Tuesday, December 28, 2010

Instrucciones para las resoluciones


Se acabó el año. La balanza del 2010 ya está plasmada en tu cabeza y en tu corazón. Lo más emocionante de todo, es que un año completo inicia en un par de días. Por esta época, lo que más se oye son las resoluciones para el próximo año. Así como escribí que en Navidad la gran mayoría de personas cambian hacia una actitud más benévola en estas fechas y después se devuelven a su estado basal, las resoluciones del próximo año se desvanecen de la misma forma.

Esto no tiene porque ser así. Si te acostumbraste a decir “el próximo año voy” o “el próximo año seré” o “el próximo año lograré o dejaré”, y cada año te vez en la misma situación, pues no pasa nada. Este podría ser el año para romper con esa tendencia. Depende de ti.

Establecer metas y propósitos a manera de palabras que dices al viento solamente te hace sentir orgullo de manera momentaria. Esas palabras necesitan un plan de acción. Por eso, después de leer un capitulo muy apropiado e interesante, escribo estas palabras a manera de pequeño manual de consulta rápida para lograr que tus resoluciones de fin de año, se conviertan en realidad. De nuevo, depende de ti pero “lo que bien empieza, bien acaba.”

Lo primero que puedo decir es que se debe dejar de ver las metas de manera romántica y se les debe poner piernas y pies para bajarlas a un nivel terrenal. Yo también deseo millones de cosas y quiero hacer miles de viajes y aventuras interoceánicas, pero para el 2011, las metas deben ser en una palabra: sensatas. De aquí partimos. Puedes querer subir al Himalaya en patines, y no es imposible, pero se debe visualizar con claridad y aplicar ciertas pautas para que verdaderamente se hagan realidad. Las “macrometas” necesitan un planeamiento a grande escala. Para subir al Himalaya, a pie o en patines, necesito de miles de horas de entrenamiento, el tiempo para hacerlo, las ganas, el valor, el apoyo, los recursos económicos y un sinfín de ítems que debo cumplir y quizás al pensarlo con sensatez, no será un logro en el 2011, sin querer decir que algún día no lo podré hacer.

Una vez tengas listas tus resoluciones de fin de año, fragmenta tu lista y prioriza las metas. Si has escrito un total de 5 o de 20, simplemente enuméralas en el orden que te gustaría verlas concretadas.

Existen 10 puntos que debe cumplir tu meta o tu propósito principal. Me paso a hablar en singular ya que espero que hayas escogido tu resolución o meta principal para el 2011 y así la podremos usar como piloto. Las demás metas pueden ser analizadas después que sepas como es el recorrido en este viaje que te llenará de ilusión y satisfacción una vez lo hayas logrado.

Para que una meta pueda alcanzarse es necesario que sea:

Especifica. Entre más concreta mejor. Si tu deseo es “estar en forma” en el 2011, entonces concreta qué significa “estar en forma”. Cuántos kilos debes bajar o aumentar? El cerebro funciona con órdenes y al ser más palpables o más concretas el enfoque es más nítido.

Cuantificable. Tu meta se debe poner en unidades mesurables. Si tu deseo o meta es dejar de fumar, se debe establecer si se quiere dejar de fumar del todo, o si vas a reducir la cantidad de cigarrillos al día, a la semana, o al mes. Si vas a iniciar un plan de ejercicio debería tener un horario concreto. De nuevo, tu mente es más potente cuando esta ordenada. Dile a tu cerebro exactamente qué y cuánto y así el entenderá con mayor claridad tu propósito.

Alcanzable y atractiva. Esto lo mencioné con el ejemplo del Himalaya. Fragmenta tus metas y aférrate a las que verdaderamente son palpables para desarrollar en este año. Aquí es importante caer en cuenta que muchas personas ven que otros logran realizar metas y se miden con una vara ajena. Esto es un arma de doble filo. El simple hecho que mi amigo o vecino lo pudo hacer me puede servir como motivación o como obstáculo. Tu meta te debe convencer a ti no más y el logro de la misma es para tu satisfacción, no para la satisfacción de otros. Si tu meta no es lo suficientemente atractiva, seguramente te faltara motivación para cumplirla.

Realista y razonable. De nuevo el ejemplo del Himalaya. Entra en juego la priorización de tus objetivos. Las metas muy amplias tal vez se ven más distantes y por eso es necesario tomar las que están enfrente tuyo y que verdaderamente te tengan convencido de que eres capaz de cumplir. Ser realista no significa limitarse pero primero gateo, después camino y por ultimo corro.

Alcanzable en un tiempo determinado. Esta es para mí la más importante y reúne que sea específica y además medible o mensurable. Cuando te pones límites de tiempo, estas forzándote y poniendo presión sobre tus acciones. Si quiero bajar de peso, me debo preguntar cuánto peso y en cuánto tiempo quiero bajarlo. Aquí una ayuda extra son los eventos que ya tienes planillados para el año como matrimonios o viajes familiares o el verano entrante. Para tal evento o para el verano entrante, quiero ponerme este vestido (ponle talla para ser aun mas especifico) o quiero estar con la musculatura definida para cuando llegue la época del mar y la playa. Tu meta debe estar ligada al tiempo. Así llevas algo de presión “positiva”.

Emocionante. Visualízate logrando tu meta. Mírate al espejo y siente que tienes puesto ese vestido o tienes tu musculatura definida. Camina por la playa imaginariamente con tus músculos al aire, camina por el salón con tu vestido sabiendo que las personas te están mirando y quedando boquiabiertos. No lo hagas por ellos, hazlo por ti. Emociónate con llegar a tu meta y será aun mas motivante lograrlo. Un consejo que obtuve de uno de mis libros dice que en este camino hacia tu meta final, utilizar autorecompensas por micro metas es saludable. Si vas a bajar 10 kilos en 12 meses, y te has puesto la micrometa de haber bajado la cantidad que te propusiste al tercer mes, pues ese día recompénsate de alguna manera. No bajes la guardia que el camino es largo. Las tentaciones están listas para atacar. Ten cuidado con ellas.

Natural. La meta debe ser coordinada con tu entorno tanto personal como social y laboral. No puedes bajar 20 kilos en una semana con “la dieta del arroz” porque simplemente no es sano. No puedes subir al Himalaya en patines pasado mañana. Es cuestión de lógica. No hay afán de lograr tus metas. Se debe lograr de manera natural y no forzada. Tu mismo impones las condiciones, y una vez puestas, harás lo posible para cumplirlas.

Comprensible. Esta sí que es importante aunque será siempre tu talón de Aquiles. Cuántas veces no te lanzas a decir tu propósito durante la cena de fin de año y dices que para el año que viene vas a sacar un máster en energía cuántica o un postgrado en bifurcación de caminos de piedra y lo primero que obtienes son miradas raras, comentarios a destiempo, opiniones no solicitadas, experiencias de porque si o porque no? Es importante pedir y aceptar consejos, pero también es importante informar de tus acciones. El apoyo que recibes es crucial en el logro de tus metas. Serás cuestionado pero tu determinación va ligada a la fortaleza que tendrás para pasar este obstáculo primario que te ponen las personas que mas quieres. Algunas personas lo hacen inconscientemente pero otras lo hacen por envidia o recelo de no poder lograr eso que tú has decidido iniciar. Tu intuición valdrá oro en esta etapa. Úsala con mucho cuidado.

