Monday, April 25, 2016

Flexión y Extensión



Las articulaciones del cuerpo se mantienen en flexión  la mayor parte del tiempo. Desde el cuello hasta los pies, la postura que se refleja en nuestro homúnculo cerebral, y  no emite señal de incomodidad, es la flexión. Cuello, codos, manos, dedos, caderas, rodillas…todas se encuentran en flexión la mayoría del tiempo.

Lo interesante de esto es que cuando estiramos dichas articulaciones, las mismas que están cómodas en flexión, sentimos placer. Esto si no hay dolor de por medio por supuesto. Solo imagínense alguien desperezándose. O ustedes mismos haciendolo. 

A qué voy con esta analogía?

Durante nuestra vida estamos en la lucha por encontrar una zona cómoda, o como se denomina hace ya algún tiempo, “zona de confort”. Luchamos y trabajamos para llegar a  ella pensando que cuando estemos ahí, todo será de maravilla. Que al estar en dicha zona, nos olvidaremos de lo que pasa a nuestro alrededor, independiente si es malo o bueno, solo porque hemos logrado llegar a estar cómodos.

Y el placer? Los retos? La lucha contra la monotonía?

Ahí es cuando nos estiramos con fuerza y pasamos de estar en flexión a estar en extensión sostenida. Y sentimos placer.

Se debe tener cuidado con confundir zona de confort con una vida monótona. No juzgo al que le guste estar siempre en el mismo lugar, haciendo las mismas cosas, solo porque 
está cómodo. Es 100% válido. Pero también es válido que la aburrición y la falta de ímpetu también podría llegar más temprano que tarde. La monotonía del día a día.

Salirnos de la zona de confort puede ser incómodo inicialmente. Pero a la vez, un reto. La gasolina emocional de nuestras vidas, la adrenalina, lo que nos mantiene vivos es el riesgo mismo.  Lograr asumirlo, vivirlo, enfrentarlo y saltar al abismo de lo desconocido, respaldado por el paracaídas de nuestra propia autoestima y seguridad, es lo que nos distrae de nuestra comodidad diaria. Claro está que dicho paracaídas debe abrir para poder usarlo. En nuestro subconciente reconocemos  que  la probabilidad que no se abra es mínima, pero existe.

Como médico, puedo extrapolar el pensamiento de algunos diciendo que vivimos esperando llegar a un punto donde nuestra práctica se estabiliza, el flujo de pacientes llega a su máximo, nuestras horas de trabajo se normalizan, se abre la puerta a la vida familiar y al tan añorado descanso. Todo esto en la gran burbuja de la zona de confort. Y ahí nos queremos quedar porque hemos luchado por llegar hasta dicho punto. Sudor y lágrimas para llegar ahí. Por qué cambiar? Mejor aún, PARA qué cambiar?

En mi nueva vida corporativa pasé a un mundo de cambios constantes. Ha sido difícil adaptarme de un modus operandi de "progresión" hacia la zona de confort como médico , a una vida de disrupción constante como corporativo. Lo importante es buscar donde está el placer de esta nueva forma de vida.

Lo primero es aceptar que la nueva vida es así. No vivir del pasado. No comparar la vida previa con la nueva. Entender que existe una diferencia entre cambio y transición. Instruirse en esta nueva cultura de alguna manera. Existen libros dedicados a entender los cambios y poder asumir que lo único constante es por cierto, el cambio mismo.

Lo segundo es aliarse con personas expertas que han pasado por lo mismo que uno. En mi caso médicos que han dejado la practica buscando un cambio de vida dentro del mundo corporativo. Esas personas hablarán con la sabiduría que trae la experiencia y seguro aportarán consejos que en ciertos casos funcionarán, y en otros no. Lastimosamente la única forma de saber si funcionan, es intentándolo.

Por último se debe pasar de la reacción a la acción. Crear dentro del  horario un colchón emocional para saber y prever  que los cambios llegarán en cualquier minuto. No estar prevenido pero si listo para reaccionar y no dejarse abatir por la onda con la que golpea cada cambio.  No “acomodarse” es muy diferente a no sentirse cómodo. Lo importante es sentirse cómodo cuando las circunstancias podrían llegar a incomodar.

