Tuesday, December 28, 2010

Instrucciones para las resoluciones


Se acabó el año. La balanza del 2010 ya está plasmada en tu cabeza y en tu corazón. Lo más emocionante de todo, es que un año completo inicia en un par de días. Por esta época, lo que más se oye son las resoluciones para el próximo año. Así como escribí que en Navidad la gran mayoría de personas cambian hacia una actitud más benévola en estas fechas y después se devuelven a su estado basal, las resoluciones del próximo año se desvanecen de la misma forma.

Esto no tiene porque ser así. Si te acostumbraste a decir “el próximo año voy” o “el próximo año seré” o “el próximo año lograré o dejaré”, y cada año te vez en la misma situación, pues no pasa nada. Este podría ser el año para romper con esa tendencia. Depende de ti.

Establecer metas y propósitos a manera de palabras que dices al viento solamente te hace sentir orgullo de manera momentaria. Esas palabras necesitan un plan de acción. Por eso, después de leer un capitulo muy apropiado e interesante, escribo estas palabras a manera de pequeño manual de consulta rápida para lograr que tus resoluciones de fin de año, se conviertan en realidad. De nuevo, depende de ti pero “lo que bien empieza, bien acaba.”

Lo primero que puedo decir es que se debe dejar de ver las metas de manera romántica y se les debe poner piernas y pies para bajarlas a un nivel terrenal. Yo también deseo millones de cosas y quiero hacer miles de viajes y aventuras interoceánicas, pero para el 2011, las metas deben ser en una palabra: sensatas. De aquí partimos. Puedes querer subir al Himalaya en patines, y no es imposible, pero se debe visualizar con claridad y aplicar ciertas pautas para que verdaderamente se hagan realidad. Las “macrometas” necesitan un planeamiento a grande escala. Para subir al Himalaya, a pie o en patines, necesito de miles de horas de entrenamiento, el tiempo para hacerlo, las ganas, el valor, el apoyo, los recursos económicos y un sinfín de ítems que debo cumplir y quizás al pensarlo con sensatez, no será un logro en el 2011, sin querer decir que algún día no lo podré hacer.

Una vez tengas listas tus resoluciones de fin de año, fragmenta tu lista y prioriza las metas. Si has escrito un total de 5 o de 20, simplemente enuméralas en el orden que te gustaría verlas concretadas.

Existen 10 puntos que debe cumplir tu meta o tu propósito principal. Me paso a hablar en singular ya que espero que hayas escogido tu resolución o meta principal para el 2011 y así la podremos usar como piloto. Las demás metas pueden ser analizadas después que sepas como es el recorrido en este viaje que te llenará de ilusión y satisfacción una vez lo hayas logrado.

Para que una meta pueda alcanzarse es necesario que sea:

Especifica. Entre más concreta mejor. Si tu deseo es “estar en forma” en el 2011, entonces concreta qué significa “estar en forma”. Cuántos kilos debes bajar o aumentar? El cerebro funciona con órdenes y al ser más palpables o más concretas el enfoque es más nítido.

Cuantificable. Tu meta se debe poner en unidades mesurables. Si tu deseo o meta es dejar de fumar, se debe establecer si se quiere dejar de fumar del todo, o si vas a reducir la cantidad de cigarrillos al día, a la semana, o al mes. Si vas a iniciar un plan de ejercicio debería tener un horario concreto. De nuevo, tu mente es más potente cuando esta ordenada. Dile a tu cerebro exactamente qué y cuánto y así el entenderá con mayor claridad tu propósito.

Alcanzable y atractiva. Esto lo mencioné con el ejemplo del Himalaya. Fragmenta tus metas y aférrate a las que verdaderamente son palpables para desarrollar en este año. Aquí es importante caer en cuenta que muchas personas ven que otros logran realizar metas y se miden con una vara ajena. Esto es un arma de doble filo. El simple hecho que mi amigo o vecino lo pudo hacer me puede servir como motivación o como obstáculo. Tu meta te debe convencer a ti no más y el logro de la misma es para tu satisfacción, no para la satisfacción de otros. Si tu meta no es lo suficientemente atractiva, seguramente te faltara motivación para cumplirla.

Realista y razonable. De nuevo el ejemplo del Himalaya. Entra en juego la priorización de tus objetivos. Las metas muy amplias tal vez se ven más distantes y por eso es necesario tomar las que están enfrente tuyo y que verdaderamente te tengan convencido de que eres capaz de cumplir. Ser realista no significa limitarse pero primero gateo, después camino y por ultimo corro.

Alcanzable en un tiempo determinado. Esta es para mí la más importante y reúne que sea específica y además medible o mensurable. Cuando te pones límites de tiempo, estas forzándote y poniendo presión sobre tus acciones. Si quiero bajar de peso, me debo preguntar cuánto peso y en cuánto tiempo quiero bajarlo. Aquí una ayuda extra son los eventos que ya tienes planillados para el año como matrimonios o viajes familiares o el verano entrante. Para tal evento o para el verano entrante, quiero ponerme este vestido (ponle talla para ser aun mas especifico) o quiero estar con la musculatura definida para cuando llegue la época del mar y la playa. Tu meta debe estar ligada al tiempo. Así llevas algo de presión “positiva”.