Firme. Esta es la prueba de oro. Te sientes muy valiente y preparado a dar tus metas y crees que todo será un gran corredor con tapete rojo, aplausos y sonrisas. Debes estar preparado para lo peor y debes dar la pelea lo que más puedas con el fin de lograr tu meta. El fracaso o la sensación de fracaso esta “a la vuelta de la esquina” y puede llegar en cualquier momento. Desistir en cumplir tu meta no será fácil y no debe verse como un fracaso sino como una etapa más en el camino del logro de una meta mayor. Claro ejemplo de verle lo positivo a lo negativo. Uno es firme y aguanta las adversidades del proceso y está consciente todo el tiempo en que tarde o temprano llegarán. Claro está que si verdaderamente están causando alteraciones emocionales, el simple hecho de desistir podría ser la opción más sana. No hay que esperar a que sea otro fin de año para volver a empezar. “Acepta tu naturaleza y el hecho que fracasarás de vez en cuando. Pero no veas el fracaso como una excusa para persistir con un habito que te aleja de la meta.

Ahora con tus pensamientos sintonizados en clarificar la meta, y después de realizar la lista de chequeo con los 9 puntos previos, es hora de hacerte unas preguntas. Concreta entonces la meta en un papel, escríbela, léela un par de veces en voz alta, y pregúntate:

Es una meta especifica?

Puedo medir la meta? Puedo saber cuándo lo he logrado?

Es alcanzable mi meta o es utópica?

Es realista?

Contempla mi meta el componente del tiempo?

Estoy entusiasmado con el recorrido hacia la meta?

Es natural esta meta para mí?

Incluye esta meta las personas clave en mi vida?

Estoy preparado para encaminarme hacia la meta sabiendo de los altibajos del camino?

Para finalizar, escribir o decir las metas en la cena de fin de año es un primer paso. Para terminar un proceso hay que empezar y este es un buen comienzo. El segundo paso es analizar la meta y ver si verdaderamente es esa la que quieres lograr. Después, fragmenta la meta y realiza tu plan de acción. Mantenerse en el camino rocoso con la cabeza en alto es el siguiente paso critico antes de llegar al gran premio. Cuando llegues a él, la satisfacción será enorme y sentirás la sensación indescriptible del deber cumplido.

Aprovecha el mito de la fuerza de voluntad. Ese empujoncito que tu subconsciente te da cuando vas tropezándote con obstáculos y quieres botar la toalla. Cree en que este mito existe, vuélvelo una realidad y cree en tu fuerza de voluntad. Será un aliado enorme.

Para todos un 2011 lleno de pensamientos positivos que se puedan convertir en acciones llenas de satisfacción y buena energía. Un año lleno de metas cumplidas y lleno de sueños e ilusiones que poco a poco se irán concretando. Un año lleno de paciencia para aceptar lo inaceptable y para sacarle lo positivo a lo negativo como si exprimieras un limón para hacer la limonada más espectacular que jamás te hayas tomado. Un año donde los pequeños detalles se conviertan en grandes emociones y donde tus acciones generen contagio de buena vibra. Mucha risa para el 2011, mucha aceptación y sobre todo, mucha gratitud. Nunca sobra.

De parte de todo el equipo de DacCoaching…FELIZ AÑO.

Apartes del capítulo Un plan de acción efectivo del libro CPD. 2007

Sunday, December 19, 2010

El deseo de la Cosquilla Fría


No es ningún misterio. Llego la Navidad y las fiestas de fin de año. Lo que siempre me ha parecido intrigante es entender el cambio en las personas en estas fechas. Una gran cantidad de personas en el mundo altera su patrón del 92.3% (calculé 48 semanas) del año y en el 7.7% del mismo año (las 4 semanas de todo lo relacionado a navidad y fin de año aproximadamente), son más amables, más queridos, se les ilumina el corazón, se adoran hasta con sus más feroces enemigos, se dan regalos cuando el resto del año se han insultado o inclusive no se han hablado. Una especie de hipocresía navideña. Ya pasado todo, y aproximadamente a partir de la segunda semana de Enero, todo vuelve a la normalidad.

He querido empezar algo crudo esta publicación del blog sin ánimos de atacar a las personas que caen en esta tendencia, pero con el ánimo de despertar un cambio para el resto del año. La navidad y todo lo positivo que trae es como deberíamos vivir el resto del año.

Cómo vives tú la navidad? Qué pasa en tu círculo más cercano? Familia, amigos, esposa, hijos? Seguramente todo se vuelve mejor, todo es más bonito, todo es más alegre, el corazón late con mas fé, la palabra esperanza renace en todo sentido. Los besos son más apasionados, los abrazos más fuertes, el perdón más profundo, el feedback es mejor aceptado, las criticas son tomadas sin rencor, y en cada uno de nosotros reina una sensación de equilibrio emocional que no se siente el resto del año. Para qué pasará esto? Qué hace que seamos diferentes el resto del año?

Si han caído en cuenta, no pregunto por qué somos diferentes en Navidad y año nuevo sino, por qué somos diferentes el resto del año?

Si logramos incorporar esta actitud tomada durante la vivencia de la navidad, y la logramos extender al resto del año, creo que lograríamos un nivel más alto en emocionalidad y a su vez, un paso más en la escalera de la tranquilidad y la homeostasis sentimental. Debemos estar agradecidos por lo que tenemos y aunque cada quien vive este época a su manera, porque es libre de hacerlo, la gratitud es la condición sine qua non. Y así debe ser todo el tiempo, no solo para Navidad.

Ahora, es necesario ser realistas. Es necesario ver los problemas y las aflicciones que no dejarán de existir, pero qué hacemos nosotros para ayudar a que el resto del año sintamos que todavía se puede hacer algo para mejorar? Existe gente muy necesitada, gente a quien varios factores los tienen sin techo y sin comida, millones de personas en el mundo que esperan que llegue la navidad para recibir ya que no pueden dar. Nosotros deberíamos dar todo el año sin esperar recibir. Pero no se necesita ser físico cuántico para saber que al dar, ya estamos recibiendo. Recibimos esa sensación que no logro poner en palabras, esa cosquilla fría que recorre el cuerpo cuando uno hace feliz a otro. Enseña a reír a los demás, enseña a gritarle a los 4 vientos como disfrutar de las cosas más simples, vive tu vida con ese cosquilleo permanente. Seguro serás recompensado, algunas veces sin saberlo.

Hace poco recibí un mensaje por el teléfono que me llamó la atención y lo reenvié a mis contactos. Solo esas palabras, que no sé quien las escribió, pero que llegan al celular de mis contactos, hacen un cambio en la otra persona por ese instante que lo leen. Algunos agradecen, otros sienten el agradecimiento, otros lo ignoran, otros seguro dirán que les aburre leer esos mensajes pero la recompensa mía es justamente al momento de enviarlo. Cuando lo envío, es ahí donde esta mi felicidad, es en ese momento donde esta mi sensación de cosquilla fría. Mi deseo de Navidad para todos es una cosquilla fría permanente. Ese frio delicioso, ese frio emocionante, ese frio que le para a uno los pelos y hace que uno emane un suspiro de satisfacción. Hasta el más “Mr. Scrooge” lo ha sentido. De eso estoy seguro.