Entonces, cada vez que nos estiramos, y salimos de nuestra comodidad corporal en flexión, estamos sintiendo el placer rompiendo con lo estándar, con lo “normal”, con la rutina.

Cuándo fue la última vez que asumiste que estabas cómodo e hiciste algo para voluntariamente salir de esa zona de confort y buscar un nuevo reto?

La vida es una. Se va rápido. Es tu decisión si la quieres vivir todo el tiempo en flexión, o pasar a la extensión ocasionalmente  y llenarte de placer,  solo con el hecho de tratar algo nuevo. Los logros frente a los objetivos trazados  podrán llegar o no, pero el aprendizaje del proceso es lo más importante.

Les dejo tres frases que encontré en una entrada de un blog de un grupo Argentino. No son frases de ellos, pero las usaron y se les debe dar el crédito correspondiente. Cada uno escoja la suya mientras yo voy a estirarme un poco.

  • “El barco está muy a salvo en el puerto, pero los barcos no se construyen para eso” – William G.T. Shedd
  • “Para poder cruzar el océano, hay que tener la valentía para perder de vista la costa” – Cristóbal Colón
  • “Un mar tranquilo nunca hizo a un buen marinero” – Proverbio Africano



Feliz semana para tod@s

Sunday, March 27, 2016

Razones con Soluciones



Ha pasado un tiempo largo sin escribir. 6 meses de pausa. Increíble. Como dicen algunos “se venía venir”.  Mi cabeza no ha perdido fuerza, mi emoción quizás, pero es mi agotamiento físico y mi nuevo formato de vida lo que me ha llevado a ver el computador como una herramienta de trabajo y no como un aliado en la técnica de registrar y plasmar mis pensamientos. Si le sumamos la felicidad de llegar a mi casa a ver a mis hijas y mi esposa, el tiempo para prender el computador para escribir se reduce a un mínimo.

Mi vida pasó de estar en contacto con personas todo el día, a estar prácticamente encerrado 8 o 9 horas al día en una oficina mirando la pantalla de un computador. Para los que me conocen, espero que no se olviden de ese Juancho de siempre, pero si se encuentran con un Juancho diferente, créanme que estoy tratando de retomar mi formato. Pero estoy agotado. Feliz, pero agotado.

Esto no es una queja, es un registro. Miro a mi alrededor y no encuentro motivo para levantar la mano en señal de protesta. No es lo que tengo, es lo que me falta. Suena egoísta? Suena a codicia? (en inglés greed), suena en mono y no en estéreo? Probablemente,  pero llegó el momento de hacer un análisis de esa pausa de 6 meses y he caído en cuenta que mi interacción social me hace mucha falta. Al principio pensé que sería llevadero pero hoy en día, ha tomado una gran parte de mí. No es suficiente los lamentos en redes sociales que hacen/hacemos algunos. Estos lamentos son terapia de instante sin profundidad o progresión en el tiempo. No son suficientes los grupos por mensajería electrónica (aunque hay varios que me mantienen a flote), no es suficiente ni adecuado depender de un medio electrónico para reemplazar el contacto físico, visual, sonoro y kinestésico de la interacción humana. Pero en medio de la soledad, de la presencia ausente de personas que te rodean tanto en el trabajo como fuera de él, la tentación de usar las redes sociales como muro de los lamentos está a la orden del día. Asimismo, estoy prácticamente narrando lo que estoy haciendo con esta entrada en mi blog. Queja vs registro. Cada lector lo podrá interpretar como quiera.

Nunca dejaré de ser el mismo. Simplemente mi entorno ha llevado a volverme un poco más introvertido. Esa forma de ser, que no tiene nada de malo, es algo que no escogí, es algo que no busqué, es algo en que me convertí. No me gusta mi nuevo formato, no me siento el mismo,  pero es que sin materia prima social, lo social, lentamente se va.