Emocionante. Visualízate logrando tu meta. Mírate al espejo y siente que tienes puesto ese vestido o tienes tu musculatura definida. Camina por la playa imaginariamente con tus músculos al aire, camina por el salón con tu vestido sabiendo que las personas te están mirando y quedando boquiabiertos. No lo hagas por ellos, hazlo por ti. Emociónate con llegar a tu meta y será aun mas motivante lograrlo. Un consejo que obtuve de uno de mis libros dice que en este camino hacia tu meta final, utilizar autorecompensas por micro metas es saludable. Si vas a bajar 10 kilos en 12 meses, y te has puesto la micrometa de haber bajado la cantidad que te propusiste al tercer mes, pues ese día recompénsate de alguna manera. No bajes la guardia que el camino es largo. Las tentaciones están listas para atacar. Ten cuidado con ellas.

Natural. La meta debe ser coordinada con tu entorno tanto personal como social y laboral. No puedes bajar 20 kilos en una semana con “la dieta del arroz” porque simplemente no es sano. No puedes subir al Himalaya en patines pasado mañana. Es cuestión de lógica. No hay afán de lograr tus metas. Se debe lograr de manera natural y no forzada. Tu mismo impones las condiciones, y una vez puestas, harás lo posible para cumplirlas.

Comprensible. Esta sí que es importante aunque será siempre tu talón de Aquiles. Cuántas veces no te lanzas a decir tu propósito durante la cena de fin de año y dices que para el año que viene vas a sacar un máster en energía cuántica o un postgrado en bifurcación de caminos de piedra y lo primero que obtienes son miradas raras, comentarios a destiempo, opiniones no solicitadas, experiencias de porque si o porque no? Es importante pedir y aceptar consejos, pero también es importante informar de tus acciones. El apoyo que recibes es crucial en el logro de tus metas. Serás cuestionado pero tu determinación va ligada a la fortaleza que tendrás para pasar este obstáculo primario que te ponen las personas que mas quieres. Algunas personas lo hacen inconscientemente pero otras lo hacen por envidia o recelo de no poder lograr eso que tú has decidido iniciar. Tu intuición valdrá oro en esta etapa. Úsala con mucho cuidado.

Firme. Esta es la prueba de oro. Te sientes muy valiente y preparado a dar tus metas y crees que todo será un gran corredor con tapete rojo, aplausos y sonrisas. Debes estar preparado para lo peor y debes dar la pelea lo que más puedas con el fin de lograr tu meta. El fracaso o la sensación de fracaso esta “a la vuelta de la esquina” y puede llegar en cualquier momento. Desistir en cumplir tu meta no será fácil y no debe verse como un fracaso sino como una etapa más en el camino del logro de una meta mayor. Claro ejemplo de verle lo positivo a lo negativo. Uno es firme y aguanta las adversidades del proceso y está consciente todo el tiempo en que tarde o temprano llegarán. Claro está que si verdaderamente están causando alteraciones emocionales, el simple hecho de desistir podría ser la opción más sana. No hay que esperar a que sea otro fin de año para volver a empezar. “Acepta tu naturaleza y el hecho que fracasarás de vez en cuando. Pero no veas el fracaso como una excusa para persistir con un habito que te aleja de la meta.

Ahora con tus pensamientos sintonizados en clarificar la meta, y después de realizar la lista de chequeo con los 9 puntos previos, es hora de hacerte unas preguntas. Concreta entonces la meta en un papel, escríbela, léela un par de veces en voz alta, y pregúntate:

Es una meta especifica?

Puedo medir la meta? Puedo saber cuándo lo he logrado?

Es alcanzable mi meta o es utópica?

Es realista?

Contempla mi meta el componente del tiempo?

Estoy entusiasmado con el recorrido hacia la meta?

Es natural esta meta para mí?

Incluye esta meta las personas clave en mi vida?

Estoy preparado para encaminarme hacia la meta sabiendo de los altibajos del camino?

Para finalizar, escribir o decir las metas en la cena de fin de año es un primer paso. Para terminar un proceso hay que empezar y este es un buen comienzo. El segundo paso es analizar la meta y ver si verdaderamente es esa la que quieres lograr. Después, fragmenta la meta y realiza tu plan de acción. Mantenerse en el camino rocoso con la cabeza en alto es el siguiente paso critico antes de llegar al gran premio. Cuando llegues a él, la satisfacción será enorme y sentirás la sensación indescriptible del deber cumplido.

Aprovecha el mito de la fuerza de voluntad. Ese empujoncito que tu subconsciente te da cuando vas tropezándote con obstáculos y quieres botar la toalla. Cree en que este mito existe, vuélvelo una realidad y cree en tu fuerza de voluntad. Será un aliado enorme.

Para todos un 2011 lleno de pensamientos positivos que se puedan convertir en acciones llenas de satisfacción y buena energía. Un año lleno de metas cumplidas y lleno de sueños e ilusiones que poco a poco se irán concretando. Un año lleno de paciencia para aceptar lo inaceptable y para sacarle lo positivo a lo negativo como si exprimieras un limón para hacer la limonada más espectacular que jamás te hayas tomado. Un año donde los pequeños detalles se conviertan en grandes emociones y donde tus acciones generen contagio de buena vibra. Mucha risa para el 2011, mucha aceptación y sobre todo, mucha gratitud. Nunca sobra.

De parte de todo el equipo de DacCoaching…FELIZ AÑO.

Apartes del capítulo Un plan de acción efectivo del libro CPD. 2007

1 comment:

  1. gracias, es posible adelantar los proyectos del nuevo año con una mente clara y focalizada a la meta propuesta.

    ReplyDelete