Les mando el mensaje del celular a todos los seguidores de DacCoaching y a todos los que leen este blog esperando causar en todos un deseo de cosquilla fría permanente el resto del año. Les deseo la capacidad de valorar todo con actitud positiva y saber enfrentar la problemática que seguro vendrá, con un corazón fuerte y una capacidad de decisión llena de sensatez y responsabilidad.

El mensaje dice:

“No te tomes la vida tan en serio, acuérdate que somos lo que pensamos. Baila, besa, relájate, diviértete, y se feliz. Hoy es el día internacional de la gente hermosa como tú. Para mi eres una persona especial, vive feliz. Piensa en que cada 60 segundos que tú pases enojado, angustiado, mal, es un minuto de alegría que no volverá. Mi mensaje hoy es que si la vida es corta, entonces rompe las reglas de la emocionalidad y el protocolo, perdona rápidamente, besa suavemente, abraza mucho, ama de verdad, expresa tu amor a las personas, ríete sin control, y nunca, nunca te arrepientas de hacer sonreír a los que te rodean. Los voy a extrañar de corazón…abrazos espichados.”

Me llegó este mensaje en Navidad, pero se los mando a todos para que lo pongan en marcha todos los días.

Me parte el corazón ver tanta gente en mi país sufriendo por las condiciones climáticas. Me duele ver que se manejan tantas ayudas de manera irregular y me duele sentir en unos minutos, la desolación y la tristeza de las mujeres, niños, padres, esposos que están pasando por estos momentos tan difíciles. Es más fácil ver los toros desde la barrera y por eso les pido a todos que verdaderamente hagan lo posible para ayudar a la medida que puedan, a esta gente que seguro ha perdido todo lo material, pero que aun no pierde la ilusión. Porque así somos los Colombianos, fuertes de ilusión. Estiremos nuestra mano cada vez que veamos que alguien la necesita. Si la toman, date por aludido, si la rechazan, no insistas, la decisión no depende de ti. Tú ya diste el primer paso en ofrecer tu mano. Se necesitan dos para bailar tango como dice el dicho.

Si existe alguna explicación lógica para que este tipo de sufrimiento este siendo vivido por estas personas, es que nos debemos unir para ayudar. Debemos irradiar pensamientos y acciones positivas con nuestras decisiones. No solo de palabra.

“Hold my hand” es el nuevo sencillo de Michael Jackson junto con Akon. Los invito a ver este video y a entender su significado. Vale la pena. Y así como el mensaje del celular, esta canción va encaminada a motivarlos a buscar de nuevo la cosquilla fría que viene con la satisfacción de dar. Desde una sonrisa, pasando por un beso, un abrazo, tu mano o tus acciones.

A continuación esta el link pero advierto que DacCoaching no tiene intereses en la publicidad que se muestra al inicio del mismo: http://www.youtube.com/watch?v=-oCCnxBos10

Es entonces el deseo de Juancho Daccach y todo el equipo de DacCoaching, desearles una Feliz Navidad y además desearles que logren inculcar estos sentimientos de estas épocas el resto del año, el que sigue y ojala el resto de la vida. Vale la pena. La vida se ve con otros ojos cuando uno da sin esperar recibir.

Ahora llama o escríbele a la primera persona que te imagines y deséale una Feliz Navidad. Prende tu vela de gratitud, enciende tu luz de positivismo, irradia el calor de la buena vibra para que la cosquilla fría, no deje de existir.

Wednesday, December 8, 2010

El Significado de la Personalidad


Acabo de leer que la palabra “personalidad” viene de la palabra “persona”. Gran cosa. Puede sonar obvio, lo sé, pero en el fondo, existe algo aun mejor y no tan obvio. Uno de esos pequeños grandes detalles que a su vez son muy interesantes. La palabra “persona” viene de los actores de teatro de la Grecia antigua y significa “mascara”. Cuando alguien dentro del teatro o en las diferentes celebraciones llevaba la persona puesta, era eso, una máscara con el sonido detrás. Per-sona.

La personalidad viene de la palabra “persona”, de la palabra “mascara”.

Esto me llevó a pensar y a frenar en el camino de mi propio pensamiento ya que me pregunté que cómo era posible que la personalidad fuera una máscara? Pues así parece según varios autores que dicen que toda personalidad, ya sea buena o mala, es falsa. Entonces si la personalidad es falsa, y esto basado en que la personalidad es una máscara, me hace cuestionar qué es lo que va detrás de esa mascara?

Y después de una buena caminada hablando sobre esto, trate de llegar a la conclusión que es el la esencia de cada persona lo que nos hace únicos. Esta es la que va debajo de nuestra personalidad. La esencia es única per se, es nuestra huella digital en este mundo, es nuestro diferenciador. Cómo nutrimos nuestra esencia o cómo la hacemos más fuerte depende de cada uno de nosotros. Nuestra personalidad, o lo que otros ven de nosotros es simplemente una fachada.

Cada uno decide si quiere mostrar su esencia, pero partamos de la base que la gran mayoría de personas jamás se han preguntado: primero si tienen esencia, y segundo, cuál es la esencia que los caracteriza.

Asimismo me puse a pensar sobre el carácter y me queda la duda si el carácter forma parte de la personalidad o si el carácter forma parte de la esencia. No he podido lograr una respuesta que me llene por completo pero lo que si sé es que cada uno debería tratar de emprender el viaje a buscar su esencia y con esto, en ese fabuloso viaje, seguro llegaran características (del carácter) como nuestra misión en la vida y nuestro propósito. Suena muy banal o puede sonar muy superficial pero son preguntas que no nos hacemos en una vida muy corta que vivimos. Una vida que se va en pocos segundos y hasta donde yo sé, no tiene vuelta atrás. Todo lo que hacemos, en la tierra se queda, no nos llevamos nada.

Cada día fortalecemos nuestro carácter con situaciones buenas o no tan buenas y cada día damos un paso más a encontrar nuestro propósito en la vida. Algunos dejamos de existir sin saber si lo encontramos y otros dejamos de existir convencidos que si lo hicimos. Pero quien es el único que sabe? Tu mismo.

Cuando decimos que algo es esencial es que es primordial, es básico en el sentido en que se necesita para continuar. No sé como muchos continúan sin saber su esencia o sin tratar de encontrarla. Pero esto es decisión de cada cual.

La vida es un panorama diferente si sabemos o nos convencemos que sabemos cuál es esa esencia por la que damos cada paso en la mañana. Al tratar cada día de fortalecer y nutrir nuestra esencia, aparece en el camino de la búsqueda de nuestro propósito el carácter como tal. Este se gana viviendo, se gana perdiendo así suene paradójico y se gana al saber aprovechar lo ganado. Perder definitivamente si es ganar un poco, si sabemos cómo. Cada día tendremos fortalecido el carácter y la esencia con simplemente respirar. Seremos más fuertes sacándole el provecho a todo y aprendiendo del proceso.

De nuevo, no es obligatorio mostrar nuestra esencia a la gente que nos rodea ya que seguro lo que esta gente ve y comentara será sobre tu personalidad. Esta seguramente seguirá siendo una sencilla o no tan sencilla máscara. Pero recuerda que no importa lo que gente a tu alrededor piense de ti. Tú llevas el control. Tú muestras lo que quieras pero lo importante es que estés en paz contigo.