A lo mejor estarán pensando si mi familia no es suficiente para hacerme feliz. La respuesta es más que obvia. Mi familia directa, mi esposa e hijas son mi motor, es lo que me mantiene a flote, lo que me mantiene feliz. Desafortunadamente nuestras familias extendidas viven lejos así que de nuevo, gracias a la tecnología, podemos mantenernos en contacto y hacer de la distancia algo más llevadero. Las llamadas con video hacen una gran diferencia. Me acuerdo exactamente cuando mis hermanos estudiaban por fuera de mi país,  y mis padres y yo nos sentábamos al lado del teléfono a esperar las llamadas de ellos cada Domingo a las 7 pm. Un Domingo mi hermana, el otro Domingo mi hermano. Algunas veces yo solo pasaba a saludar porque en cuestiones de minutos tocaba colgar ya que la llamada salía costosa.

Entonces, qué hacer para remediar la sensación de aislamiento social? Pasemos de la reacción a la acción.

Lo primero es aceptar el formato de vida y recalar en el soporte que se tiene. No me puedo quejar que llegar a la casa a ver a mi familia me inyecta de energía. Llego cansado pero son ellas las que me motivan a sacar fuerza para sonreír y hacer mis deberes dentro del hogar. El paso inicial es aceptar la situación sabiendo que el cambio llegará de manera lenta pero segura. Paciencia es una virtud como decía mi mamá. Poco a poco llegaran los vecinos confiables y las personas de buen corazón en las que se puede confiar con asuntos de índole personal. La confianza es algo que se gana y no algo que se reconoce de inmediato. Al principio, no tener personas para poder desahogarse por miedo al juicio es algo que limita emocionalmente. Esto lo toco en el cuarto punto más abajo.

Segundo, se debe buscar algún momento en el horario para aislar a los medios sociales. Apagar teléfonos, televisión, tabletas y simplemente reconectarse. Esta estrategia se ha adaptado de mil maneras y nombres, así que cada uno sabrá cual es la mejor estrategia para hacerlo. Lo importante es hacerlo con ustedes mismos. Sin teléfono, sin fotos, sin publicarlo, sin tecnología. Los inviernos afectan esta estrategia para los que usamos la naturaleza como herramienta en el proceso de recarga emocional. Lo que llaman “the winter blues” existe y silenciosamente afecta todo. El estado emocional, la iniciativa de superarse, y el ambiente en general.

Tercero,  registrar el progreso. Así como cuando se inicia una dieta y se toma el peso inicial, debemos poder encontrar un punto de arranque, una escala emocional que permita denotar progreso o la falta del mismo. Trabajar para progresar. Atraer lo positivo. Buscar la motivación para hacerlo. Inyectar gasolina emocional y lograr que el motor carbure a diario. Mantener limpio el carburador hace la diferencia. Yo dejé de escribir y eso me afectó bastante ya que mi cabeza se sobrecargó y no liberé pensamientos sino hasta hoy. Esto lo había hecho por otros medios, con alivio de momento, pero no por medio de mi blog, el cual creo que sirve para un alivio más sostenible.

Cuarto, combatir el aislamiento social. Este es un punto que tiene sus límites y es bastante lento de superar. El afán para pertenecer a una comunidad no deja nada bueno. Para algunos que hemos podido en otras ocasiones tener buen ímpetu social, no tener un círculo cercano inmediato ha impactado de manera abrupta nuestra vida; pero asimismo,  ha servido de enseñanza. En una pareja esto se debe manejar con cuidado ya que uno de los dos tendrá aceptación más rápida que el otro. Esto se debe usar para la ventaja de ambos y por ningún motivo causar celo social dentro de la pareja. No todos somos monedita de oro pero algunas personas logran causar impacto y aceptación social más rápido que otros. 

Entonces qué hemos aprendido? Hemos aprendido que existe gente de todo tipo, y que las personas más sinceras llegan cuando tienen que llegar. Existen personas legítimamente buenas y que quieren ayudar de corazón y a ellas les agradecemos cada día y viviremos agradecidos siempre. Otras tan rápido como llegan, así de rápido se van. Simplemente toca mantener un estado de hipervigilancia y reconocimiento y no ser ingenuo (del inglés naive).  El primer “ataque” de una comunidad a unos nuevos miembros es el juicio. El segundo, ligado al primero, es que se asumen cosas que a la larga tienen un 50% de posibilidad de ser verídicas. Esto puede ser intencional o no. Es la naturaleza humana juzgar y asumir, pero es nuestro deber como personas reconocer cuando lo estamos haciendo y no caer en la trampa de juzgar al que nos ha juzgado. Reconocer que esto pasará disminuye el impacto de cuando uno es juzgado. De nuevo, lo importante es no caer en la tentación de hacerlo.

