Sunday, March 27, 2011

Cada Rey con su Corona... una visión del COACHING


Estoy en la mitad del Océano Atlántico, volando a 11500 metros de altura y a una velocidad de 9900 kms aproximadamente. Estoy a 6275 km de mi destino y volando a 900 kms/h espero llegar a Bogotá en unas 8 horas.

El motivo de mi viaje es sencillo, voy a sorprender a Gustavo. Se casa. Solo saben mi hermano, mis sobrinos y la futura esposa de Gustavo, mi querida Luisa. Mis padres y mis suegros tampoco saben. Es un momento emocionante. Las sorpresas positivas son siempre bienvenidas.

Si quieres saber quién es Gustavo: http://www.daccoaching.com/2010/06/una-leccion-de-vida.html

La gran sorpresa ha sido el Discurso del Rey. Si, la película ganadora de varios Oscars hace poco. Es un claro ejemplo de coaching, con otros temas que se podrían tratar en múltiples entradas en este blog.

Si no se han visto la película, pueden esperar a hacerlo para leer lo que les contaré, o si quieren pueden seguir leyendo y así cuando la vean, podrán sumar y restar todas mis palabras en paralelo con la mejor película del año.

Trataré, sin entrar en muchos detalles, explicar mi forma de cómo se ve esta película a través de los ojos de un Coach.

La definición de coaching es un “acompañamiento”. Es más fácil entender lo que NO es el coaching para comprender un poco más el término. El coaching no es una terapia, no es una tutoría, no es una clase, no es una consulta, no es una sesión de mentoring, y no es un tratamiento. No se parte de la base de una enfermedad ni de algo que está mal. Simplemente se inicia desde algo que se desea mejorar. Empezamos positivamente, siempre, así no lo creas.

El Coaching es un acompañamiento para llegar de un punto A a un punto B. El Coach acompaña a su coachee y por medio de múltiples herramientas, va del lado (y no en frente) de su coachee, haciéndole reaccionar a la mejor herramienta que tiene. Una herramienta que no tiene valor, una herramienta sin límites. Su propio ser. En pocas palabras, hace que su coachee aprenda de sí mismo y de todo su potencial. Pero cuidado, el coach no es un superhéroe y no es un recreacionista con pandereta y pitos gritando “vaaamos”, “tu puedes” y cosas así. El coach ante todo es sincero y es asertivo. Dice las cosas que se deben decir, pero sabe cómo hacerlo. Domina la técnica de oír a su coachee y por medio de preguntas poderosas va sacando todo lo que a lo mejor el coachee no sabía que llevaba dentro. Todos llevamos mundos maravillosos y deseos, llevamos actitud junto con aptitudes, y cuando nos damos la oportunidad que alguien nos ayude, la vida cambia de color. Todo brilla más.

El coachee inicia diciendo que está aquí (punto A) y que quiere llegar al punto B. Puede ser mejorar algo, puede ser lograr un objetivo, puede ser un viaje, puede ser dejar de hacer algo, pueden ser millones de cosas.

El Rey quería mejorar su discurso ya que tartamudeaba. Muchos pensarían que se trataría de una patología del lenguaje pero muchas experiencias pasadas en nuestra vida hacen que sean representadas en nuestra edad adulta. Esto no lo digo yo, esto ya está escrito.

Lo que si digo yo, es que aunque existan muchas opciones de coaching (coaching ejecutivo, coaching para emprendedores, coaching asistido por caballos, coaching en salud, para deportistas, para adolescentes, para parejas y francamente para quien sea), siempre (y me atrevo a decir siempre) el coaching tendrá una dosis elevada de “ser algo PERSONAL”. Cualquier tipo de coaching tendrá un componente personal que es crucial. En el fondo, todo está dentro de nosotros. Que más personal que eso.

Para mí como coach, el coaching también es una fragmentación. Es descomponer el gran dibujo de la vida en múltiples dibujos pequeños que vistos en conjunto, forman la gran imagen. Ejemplo claro y que muestro a mis coachees es el cuadro de Salvador Dalí, Galatea de las Esferas. Por favor véanlo y entenderán lo que digo.

De vuelta a la película, todo lo que les acabo de contar, se ve bastante claro.

Existe una relación, sin darle importancia al cargo, donde se crean unas condiciones de “juego” inicialmente y por medio de preguntas, se va indagando en el pasado del Rey hasta encontrar de donde viene su problema, y poder así crear una noción de conciencia para empezar a trabajar desde ahí. En la película no es tan fácil, ya que el Rey, como muchas personas, encierra muy profundamente lo personal y no lo deja salir con facilidad. Pero una vez se hace, es una carga menos, es una experiencia liberadora. Nuestra mente nos esconde muchas cosas y nos hace creer que todo va bien pero cuando reaccionamos algunas veces de maneras inapropiadas aun nos preguntamos “por qué”. Pues las respuestas están dentro de ti. Y la verdadera pregunta es “para que”.

