Thursday, March 10, 2011

Orgullo letra por letra


Es Noche de Indios (Indian Night) en Hendersonville, Carolina del Norte, Estados Unidos, y un americano grande y fuerte esta disfrazado de indio apache con plumas y maquillaje al lado de una fogata enorme la cual no se ha prendido aun.

En el “auditorio“ o anillo de reuniones (council ring), un lugar a cielo abierto al lado del Lago Wolf cerca a un bosque natural, doscientos niños de todas las edades y de varios países, observan atónitamente a través de sus caras pintadas en honor a los apaches caídos, como este hombre se pasea alrededor del constructo de palos secos armados en el centro del anillo en forma de torre. En toda la temporada de verano, no se había oído tanto silencio (aunque suene paradójico). Solo se oían los pasos de Mr. Kussrow. Yo tenía 10 años, y estaba en silencio. Créanme que mantenerme a los 10 años en silencio era bastante difícil. Hoy lo sigue siendo, pero es diferente.

Cuando la tarde caía con el croar de los sapos “sabaneros” de Carolina del Norte y cuando el oleaje del lago pegaba delicadamente en las orillas, Mr. Kussrow empezó a cantar en lenguaje apache y su eco retumbaba en todas las esquinas de ese lugar majestuoso y lleno de mística. Como por arte de magia, y como si se hubiera invocado a los espíritus indios, una pequeña llama empezó a brotar del centro de la fogata y a medida que el canto se hacía más potente, el fuego empezaba a arder y mi corazón arrancaba a galopar lleno de emoción. Ese momento fue mágico. Ese momento fue el inicio de uno de los episodios que cambio mi vida. Hace ya 26 años.

En ingles, la soberbia y el orgullo se traducen ambos como “pride”. En español, el orgullo y la soberbia se pueden tratar como sinónimos pero yo no estoy de acuerdo. El orgullo es algo controlable y manejable e inclusive se puede emplear para esa satisfacción por haber cumplido una meta o un deber. El orgullo puede ser una “inflada de pecho” mesurada en aras a lo que uno representa, ya sea una acción o el lugar de donde uno viene o vive. La soberbia en cambio, es para mí una actitud negativa. Es sentirse mejor que otros independiente de la razón. Es no darse la posibilidad de ser mejor porque ya eres lo mejor que hay disponible. Ciego hacia dentro y por ende, ciego hacia fuera.

El principal matiz que las distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad.” (WP)

Todo esto viene a que Mr. Kussrow nos explicó aquella noche que había que tener “pride”. Pero no como soberbia sino como orgullo. Y no visto como la palabra únicamente, sino visto como un acróstico. Cada letra de la palabra “pride” significaba algo que ha sido crucial en mi vida y que lo he transmitido a muchas personas desde que tengo 10 años. Hoy lo quiero compartir con ustedes y acá va:

P.R.I.D.E.

P erseverancia (perseverance): es no rendirse. Es seguir luchando una vez hayas comenzado. Es no dejar las cosas hechas a medias por más utópicas que parezcan. Es saber que uno puede dar más y hacer todo lo posible para lograrlo sin importar lo difícil o imposible que sea. Es decidir seguir subiendo cuando estás en la mitad de una montaña en vez de agarrar el camino de regreso que al parecer es más fácil.

“La vida no es fácil para ninguno de nosotros. Pero ¿y qué? Tenemos que tener perseverancia y sobre todo confianza en nosotros mismos. Debemos creer que estamos dotados para algo, y que esta cosa, a cualquier costo, debe ser alcanzado.” – Marie Curie

R espeto (respect): hacia los demás y hacia ti. Todo empieza desde adentro y si no te respetas a ti mismo, no podrás respetar a los demás. Cada persona podría interpretar esto a su manera ya que cada quien utiliza el término de auto respeto de maneras diferentes.

“El respeto por nosotros mismos guía nuestra moral, y el respeto por los demás, guía nuestras costumbres” – Laurence Sterne

I niciativa (initiative): para hacer las cosas sin que te digan que hay que hacerlas. Para no esperar a que te den una orden o te pidan un favor sino hacerlo u ofrecerte a hacerlo por convicción propia. Es ver que algo está mal hecho y aunque no te corresponda, salir de tu camino para ayudar a que funcione bien. Es sacrificar algo tuyo por el bien quizás de otros. Algunas iniciativas no tienen un desenlace esperado, pero la satisfacción queda en la iniciativa como tal y en el aprendizaje del proceso. El resultado es secundario. Deseado más no definitivo.

“No se puede formar carácter ni valentía si se le quita la iniciativa y la independencia a los hombres.” – Abraham Lincoln

D eber (duty): es ser responsable. Es cumplir con lo que me ha tocado. Quizás nadie me lo ha dicho pero percibo que hay cosas que debo hacer. En el día a día existen millones de actividades que haces sin cuestionarte, pero si las dejas de hacer, seria bordear la irresponsabilidad y quizás el descaro. Como amigo, como esposo, como novio, como hijo, como hermano o hermana, como padre o como madre, tenemos unas responsabilidades implícitas que no podemos dejar de cumplir. Es nuestro deber hacer lo mejor que podamos en cada una de ellas.

“Solo conozco un deber, y ese es amar” – Albert Camus

E sforzarse (endeavor): es tratar. Es cambiar el chip del “no se puede” al chip de “voy a tratar”. En el mismo ejemplo de la montaña, es decir desde abajo que está muy alta y aun así, tratar de subirla. Es darse la oportunidad de poder cumplir, y no darse por vencido antes de iniciar el recorrido. Si el resultado no es favorable, seguro existirá el vaso medio lleno de donde se podrán extraer muchas cosas.

Esforcémonos a vivir de tal manera que cuando nos llegue la muerte, hasta el de la funeraria le de tristeza” – Mark Twain

Y ahí lo tienen. El acróstico de PRIDE que le oí a Mr. Kussrow en su discurso en 1984, cerca a una fogata en la mitad de un bosque, al lado de un lago y disfrazado de indio. Todos los días lo pongo en práctica y vivo la vida orgulloso de quién soy y de donde vengo. Un orgullo que va ligado a la perseverancia, al respeto, a la iniciativa, al deber y al esfuerzo.

FOTO: desde 1984 volví muchas veces al Campo de Verano en Carolina del Norte y puedo decir que crecí ahí y que tengo amigos de corazón que hice durante todos esos años. El ultimo año que asistí, que fué en el 2002, fui elegido jefe de tribu y aquí está mi foto en Indian Night. La misma ceremonia donde oí el discurso por primera vez.

No comments:

Post a Comment