Quinto, buscar ayuda. El primer paso es reconocer que algo anda mal y no dejar que afecte el ambiente familiar o laboral. Importante es no dejar que pegue primero sin reconocerlo. En mi caso, fue a manera retrospectiva que me di cuenta y es por eso que escribo esto como (1) auto terapia y (2) ayudar a quien pueda salir favorecido para que no le pase lo mismo. Yo estoy en el proceso de aceptación y con las estrategias que he tomado creo que será cuestión de tiempo en que esta sensación se convierta en algo llevadero. Lo primordial es que en el proceso de aceptar, no cambie la naturaleza y esencia de las personas y sea posible interceptar antes perjudique. Las ayudas son variadas: consejería, coaching, libros, etc. Cada uno deberá analizar cuál es la mejor. Lo crucial es creer que se puede superar y que es posible estar cada día mejor.

Así pues, termino esta entrada contento de retomar mi técnica de registro y esperando seguir llegándole a los miles de lectores que ha tenido esta página con los años. Gracias a los que me han contactado a preguntarme por qué dejé de escribir. Aquí está la respuesta.


Feliz día para tod@s

Wednesday, September 30, 2015

Sobreanalizar - concepto de cuantificación del análisis



Nota introductoria: no puedo creer que ha pasado tanto tiempo sin escribir. Muchas razones diría yo pero no quiero sobreanalizar. Prefiero escribir sobre ello.

El ser humano está constantemente queriendo aprender. Bueno, espero que la mayoría. No creo que nadie conscientemente decida parar de aprender. Tener mucha información es un arma de doble filo. Da la posibilidad de salir de la ignorancia en varios temas y poder participar activamente en conversaciones y reuniones sin parecer un “snob” (aparentador). Por el otro lado, tener mucha información lleva a la cabeza a ahogarse en sinapsis continuas de algoritmos y diagramas de flujo. Esto genera estrés porque cada sinapsis, de las millones que existen, libera sustancias que generan estrés. Somático (del cuerpo) o netamente emocional (que a la larga también se podría considerar como  somático).

Pero cómo controlamos la cantidad de información que absorbemos? Sencillo, no podemos. Al menos que logremos bloquear los 5 sentidos las 24 horas del día. Imposible. Más bien,  la solución podría ser reconocer estas instancias en que estamos siendo, y me disculpo por sonar redundante,  “auto inundados” por nuestra propia manera de analizar la información, y saber reaccionar a ellas de una manera inteligente. Emocionalmente inteligente.

Es importante mantener el autocontrol cuando estamos en una situación que amerita digerir información, procesar y emitir conceptos. También es importante ser asertivo cuando nos enfrentamos a ese ataque que nos puede llevar a un pánico reactivo. Saber cómo mantener ese neutro emocional. Dicho neutro, es lograr no ser impulsivo o pasivo, y esto es algo que no se logra de un día para otro. El día que uno cree haberlo logrado, es cuando uno se enfrenta con la duda de verdaderamente haberlo hecho. Es aquí cuando no nos podemos dar por vencido y decir “así soy”, sino optar por buscar ese control emocional y así como uno entrena la mente y el cuerpo, entrenar las emociones de la misma manera. El conformismo es el camino más directo para la mediocridad. Ser emocionalmente mediocre y reconocerlo, podría conllevar a un corto circuito emocional.  

Dónde se abre el espacio para que nuestras emociones nos jueguen una mala pasada? En dos ocasiones diría yo. La primera es cuando tenemos un tsunami de información que empieza a causar las sinapsis mencionadas anteriormente; y la otra, completamente opuesta, cuando existen pausas en el día y nuestra mente nos lleva a analizar. Este análisis para las personas demasiado autocriticas, puede estar lleno de juicios propios y voces internas llenas de ataques para consigo mismo. En este punto es cuando el concepto de juego interior verdaderamente “entra en juego”. Dicho concepto viene de Gallway y su libro sobre tenis. Si, el juego interior del tennis.  Los que algún día lo jugamos, y para los que aún lo hacen, siempre nos reprochámos lo mal que le pegámos a la pelota o lo mal que efectuamos un servicio etc. Nos auto atacamos constantemente. Lo único que esto hace es alejarnos aún más de nuestro juego perfecto. Una vez Gallway logra descubrir esto y concientiza a la persona que solamente se enfoque en el momento y no se autocritique despectivamente, es cuando el juego mejora por completo. Suena simple pero no es fácil.