Es completamente cierto, y en la película lo dice, que el impedimento para hablar del Rey es un problema mecánico, y podría verse como un problema de superficie. Tal vez, al calmar las aguas de la superficie existe algún alivio temporal, pero si el problema viene de abajo, será cuestión de tiempo para que se alborote el agua de nuevo. En nuestro interior existen vivencias y experiencias que nos marcan. Sabiendo cómo encontrarlas es una destreza que todos tenemos, pero si requiere algún tratamiento adicional, ya corre en manos de personas experimentadas como psiquiatras o psicólogos. Créanme que si ellos solo vieran personas “locas” (como una gran parte del mundo lo piensa), su consulta estaría repleta de pacientes ya que todos lo estamos. Unos más que otros y unos más reconocidos que la mayoría. Unos estructurados y otros no. Pero estamos locos y nos gusta. Solo que no lo aceptamos. Estamos locos por sacar lo mejor de nosotros para nuestro bien y el bien de quienes nos rodean. Que dulce locura.

El coach debe saber sus límites. Debe saber cuando pasa de un acompañamiento a una terapia. El coach debe saber cuándo se sale de las manos la sesión y cuando es necesario que un profesional en otra área colabore en lograr la llegada a ese punto B. Esto es de suma importancia.

Cómo se ayuda el coach para ver todo esto?

El coach te lee desde que entras hasta que sales de la sesión. El coach se basa en intuición y moldea la sesión con sus preguntas. El coach lee tu cuerpo sin necesidad de oír palabras. El lenguaje no verbal es más importante y más comunicativo que las palabras del lenguaje verbal. Pero el tono de la voz, las pausas, la forma en que gesticulas y en que tu cuerpo se muestra cuando estas comunicando, es lo que te revela.

El Coach usa herramientas que van desde preguntas poderosas hasta ejercicios, desde imágenes y fábulas pasando por cuentos e historias y terminando en grandes narraciones con mucho significado. El coach te acompañará a que viajes cómodamente, pero así no será todo el trayecto. Habrá momentos en que quizás no te sientas tan cómodo y creas que la carga emocional es monstruosa. Ese momento en que quieres renunciar, ese momento que Collin Firth interpreta tan bien en la película, ese es tu punto de quiebre. Esa es tu perseverancia puesta a prueba. Ese es el momento en que respiras profundo, o que lloras, o que caes en cuenta que siempre llevabas esa energía positiva por dentro tuyo. Desde ahí, la vida se ve con otros ojos.

El coaching es enriquecedor para el coach y para el coachee. Es una sensación gratificante, de humildad, de volver a ser esa persona que siempre has sido pero que por situaciones de la vida, te habías olvidado que eras. Tu mismo te habías puesto un vendaje y tú mismo serás quien se lo quite para volver a ver.

El Discurso del Rey es una excelente película para los que son coach ya que ilustra de manera excelente lo que es en crudo esta forma de lograr objetivos. Es una película que te muestra que el coaching te optimiza, te cataliza hacia una mejor persona. Te libera de ese peso que crees no tener y te hace vivir más intensamente. Que intensidad tan sutil.

El coaching te hace entender que el presente es el único momento que se puede vivir de verdad. El pasado ya lo fue y el futuro ya vendrá. Difícil entenderlo pero no imposible. Si vives el presente con intensidad, el pasado solo te traerá enseñanza y el futuro no te pre-ocupara. Vivirás el día a día intensamente, sin esperar nada a cambio, ilusionado de estar presente en un día más de tu propia película.

El coaching no te ordena ni te obliga, el coaching no te forma ni te rige por leyes. El coaching es reversible, no es un camino de una sola vía. El coaching es una opinión externa a una situación interna. El coaching es destaparte, es fragmentarte, es entenderte y es ilusionarte con ser mejor cada segundo. Ante tus ojos, no los ojos de los demás.

Entonces solo queda preguntarte si estás listo para recibir coaching? Solo tienes que quererlo. Y habrá millones de coaches esperándote. Escoge bien, sabiendo que si no hay empatía o rapport, no habrá coaching.

Vive la vida intensamente. Solo hay una. Vuélvete Rey en tu mundo y prepárate para lo que venga. Desde un objetivo sencillo hasta una guerra con un país vecino (lo digo por la película ya que las guerras pasaron de moda y son desagradables en todo sentido.)

Date una oportunidad con el coaching, o date una oportunidad con DaCoaching. Vale la pena.

Quiero dejarles el link de una de las entradas en el blog de mi buen amigo y compañero de varias batallas, Adolfo Zableh. Una persona que en esta entrada es protagonista y que tiene una tartamudez digna de Rey. Me enorgullece considerarme su amigo.

http://www.lacopadelburro.com/2011/03/el-discurso-del-rey.html

(link autorizado por el autor)

2 comments:

  1. Me llama poderosamente la atención la parte de:
    "preguntas poderosas va sacando todo lo que a lo mejor el coachee no sabía que llevaba dentro",
    ... y lo hace, por que me parece -con temor de equivocarme- de una descripción del método socrático de la mayeutica, que a pesar de su efecto como potenciador del razonamiento, ha sido criticado frecuentemente como "agresivo".
    Eso me lleva a preguntarme si el Coaching, usa el método como tal o lo supera, quitando su efecto intimidador lo cual seria genial.
    Excelente película, excelente post.

    ReplyDelete
  2. Nelson, el coaching nace de Socrates y su mayeutica. La busqueda del "inner self" por medio del empleo del dialogo con el fin de alcanzar la verdad es lo que el coach hace por medio de preguntas poderosas. No lleva a la persona de la mano sino que lo acompaña sacando lo mejor que tiene. Un abrazo grande y gracias por tu comentario.

    ReplyDelete