Las mascaras pueden usarse de muchas formas. Para esconderse, para sentirse mas cómodo al realizar ciertas actividades, para no ser reconocido al hacerlas, por diversión o simplemente por obligación a hacerlo ya que sin ellas, no puedes ser la persona que quieres ser. De nuevo la palabra persona y la palabra mascara en la misma frase. Interesante y a la vez impactante.

Cuánta gente no es la persona que demuestra ser? Cuánta gente no sufre día a día aparentando tener una personalidad que no tiene? Gente que seguro en la noche, cuando se acuestan con ellos mismos, son invadidos por un sufrimiento mental que llegará tarde o temprano.

No soy nadie para decirle a la gente que no use su personalidad, pero dejo entonces la duda de si es mejor que te conozcan por tu personalidad o por tu esencia.

Como estas más tranquilo tu al acostarte cada noche?

Sunday, November 21, 2010

La belleza del miedo


El miedo es un sentimiento que siempre ha estado presente. Ha sido el miedo el que ha llevado a personas, países y generaciones a atreverse a hacer cosas que pueden llevar o conllevar a grandes cambios. Negativos o positivos, pero grandes cambios. Quién niega que alguna vez haya sentido miedo o incertidumbre al tomar una decisión? Quién no le gustaría saber qué pasaría si hacemos esto o dejamos de hacer lo otro? Esa sensación, ese desorden mental momentario, esa pequeña somatización (aunque para algunos es mayor y mas manifiesta) es lo que yo defino como miedo. Seguro habrán definiciones mas técnicas.

Existen varias clases y subclases de miedo y tendrá algunas terapias especificas de cómo confrontarlo y como enfrentarlo. Pero de esto no quiero hablar.

Quiero hablar del concepto que se podría resumir de la siguiente manera: desde que estemos vivos, siempre tendremos un cierto miedo presente.

Será este miedo lo que nos llevará por el camino de nuestro verdadero propósito. Más aun, será nuestra decisión de cómo enfrentar estas situaciones miedosas o angustiantes lo que nos haga decidir en situaciones que a corto, mediano o largo plazo cambiaran el curso del camino de nuestra vida, acercándonos aun mas o alejándonos un poco (con una misión específica) a nuestro verdadero propósito ya planillado.

Robert Nesta Marley Booker, más conocido como Bob Marley ha sido quizás una de las personas que ha llevado a grandes cambios en todas las esferas. No quiero profundizar mucho en cada una de ellas ya que cada persona podrá interpretar la vida de Bob como quiera. Pero qué tiene que ver Bob Marley con el miedo? Bueno, yo escribo y ustedes interpretan o van pensando en paralelo si ustedes no sentirían miedo o angustia en estas breves instancias de una vida como esta.

Bob nació en la pobreza más absoluta en Nine Mile en Jamaica. Algunos dicen que nació profeta (porque leía manos a los 3 años) y otros piensan que fué un profeta en su tierra. Bob vivió en la pobreza y en la violencia de Jamaica (Trenchtown) donde creció y pasó su adolescencia y al pedirle que leyera de nuevo una mano simplemente dijo que ya no hacia eso, que ya era músico. Tenía 14 años y ya afirmaba su destino. Ya se proyectaba y visualizaba su propósito. Con un saldo en cero o hasta en negativo, trabajando de soldador, empezó la carrera del mayor exponente del Reggae jamás antes visto. Bob lograría adoptar ritmos crecientes de música africana y caribeña y adaptar el Ska Jamaiquino a lo que llamamos hoy en día Reggae. Fue su fundador y hoy su máximo exponente. Visualización y decisión con la incertidumbre de no saber si lo lograría.

Durante su carrera, difundió la religión Rasta alrededor del mundo. Lo hace adorando a través de su vida y obra musical al emperador etíope Hailee Salassee el cual es hijo de Ras Makonnen y a su vez, tenía como verdadero nombre Tafari Makonnen. De ahí que al Rey etíope se le llamara Ras Tafari y se adoptará su nombre a todos sus seguidores reconociéndolos como rastafaris. Bob Marley impulsó esta religión en todo el mundo hasta el día de hoy que cuenta con millones de seguidores. Desafiar la religión presente del momento y difundirla definitivamente requiere de devoción y creencia. Seguro dudó pero nuca se detuvo.

En cuanto a política (otro terreno que solo con su nombre infunde miedo), Bob Marley era un revolucionario de la PAZ queriendo llevar el mensaje de Paz Local y Paz Mundial a todas partes. Bob Marley como cualquier mortal, decidió apoyar a uno de los dos candidatos Jamaiquinos del momento ofreciendo un concierto gratis en el barrio más tenebroso y violento de Kingston y este se celebró llamándose Smile Jamaica Concert. Este concierto tenía ciertos visos políticos para muchos, pero Bob lo hizo para mermar la violencia y llevar Paz con su música. Realizo el concierto y un 3 de Diciembre, pistoleros entran a su casa y le disparan a Bob, a su esposa de momento y a su manager. Todos salieron con vida del atentado y Bob, dos días después estaba montado en un escenario cantándole a mas de 80, 000 personas a quien les mostro sus heridas fajadas. Después, en otro concierto unos años más tarde, logró unir a los dos candidatos del momento en Jamaica en un mismo podio y les levantó las manos junto con las de él en señal de paz y de unión. Los dos candidatos eran blancos.

Al final del concierto, (Bob) llama al escenario al primer ministro Manley y a su enemigo político Edward Seaga y les hacen estrecharse las manos frente a 100.000 personas. Por sus acciones de esta noche y su devoción ejemplar a la unidad mundial y la lucha contra opresión, Marley recibiría en junio la Medalla de la Paz de las Naciones Unidas en Nueva York, a donde dijo ir representando a 500 millones de africanos”

Y bueno, todo esto qué tiene que ver con el miedo a decidir o el miedo a hacer o no hacer las cosas? Pues quería darles un ejemplo de una persona, pobre, viviendo en medio de violencia, que prácticamente creó un género musical, revolucionó la política local, fue amenazado de muerte y abaleado, difundió un movimiento religioso y vendió y sigue vendiendo millones de copias de su música inclusive después de su muerte.

Pero Bob sí que le tuvo miedo a algo y se relaciona de nuevo con mi profesión como médico y como ortopedista.

Bob fue diagnosticado con melanoma. Este se presentó debajo de la uña de su dedo gordo de uno de sus pies. Como para Bob el futbol también era sagrado, en uno de sus partidos de futbol, su dedo sangro incontrolablemente. Fue diagnosticado con melanoma y la decisión fue amputar el dedo. Bob no quiso. Me imagino que esto le causó miedo y desafortunadamente se dejó llevar por la incertidumbre y la falta de creencia en la cura de esta enfermedad con la amputación. Bob decía que necesitaba su dedo para jugar al futbol.

Cómo me hubiera gustado estar ahí para convencerlo de creer y dejarse hacer la cirugía. En pocos años el melanoma (uno de los tipos de cáncer más agresivos y mortales) llegó a su pulmón y Bob murió en Miami el 11 de Mayo de 1981 cuando solo tenía 36 años. Solo 36 años. El melanoma no dá en raza negra, pero les recuerdo que Bob era mulato (hijo de Norval Sinclair Marley, un jamaicano blanco de clase alta y origen inglés, y Cedella ‘Ciddy’ Malcolm Booker, una mujer negra).

Bob, revolucionó al mundo con sus acciones (algunas positivas y otras negativas que cada cual puede encasillar como quiera) pero estoy seguro que sintió miedo y angustia.