“El oponente que habita en la cabeza del propio jugador es más formidable que el que está al otro lado de la red” – Tim Gallway, El Juego Interior del Tennis, 1974

En resumen,  lo importante es primero reconocer la cantidad de autocrítica que nos hacemos. Lo segundo es saber si nos estamos emitiendo juicios. Lo tercero es reconocer si esto nos afecta emocionalmente, y por ultimo si es así, saber controlar las emociones y poder continuar positivamente.   Yo sé que este algoritmo es fácil de seguir en papel, pero en la práctica no nos oímos ni nos vemos, y volvemos así a ese punto ciego de no reconocer para poder reaccionar.

Cada uno tiene la opción de controlar las emociones y no ser controlados por las mismas.

Cuál es el límite de pensamiento para causar una reacción emocional? Existe algún umbral que al superarlo conlleve algún tipo de reacción emocional? Si es así, qué tipo de reacción? De qué depende el tipo de reacción? Cuál emoción se sobrepone a las otras? Existe combinación de emociones (seguro que sí), pero a qué nivel se combinan? O simplemente todo lleva a una reacción la cual se controla o no de manera binaria según el ímpetu de lo que la causa?

El hecho de estar certificado en IE no me hace emocionalmente inteligente. Solo me ayuda a ser consciente  de mis emociones para algún día poder entenderlas y así poder controlarlas.

El camino es largo y apenas empiezo. Feliz viaje y día para tod@s.


Saturday, February 28, 2015

in SER tidumbre



La incertidumbre es la chispa que prende el fuego forestal que a su vez se esparce sin parar y destruye millones de hectáreas. Todos lo hemos visto por televisión. Esas imágenes de llamas enormes acaparando bosques y parques naturales. Bomberos corriendo, helicópteros con toneladas de agua, mangueras dispersas por todo lado en un esfuerzo fútil para acabar con la destrucción. La ironía es que el fuego no sobrevive sin oxígeno y el agua tiene oxígeno. No soy químico pero me acuerdo de la fórmula. Mi punto es que algunas veces las herramientas que tenemos para apagar el fuego, podrían alimentarlo aún más.

Desde que inicié mi vida en el ambiente corporativo, lo único constante ha sido el cambio. Suena irónico pero así es. De los libros que me he leído de “adaptación” e “introducción” al mundo corporativo, se repite mil veces que no se puede estar tranquilo en un sitio porque cuando uno menos piensa, las fichas vuelven a ser cambiadas, o peor aún, uno es una de esas fichas que están cambiando dentro de un plan mayor, del cual no se tiene conocimiento, o si se tiene, no es total, o peor aún, no es real.

Irónico ya que toda mi vida estudié y luché por lograr tener un ambiente “seguro”, a prueba de “grandes cambios” que me desestabilizaran. Mi práctica clínica, mis pacientes, mi rutina, mi cirugía, etc. A eso le apuntaba yo como forma de vida hace uno años mientras terminaba mis estudios en Barcelona. Pero quién dijo que la vida no es también un remolino de cambios? Craso error seria querer estar en un sitio estático y valga la redundancia, sin movimiento. Lo importante es no negarse al cambio, o a los cambios, o a la constancia de los mismos. Lo verdaderamente importante, es lograr tener una inteligencia emocional acorde para (1) aceptar los cambios y (2) enfrentarlos.

Hoy en día estoy en un ambiente completamente diferente al que estaba acostumbrado. Un ambiente que solo veía en películas y que por momentos decía que “jamás” tendría en frente. Error.

