común no es suficiente aunque si es fundamental.

El objetivo, para los que se ven dentro de un “grupo”, es optimizar el trabajo (tanto mental como de acción) para que se conviertan en “equipos”. Así el desempeño individual como el del grupo mismo, son catalizados gracias a una estructura, conllevando por ende, a una mayor satisfacción al obtener los resultados esperados.

Personalmente, creo que cualquier grupo de personas que trabajen juntas, si entran en la temática de volverse un equipo, lograrán resultados con mayor firmeza, basados en un contexto. En los equipos también se considera el coaching ya que llegar de un punto A a uno B también es un objetivo grupal y no solo individual. Cada persona es única y tiene sus propios valores, virtudes y formas de pensar a la vez que defectos y errores en pensamiento. Todo esto contenido en un equipo, es lo que hace al equipo diverso, y lo que hace el hecho de conformar el equipo aun más retador. Es que no es tan fácil como suena. Todos lo hemos vivido. Si las piezas de una máquina no hacen su función y además el conjunto no demuestra sincronía, el resultado no será el esperado.

Cuántos equipos no existen, o a cuántos equipos perteneces y ni te has dado cuenta? En tu trabajo, tus ratos de ocio, tu vida personal, y hasta en tu familia, la mentalidad de equipo te garantiza un “bonding” aun mayor, lo que hace el día a día mas llevadero.

El logro de los objetivos no solo depende de trabajar en equipo sino de diferentes factores, y es por eso que les traigo los puntos clave de la conformación de un equipo, basado en el libro “The Business Coach” de Bradley Sugars.

Resume como convertir un grupo de personas que trabajan juntas, en un equipo con una efectividad cuantificable.


LAS CLAVES DE UN EQUIPO GANADOR: construir un equipo que consiga más basado en 6 claves fundamentales.

Fuerte Liderazgo: Debe existir un líder decisivo y asertivo para que el equipo pueda tener confianza en su dirección. Un líder fuerte no es sinónimo de dictador, pero si infunde seguridad (tanto para tomar decisiones como para afrontar malos resultados). No solo es el hecho de liderar sino la “calidad del liderazgo” que se emplea. Liderazgo con pasión y responsabilidad. Pies en la tierra pero siempre con el positivismo a flote ya sea como estrategia de atracción, motivación o exaltación a los miembros del equipo. El líder siempre asume la responsabilidad de los resultados de su equipo. Los positivos los comparte pero los negativos los reconoce.

Para Bradley Sugars, el líder lleva el corazón y espíritu del equipo, mientras el administrador del grupo lleva el cuerpo y la mente.

Metas Comunes: Aquí se incluye todo lo que conlleva la planeación estratégica del equipo. Todos deben conocer claramente la misión, la visión, los objetivos y las metas. Así, con esto en mente, se podrá trabajar en conjunto con un norte pre establecido. No se pueden esperar resultados si no se sabe el contexto del presente y la dirección donde está el futuro a donde se quiere llegar. Al establecer metas, el equipo gana enfoque, dirección, y poco a poco va ganando movimiento y velocidad.

Las metas deben ser metas inteligentes ya que deben ser específicas, medibles, alcanzables y orientadas a resultados en un marco de tiempo.

Reglas del juego: Es de suma importancia este punto ya que no hay algo mas desesperante que navegar sin rumbo. La iniciativa es importante pero enfocada hacia el lugar en común donde queremos llegar. Cuando el equipo tiene reglas claras, es más fácil realizar el trabajo. Si las reglas no son expuestas, no se puede reclamar por el trabajo mal hecho. Se deben establecer estándares y normas para que cada individuo se maneje entre esos límites. Resumido, es estar “holgadamente controlado dentro de un estrecho campo de juego”.

No se puede dejar que los miembros del equipo aprendan las reglas por acierto y error (que es lo que pasa con mayor frecuencia). Tampoco se debe resaltar o recriminar que una regla se rompió, cuando las reglas no han sido claras desde un principio. Se rompe el flujo del equipo y por ende la motivación de sus miembros.

Si no se establece una cultura (el conocer del fluir de las reglas) en los equipos, terminan los miembros creándola por experiencias vividas denominándose así una cultura “de facto”, la cual en la gran mayoría de veces, no es benéfica para la obtención de las metas propuestas.

Plan de Acción: es el organigrama de cada miembro del equipo. Una cosa son las reglas que todos deben cumplir, y otra cosa es qué debe hacer cada miembro. Cuando le doy al equipo el plan de acción claro, de quien debe hacer y cuando lo debe hacer, es fácil obtener compromiso de los miembros y empezar a trabajar.

Es importante desarrollar la estrategia del equipo lo cual hace referencia a el “como” se alcanzaran los resultados. Esto es una táctica y se debe desarrollar paso a paso sabiendo quien será el responsable, y qué sistemas se pondrán en ejecución para optimizar el trabajo.

Apoyar la toma de riesgos: es normal que algunos miembros del equipo tomen la iniciativa de asumir algunos riesgos. Estas personas y estos riesgos, después del análisis de la balanza, deben ser apoyados. Los que no cometen errores de este tipo (toma de riesgos), son a los que no se les debería entrenar mas, o a los que se les debería inculcar tener la iniciativa de hacerlo. Se debe motivar a que cada miembro salga de su zona de confort y tome riesgos. La inseguridad que esto produce debe ser reconfortada con positivismo independiente del resultado (esto es altamente debatible a gran escala). Por eso los riesgos deben ser “riesgos calculados” y no sin fundamento. No es hacer por hacer. Es una manera conservadora de ser liberal.

La constante innovación en cualquier campo, hace ver al equipo lleno de color y no lo profundiza en el gris de la costumbre.

Todos incluidos e involucrados: cada miembro del equipo es responsable de estar involucrado y motivado, aunque el líder debe asumir que existirá falta de motivación en algunos, y debería trabajar también es este aspecto. Cada miembro del equipo debería estar dando toda su atención, esfuerzo y compromiso para lograr el 100% de compenetración con la cultura del equipo.

Esta sincronía y sinergia es el objetivo final de todo equipo.


Ahora, pregúntate en qué equipos estas verdaderamente involucrado y qué podrías hacer para optimizarlos.

Feliz semana.

No comments:

Post a Comment