Entonces lo importante no es el hecho de decir que no se siente el miedo, es tener el coraje para enfrentarlo y asumir las consecuencias.

“El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano.”

Nosotros sentimos miedo, sentimos angustia en cada momento de nuestras vidas. Este miedo puede ser consciente o inconsciente. Es nuestro psiquis y nuestra emocionalidad la que nos hacen manejarlo de manera equilibrada o no. Dominar el miedo constante es un arte y entonces el objetivo de este escrito, es impulsarlos en volverse artistas y saber reconocer el miedo, tener el plan de cómo manejarlo, no dejarse llevar por la angustia que este produce, decidir a conciencia y asumir las consecuencias. El miedo nos mueve en el constante cambio en que vivimos. El fatídico “que tal si” (what if) está metido como parte de nuestro lenguaje verbal y corporal. Siempre pensamos en lo que podría pasar si decidimos una u otra cosa.

Por eso mi gran conclusión es que podemos usar ese miedo o sensación de miedo para llevarnos a hacer grandes cosas volviéndonos artistas (y valga la redundancia) en el arte de dominar esa sensación angustiante y preocupante a que llamamos de esta manera.

El riesgo, ya sea a hacer o dejar de hacer, produce miedo. La decisión a tomar este riesgo produce aun más miedo por el resultado que es impredecible. El resultado, cualquiera que sea debe tener una enseñanza para extraer. La enseñanza debe ser difundida para aprender. El aprendizaje es continuo. Si aprendemos cada día, viviremos para siempre.

Y con este último párrafo termino esto comentándoles que lo que me llevó a escribir sobre este tema fue la frase de Bob la cual yo utilizo a diario: “ever living, ever fearful” (siempre vivo, siempre con miedo).

“Ser valiente no es decir que no se tiene miedo, es saber enfrentarlo y sacar sus conclusiones” (JD)

Cuáles son tus miedos? En qué momentos de tu vida sientes miedo? Cómo los enfrentas? Qué haces para no volver a sentirlo? Tu vida se alimenta exclusivamente de miedo? Es tu aliado o tu enemigo? Reconoces la diferencia?

Ahí les dejo la tarea.

Wednesday, November 10, 2010

Lo positivo de lo negativo

Lo que escribo hoy es el claro ejemplo de sacarle lo positivo a lo negativo. Demasiadas cosas y eventos en nuestras vidas no tienen respuesta y depende de nosotros qué tanto provecho podemos sacarle a estos momentos (así suene crudo y frio).


Existen momentos que son necesarios, y otros que nunca se ven venir.

Lo escribí anteriormente con el ejemplo de Gustavo y su forma de enfrentar la enfermedad (http://www.daccoaching.com/2010/06/una-leccion-de-vida.html). Ahora vuelvo y lo recalco gracias a lo que me ha enviado una gran amiga mía después de la muerte trágica de su primo.

Así como leíamos el fantástico relato de la paciente que encontró un nuevo significado a su vida después de un accidente completamente aterrador (http://www.daccoaching.com/2010/10/personas-que-marcaron-mi-viday-seguro.html), hoy publico un relato de una persona que ha elaborado el duelo de su primo y además ha sacado conclusiones que valen la pena compartir.

Quizás lo que más me impacto, y de esto también he escrito (http://www.daccoaching.com/2010/07/diciendo-adios.html) es que muchas veces uno se pregunta “porque” y no “para qué”. El “porqué” de las cosas casi siempre lleva a un juicio o a una respuesta sin fundamento y sin una verdad absoluta que es lo que todos creemos y queremos obtener. Al preguntarse uno “para qué”, es posible mirar más allá del problema. Es instalar inmediatamente una acción en nuestro pensamiento. Es abrir una cortina y ver mas allá de lo que tenemos enfrente.

No tuve el gusto de conocer a la persona que falleció, o que fue vilmente asesinado en las cercanías del Parque de la 93 en Bogotá hace poco. Mi amiga, su prima, ha tomado esto como una heroína (para no decir berraca), se ha puesto su armadura de combate, ha elaborado su duelo y ha tenido el coraje de sacar enseñanzas sobre todo esto que nunca dejara de doler. Poms, te admiro y te agradezco por confiar en este espacio ya que día a día me doy cuenta que más gente lo lee y mejor aún, que le llega al corazón a más personas cada vez. Seguro después de leer esto, mucha gente volverá a caer en cuenta de la grandeza que tienen las cosas pequeñas.

Pip Pip

Aquí lo que escribió:

(opinión propia del autor que podrá diferir en algunos aspectos de las opiniones y publicaciones de daccoaching.com. Publicado con autorización)

Relativizando los “problemas” de la vida

MINIMIZAR LO ACCESORIO Y DIMENSIONAR EN SU INMENSIDAD LO ESENCIAL

Aprendizajes luego de la muerte de mi primo Jorge.

Al intentar encontrar respuestas a las preguntas que genera la muerte de un ser querido tan joven como mi primo, entiendo que la única solución a la tristeza y a la desesperanza que por momentos intentan apoderarse de los seres humanos, está en nuestro interior. Nada más valioso que hallarse nuevamente en el aquí, en el hoy, en el ahora, y poder desde ahí entender que el único que tiene el poder de ser feliz, de alegrarse con las pequeñas cosas, de vivir una vida en paz y de sobrepasar el dolor tanto físico como emocional y espiritual, es uno mismo.

Lo esencial: nuevamente y en negrita (y para que no se me olvide) es el amor, el gozo de la buena salud, la fuerza para emprender el vuelo, la energía constante y bondadosa de nuestra familia y de nuestros amigos y todo aquello que nos vuelve a unir con Dios; la naturaleza, el perdón, la fe, la ternura, la esperanza, el arte, la música, el goce de las cosas pequeñas. Comer lo que a uno le gusta, escuchar las canciones favoritas y repetirlas hasta el cansancio, hacer deporte, bailar, leer, escribir, meditar, compartir con los que uno quiere.

Lo accesorio, en cambio, es todo aquello que nos “estorba” o que nos complace desde nuestro ego. Tener o no un buen trabajo, ser exitoso o no en lo profesional, tener o no tener cosas materiales, tener o no un novio, etc etc etc. Los problemas del día a día, el trancón, la llanta pinchada, la impuntualidad, los pensamientos de otros, pagar los servicios, la forma de vivir la vida de algunos, los prejuicios, la envidia, el egoísmo, el rencor y la venganza, son elementos accesorios que no permiten que trascendamos a un plano espiritual y que nos anclan por completo en lo terrenal.

Para que estamos entonces aquí? Para aprender a deshacernos de lo que nos estorba y para aprender a vivir con lo esencial. Si nos vamos a ir de aquí, vámonos con poco equipaje como lo hizo Jorge, que no nos pese. Vámonos livianos.

Sucesos como estos, logran sacarnos de lo que creemos que es nuestro centro, y en donde nos acomodamos como si todo estuviera bien. Como si no hubiera nada que corregir y como si más adelante la vida tuviera solo que recompensarnos por lo que hemos hecho y no nosotros a ella.

No. Lo que nos muestra la muerte de un ser querido es que el minuto vivido debe ser un minuto aprendido, que las palabras de amor y los mensajes recibidos son lo que queda al final del día cuando partimos.

Quiero que la muerte de mi primo sea un mensaje para la juventud. Hasta las últimas elecciones, Jorge estuvo con un girasol en el pecho, creyendo, siempre creyendo, que SI SE PUEDE y que un cambio en un país en donde la violencia es un negocio ES POSIBLE. Busquemos en nuestros corazones la fuerza y el valor y estemos receptivos al día a día. Hay algo más acá del dolor que hoy sentimos. Un mensaje y una enseñanza.

A mis tíos y primos quiero agradecerles por su fortaleza y fe al afrontar esta despedida. A sus amigos quiero agradecerles por su apoyo y por su LUZ. Sigan llevando el mensaje de paz, de servicio y de EMPRENDIMIENTO de Jorge a donde quiera que vayan.

Recomiendo a quienes leen este Blog (que me dio las fuerzas para poder ver la luz de sol hoy con otros ojos, sentir el calor del día con cierta calidez y al mismo tiempo ser consciente del amor de Dios al ponernos en este plano terrenal de continuo aprendizaje) que traten de preguntarse PARA QUÉ y no PORQUÉ. El “porqué” nos fija en el pasado y nos colma de sinrazones. El “para qué” nos llena de esperanza y nos permite pensar que TODO lo que nos sucede en la vida tiene un propósito, una enseñanza y como he decidido llamar a este escrito, un aprendizaje.

MEG

Friday, November 5, 2010

El peligro de interpretar


Como es de difícil interpretar. Mejor aún, como es de fácil mal interpretar. Asumir es mil veces más fácil que concretar. Pero lo hacemos cada día. El ejemplo más claro son los medios escritos. Puede uno sentarse a escribir y estar guiado por la emocionalidad al hacerlo pero debe pensar que al otro lado de el texto, estará otra persona que tal vez no tendrá la misma emocionalidad al leerlo. De ahí lo difícil de hacerle a las demás personas entender lo que uno escribe. No es lo mismo leer que escribir, (así parezca obvio) y es que existe un cierto peligro cuando uno escribe. El peligro es que uno no se haga entender o que la otra persona mal interprete lo que uno haya querido escribir.

Cuando se usaba el correo tradicional para escribir cartas, casi siempre llegaban meses después de escritas y uno igual las leía y se emocionaba al hacerlo leyendo lo que la otra persona, que estaba lejos, contaba en sus palabras. No le paraba mucha atención si “parecía” esto o “parecía” lo otro. Uno se sentaba a contestarle a esa persona y sabía que seguro leería esas palabras en unos meses también. Era correo informativo y a mano o máquina de escribir.

Hoy en día con la mensajería electrónica y los correos electrónicos, se puede tener una “conversación”. Acá está el veneno. Sigo creyendo que una conversación es hablada, con la otra persona enfrente y con la posibilidad de ver a la otra persona para poder tener su corporalidad a simple vista (y valgo el skype con cámara). La tal llamada “conversación” vía mensajes o correos electrónicos es simplemente un intercambio de mensajes en una secuencia. NO TIENEN NI EMOCIONALIDAD NI CORPORALIDAD. Lo más parecido es escribir en mayúsculas lo cual internacionalmente se conoce como si uno estuviera exaltado o gritando. Pero gritando de rabia? De felicidad? Es muy difícil saberlo con certeza. De nuevo, es más fácil mal interpretar y dejarse llevar por lo que uno cree que está leyendo, mas no lo que verdaderamente trató de expresar la persona que lo escribió.

Las personas leen un correo y tratan de entender el contenido e inmediatamente interpretan la emocionalidad del mismo. Ese es un error. Las palabras son para leerles e interpretarlas en contexto dentro del marco que se está tratando.

Por eso es que mi consejo es el siguiente: cuando se traten temas personales de alto contenido emocional, no lo hagan por correo electrónico o mensajería al menos que se sientan altamente efectivos en transmitir el mensaje con la emoción implícita. Se atienen a que la otra persona interprete lo leído de cualquier forma y si se asume algún tema, ya se empieza mal, ya que de un supuesto se empiezan a desarrollar las acciones que se llevarán a cabo a continuación. Es como crear una casa en el aire.

No hay nada malo en preguntar a la otra persona que quiso decir o pedir que le expliquen con profundidad lo dicho, antes de “asumir” lo que trató de manifestar.

Espero que puedan evitar estos problemas y no optar por decir “es que yo pensé que estabas diciendo que…” o “lo siento pero yo creí que querías decir que…”.

Wednesday, October 27, 2010

Personas que marcaron mi vida...y seguro desde ahora, la tuya también


El coaching tiene muchos significados. Después les contaré el mío. Hoy no quiero escribir mucho ya que lo que les escribo hoy, es para sentarse unos 5 minutos y leerlo con calma.

Existe gente que te cambia la vida. Personas que te inspiran, personas que llevarás siempre adentro de tu corazón. En mi vida como médico he vivido y he visto cosas que jamás podrán ponerse en palabras.

Siendo residente de segundo año en el área de ortopedia y traumatología, en uno de mis turnos, llegó un trauma. Para mí, como cualquier otro. Qué iba a saber que este trauma me cambiaría la vida. Y si, fue el trauma de esta persona que me cambió la forma de pensar, pero más aún, fué la PERSONA quien sufrió el trauma que me enseñó lo importante que es no rendirse.

En la ambulancia llegó una mujer joven, desfigurada de pies a cabeza, una fractura de pelvis inestable (de lo más mortal que existe en el mundo del trauma), múltiples contusiones y traumas en todos los sistemas, trauma craneoencefálico etc etc etc. Para nosotros, otro trauma más.

Me detengo a pedirles el favor que no se imagínen una escena de alguna de esas series que pasan por televisión. Esto es verdad, ésta es mi profesión.

La paciente entró por las puertas de urgencias y era necesario llevarla de inmediato a cirugía por la complejidad del trauma. Todos los que estábamos de turno, médicos, traumatólogos, enfermeras, camilleros, anestesiólogos, cirujanos y demás, fueron dirigidos a este caso. La paciente estaba en estado crítico. La paciente alcanzo a frenar su corazón hasta cero, entro en paro cardiorespiratorio, y gracias al anestesiólogo en salas de cirugía, nuestra querida paciente, volvió a nacer.

Desde ese día, la vida de ella cambio y la mía también. Hoy por facebook la veo reírse y con una cara de orgullo que siempre me devolverá a esa cara que vi cuando entró por las puertas de urgencias peleando contra la muerte y luchando por vivir. Cambió el tubo orotraqueal por una sonrisa permanente.

El coaching utiliza como herramienta principal, lo que se denomina la pregunta poderosa. Después de muchos años, se me ocurrió hacerle a nuestra protagonista la siguiente pregunta:

QUE SIGNIFICA PARA TI ESTAR VIVA HOY?

Y esta fue la respuesta:

"Cuando tu vida se detiene, cuando los afanes por las actividades diarias ya no tienen sentido, cuando lo que tenias planeado se desmorona, cuando tu vida da un vuelco de la noche a la mañana y de pronto te encuentras luchando por sobrevivir, inevitablemente el significado de lo que es “vivir” cambia.

Así me paso a mí.

Una noche me despierto abruptamente, como quien desea respirar precipitadamente luego de permanecer mucho tiempo bajo el agua, y me encuentro en un lugar totalmente desconocido para mí, sin fuerzas y con dificultad para pensar. Eran momentos muy confusos, no estaba segura si estaba como entre un sueño en el que eres consciente, o si realmente estaba allí, en una habitación oscura con puerta trasparente, acostada en una cama sin poder moverme, con un tubo en la garganta que me oprimía y no me permitía respirar bien. Por momentos me quedaba dormida y volvía a despertar, a sentir esa angustia, ¿qué hacía yo aquí? ¿Esto es real? ¿Dónde estoy?. No recordaba nada y suplicaba por volver a dormir, ya que la angustia de no saber qué pasaba era demasiada para mí. Me encontraba, sin saberlo en una habitación de cuidados intensivos de un hospital.

El día llego y con él la claridad, sin saber cómo, comencé a entender. Algo ha cambiado, algo cambió, y fue mi vida para siempre. Creo no haberle preguntado a nadie, porque esa mañana ya sabía lo que tanto quería recordar la noche anterior, “Un bus nos atropello”. No sé cómo y porque lo sabía; esa mañana en aquella habitación tan iluminada no lo recordaba, y hoy 5 años después, sigo sin recordar nada de ese trágico accidente.

En ese momento un sentimiento nefasto se apoderó de mí, de pronto empecé a creer que debía prepararme para escuchar de los médicos la noticia que no iba a volver a caminar, pues no sentía mis piernas. Yo quería pensar que quizás seguía en un sueño y que pronto iba a despertar, pero no era así y yo lo sabía, solo me lo quería negar, no quería esa realidad para mí.

Pero poco a poco en el momento de mi mayor desesperación mental, empecé a sentir la paz necesaria para tomar la determinación de que no importara lo dolorosas y terribles que fueran las noticias por parte de los médicos, yo iba a estar bien. A algo tenía que aferrarme, en esa soledad.

Pronto llegaron enfermeras, me quitaron el tubo de la garganta y dos de ellas me dijeron que me iban a bañar, tengo que confesarlo, ingenuamente pensaba que me llevarían a una ducha o una tina y yo me bañaría, aún no me había percatado de la gravedad de mis lesiones. Además de no sentir mis piernas, tenía un “tutor” incrustado en mi pelvis, algo parecido a un triangulo, unos tubos metálicos unidos por tornillos que salían de mi cuerpo, nunca había visto nada igual. El baño consistió en pasar una esponja húmeda por mi piel, y realmente yo no podía evitar el sentirme incomoda con aquellas enfermeras, pues era una situación tan inesperada que no sabía cómo más sentirme. Pronto llegaron doctores, no recuerdo claramente muchas cosas que pasaron ese día, a veces eran momentos muy confusos, creo que me quedaba dormida debido a los calmantes para el dolor, pero recuerdo que a uno de ellos le dije que no sentía mis piernas. Él me dijo que todo estaba bien, que me había fracturado no se qué, que se me había explotado no se qué, que me habían hecho no se qué. De modo que no sabía si estar preocupada o más tranquila con aquella información.

Por fortuna, vinieron a visitarme otro grupo de médicos a los que les exprese mi angustia. Quería saber ya, si podría caminar o no. Uno de ellos me hizo un examen, me rozaba la planta de los pies con un objeto, para mi alivio sentí cuando lo hizo en el pie izquierdo, luego el doctor hizo lo mismo en el pie derecho, en el cual no sentía nada, yo creía que él quizás no estaba empleando el mismo método que había empleado con el otro pie, y me empecé a angustiar, el doctor rozaba mi pie cada vez con más fuerza, hasta que lo pude sentir, y también pude sentir dentro de lo posible un gran alivio, “podría caminar”. Desde ese momento, mi percepción de la vida empezó a cambiar.

La noche del accidente, caminaba felizmente por la calle con el ser más maravilloso que he conocido en mi vida, Mi Dieguito. Lo tenía todo. Tenía a mis padres, a mis hermanos, tenía trabajo con el que me pagaba mi estudio, tenía muchos amigos, era independiente, en fin, estaba viviendo lo que había planeado para mí, y aparte de todo estaba comenzando mi primera relación de noviazgo.

Nunca ni en mil años me hubiera imaginado que al intentar cruzar una calle mi vida tal como la conocía podría cambiar. Pero sucedió. Nos sucedió a nosotros esa noche de diciembre en un evento desafortunado. Lo que recuerdo de esa noche es que estaba feliz, me había ido bien en la universidad, estaba muy contenta en mi trabajo, todos en mi familia estaban bien y yo estaba con Dieguito. Lo siguiente que recuerdo fue la noche que desperté en la habitación del hospital. Ocho días después del accidente.

En el accidente, afortunadamente yo lleve la peor parte. Esa noche Diosito quiso que ambos, tanto Mi Diego como yo permaneciéramos con vida. Pero mis lesiones fueron mucho más graves que las de él, y eso aunque suene extraño, fue bueno que haya sido así. Sé que para mi Sol (como le digo a mi Diego) esta experiencia ha sido muy, muy dura, pero creo, (quizás pensando de manera egoísta) que si las cosas hubieran sido de otra manera, para mí hubiese sido aun más duro tener que ver por lo que él hubiera tenido que pasar si fuese él quien estuviese en mi lugar. En este sentido creo que Diego llevo la peor parte. Este tipo de sentimientos y pensamientos son algo confusos, difíciles de explicar y de comprender. Evito pensar en ellos, no me quiero enredar en el pasado, pensando que hubiera sucedido esa noche si yo hubiera hecho esto o lo otro. Ya tengo claro que lo que pasó, pasó por alguna razón. Solo estoy segura que es un milagro que hoy yo esté viva, que cuando nadie creía que iba sobrevivir eso sucedió, que me rescataron de las garras de la muerte, que literalmente me revivieron para volver a nacer y que como me dijo uno de mis doctores me reconstruyeron como se reconstruye a una porcelana se ha roto, no todos corren con esta suerte. Definitivamente la vida es un suspiro es un solo aliento, soy un milagro, un milagro de vida y creo que todos lo somos, solo que en mi ese milagro ha sucedido tres veces.

Recuerdo que estando en el hospital luego de salir de la sala de cuidados intensivos, le dije a Diego, que dejáramos nuestra relación hasta ese momento. Yo no quería que él tuviera que pasar por todo aquello que me esperaba, yo pensaba que al fin y al cabo apenas habíamos comenzado nuestra relación y los sentimientos del uno hacia el otro no se habían afianzado aún, no quería que él se sintiese comprometido conmigo, no de esa manera. Pero él con mucho amor me dijo que siempre estaría conmigo y que pronto saldríamos de esta prueba, porque eso es, una prueba.

A partir de ahí, En los siguientes 4 ó 5 meses después del accidente, yo no me podía mover ni hacer nada por mi cuenta, diferente a estar postrada en una cama. Tareas tan simples y que solo unos cuantos días antes podía hacer sin problemas, como cepillarme los dientes, bañarme, sentarme a la mesa, eran muy difíciles para mí. Permanecer acostada en una cama, mirando al techo todo el día, toda la noche, aguantando dolores es algo muy difícil de asimilar. El tiempo que estuve en el hospital aunque fue muy traumático ya que, pasar un 24 de diciembre o un 31 sola y despierta escuchando la fiesta fuera en las calles, soportar los dolores de las curaciones, de las cirugías, de las terapias físicas que siempre fueron mi mayor dolor de cabeza, yo fui feliz. Recuerdo mucho las rondas que hacían los médicos de las diferentes especialidades y que me iban a visitar, las risas y las bromas con muchos de ellos, conocí personas muy bonitas y me sentía realmente como una consentida, la mayor parte del tiempo reía y eso me permitía no perder tiempo pensando en lo que me había pasado, no tenía tiempo para afligirme, tuve muchas visitas de amigos y de familiares así que me mantuve muy ocupada en mi permanencia en el hospital, me preocupaba más bien por estar dentro de lo posible presentable para cuando viniera mi Dieguito a visitarme y no dejaba de sentir mariposas en el estomago, todas estas vivencias y todo ese ambiente tan bonito en el que me sentía muy querida y cuidada por todos, creo que fue fundamental en mi recuperación, estaba tan feliz al punto que cuando me dieron de alta para irme a hospitalización domiciliaria, 45 días después del accidente, yo no me quería ir.

No puedo describir la felicidad tan grande que sentía cuando podía superar pequeños retos cada día. Los primeros pasos que di luego de que me retiraran el tutor creo yo que fue uno de los días más felices de mi vida, el día en que me pude sentar en una silla de ruedas para salir a dar una vuelta y recibir el sol, la primera vez que me cepille los dientes frente a un espejo en el baño, la primera vez que me bañe, la primera vez que use las muletas. Después del accidente nuevamente tuve muchas primeras veces de muchas cosas, es como si hubiera vuelto a nacer. Y obviamente, de alguna manera es así, mi estado fue evolucionando como con un bebé.

Sin duda esta experiencia aparte de dura e inesperada, ha sido completamente enriquecedora.

Conocí a mucha gente valiosa y hermosa de la cual me siento orgullosa y feliz de conocer, afiancé lazos de amistad y conocí más sobre mí.

Vivo muy agradecida con Dios por darme una tercera oportunidad de vivir y agradecida con la vida, que es maravillosa única e irrepetible sin importar lo que suceda. Cada vez que paso por el frente del hospital lo miro con tanto amor, es el lugar donde prácticamente volví a vivir. Y estoy agradecida con mis médicos, porque sin duda son los mejores, y me siento orgullosa de ellos.

Afortunadamente, si hoy alguien me ve en la calle verá a una chica común y corriente, alguien normal, pues camino normal y me veo normal. Pero tengo una historia, una historia muy difícil de contar y a veces de creer. Y me siento orgullosa, muy orgullosa, porque aunque en la vida me han pasado cosas difíciles y duras de aceptar, asimilar y afrontar, soy una persona sumamente afortunada de poder superarlas. Y por eso no me siento una persona normal sino una muy especial a la que Dios ama mucho. Aún hoy 5 años después, tengo secuelas del accidente, tanto físicas como sicológicas, tengo muchos miedos y temores. Muchas de estas secuelas las superaré, otras en cambio quedarán para siempre como marcas indelebles. Superar los miedos y temores es la parte más difícil dentro de este proceso de recuperación, pues debo enfrentarme al más poderoso contrincante que he podido conocer, “Yo”. Sé que debo hacerlo y que debo lograrlo y el día en me supere será un día grandioso, un día victorioso. Y trabajo en ello, porque deseo tanto volver a salir a la calle y no sentir ningún temor, deseo tanto volver a ser una persona tan independiente como era, eso es libertad.

Mi vida cambio para siempre, no soy igual, no me siento igual. Antes del accidente quizás era muy inconsciente, nunca estuve enferma, nunca estuve hospitalizada, casi nunca me dolió una muela, nunca me detuve a pensar lo que implicaba vivir y lo que esto significaba. No es que fuera alguien a la que no le importará, solo tenía cosas más importantes en la cuales pensar, que agradecer por caminar, hablar, ver, oír, respirar. Esas cosas normales que la gente normal hace casi sin darse cuenta. Y luego de un momento a otro, en un abrir y cerrar de ojos, aquellas cosas que hacia como alguien normal, yo no las podía hacer, en un momento no podía respirar, no podía caminar, no podía si quiera cuidar de mi misma mucho menos trabajar y continuar con mis estudios, y es en esos momentos en que te das cuenta que vivir no es una casualidad sino un privilegio, es cuando dejas de ser una persona normal para convertirte en alguien especial y agradecido. Cada día, vivir, caminar y sentir el viento en el rostro es un regalo, el mejor de los regalos. Así que aprendí a valorar más que nunca que puedo ver, oír, reír, llorar, sentir, amar, caminar y que estoy viva, viva. Que no me perdí de esto tan maravilloso que es vivir, que no me perdí de mi gran amor, de mi primer beso, de mi grado, de ver paisajes hermosos, de conocer el mar, de viajar en avión, de conocer gente linda, en fin de tantas cosas de las que hoy estoy disfrutando y agradeciendo.

Pasaron momentos difíciles y dolorosos pero valió la pena superarlos. Debo confesar que a veces cuando me veo en el espejo y observo que mi cuerpo ya nunca será como antes, pues con aquellas cicatrices, no puedo evitar evocar tristes recuerdos, de aquel tiempo en que me preguntaba ¿porque a mí me pasó esto? Si yo nunca le he hecho daño a nadie, y al contrario siempre había procurado ser una buena persona lo mejor posible, pero al momento reaccionó y me recuerdo que eso ya no importa, la belleza es vana y efímera e importa más la belleza interior y luego recuerdo lo que Diego algún día me dijo, “Gracias a ellas, gracias a que las tienes es por lo que estas viva”. Son cicatrices de vida.

Sin duda, luego de este accidente, he recibido muchos regalos, aparte de seguir con vida, gané varias becas en la Universidad, me gradúe, sigo con el amor de mi vida igual de enamorados a un primer día de novios que el accidente nos arrebató, con nuevos amigos, con grandes proyectos y convencida de un futuro prometedor. Realmente he recibido muchos y entre los mejores regalos es que me siento bendecida privilegiada y amada, en otras palabras especial.

La percepción de la vida cambia, como dije al inicio, es inevitable. Mi percepción cambio a raíz de este accidente, de esta gran prueba que aún hoy no terminamos de superar, pero cada vez vemos más cerca ese día en el cual coloquemos el candadito como dice mi Dieguito a este episodio de nuestras vidas. No sé si algún día pueda olvidar esta experiencia y el dolor de tantas cosas a raíz de este accidente, porque siento cada vez que esto hace parte de mí como mis genes. Pero sí espero poner el candadito que cerrará este capítulo tan dramático y a la vez tan indescriptible en nuestras vidas y espero que sea pronto. Ojalá muchos aprendieran a valorar las cosas, cada día es una oportunidad para darnos cuenta que estamos con vida y que es un regalo, un privilegio, que muchos ya no tienen, que podemos caminar y que muchos desafortunadamente ya no pueden, no hay que esperar a que algo suceda para abrir los ojos, indudablemente la vida es un suspiro y puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos para siempre.

Ahora solo quiero vivir, vivir, y vivir. Disfrutar de la vida y permitir que la vida me sorprenda como lo ha hecho hasta ahora. Ahora solo pienso en hacer las cosas siempre bien, mejor que antes. Superar mis miedos y seguir descubriendo el mundo de cosas que me quedan aún por vivir y por descubrir al lado de mí amado Dieguito y de las que personas que siempre me apoyaron y estuvieron ahí en los momentos más difíciles y cuando más lo necesitaba."