Una vez más, error mío no estar abierto a esa posibilidad. Posibilidad que después de varios meses, se hizo realidad y ahora estoy sumergido en este ambiente. No logro nada ahogándome en el pasado, simplemente lo tomo como experiencia que me permite estar donde estoy ahora. Trato de canalizar mi energía para entender mi ambiente, mi entorno, saber a dónde estoy, para poder definir a donde quiero llegar. Para llegar al punto B solo es necesario saber desde dónde inicia mi proceso, en otras palabras el punto A. Mal haría yo creyendo que del punto A al B solo se puede llegar en línea recta. Me doy cuenta que lo importante de llegar al punto B, es el proceso, y el aprendizaje del mismo.

Existen personas que solo les produce emoción el proceso como tal y no el resultado. Asimismo, personas que solo les interesa el resultado. Creo que poder lograr aprender y extraer las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas de cada etapa del proceso, incluido el resultado, es clave para obtener una ganancia holística. Sin ir más lejos, uno que otro amigo se emocionaba con el cortejo a una mujer y entre más difícil los obstáculos puestos por esta mujer, más satisfacción. Una vez lograban que esa mujer aceptara que estaban en una relación, se perdía el impulso. Por otro lado, existían también amigos que les daba solemne desagrado todo el proceso del enamoramiento y querían el resultado casi que de manera inmediata. Para entonces ahí si mirar hacia el futuro e iniciar con la certeza y no con la incertidumbre.

Volvemos a la palabra clave de esta entrada. La incertidumbre. Es francamente un reto para la estabilidad emocional. No tener claridad produce incertidumbre y esta a su vez, si no es manejada adecuadamente, podría conllevar a trastornos emocionales y/o físicos. La inteligencia emocional es clave como primer filtro para esta incertidumbre. Lograr asertividad emocional para obtener autocontrol viene de un proceso de autoconocimiento el cual cuando inicia a dar resultados, promueve la motivación para seguir luchando por ese bienestar emocional.

Existen muchas herramientas para trabajar frente a la incertidumbre. Cada uno debe explorar cual se adapta mejor a cada situación. El primer paso es aceptar la angustia, no luchar contra la aceptación. Pedir ayuda no nos hace más débiles, nos hace más inteligentes. Es necesario aprender a SER para poder HACER. Y la “inSERtidumbre” es parte del ser humano, de sus emociones, es parte nuestra.

Mi familia siempre me ha repetido la oración para la serenidad. La oí mil veces de la boca de mis padres pero como adolescente y adolescente tardío que creo seguir siendo, la ignoraba.

Ayer la busqué.

Quiero dejarla acá para que cada uno la imprima, la memorice, la minimice, la interiorice y la repita en esos momentos de incertidumbre y angustia. No es la salvación, pero si un primer paso para una estabilidad emocional que podrá abrir la mente a la solución.


Feliz fin de semana para tod@s. 


Sunday, January 11, 2015

Control NO remoto


Ha pasado tanto tiempo sin escribir que algunas veces me cuestiono qué es lo que me lleva a tanta pausa. Solo 3 entradas en todo el 2014. Ni yo me lo creo. No es falta de interés pero si quizas falta de tiempo. Mi vida cambio de manera drastica en el 2014 y hoy por hoy paso el día frente de un computador y la posibilidad de conectar mi mente y mis emociones para escribir se aleja un poco frente a la realidad de llegar a mi casa a estar con mi familia. 
Son muchos los temas que quiero tratar. Empezando por desearles a tod@s un gran año. Aunque el comienzo de año sea culpado de ser una excusa para proponerse las cosas, a nadie le importa. Lo importante es lograr motivarse para lograr proponer y hacer todo lo posible por cumplir. Si no se logra, tampoco es cuestión de auto reproche y culpa. Seria un callejón sin salida a un camino que inicia con ilusión y termina con lo contrario. 
Mi primera entrada del 2015 es sobre uno de los pilares de la inteligencia emocional. El autocontrol. A finales del año tuve una introspección severa y me llevó a pensar que en ciertos momentos logro entender mi potencial de autocontrol pero en la gran mayoría de momentos es la falta de domino sobre el control la que me empuja a realizar acciones nacientes de un impulso quizás potenciado por una rabia inconsciente. Rabia a qué? No lo se. Así que me puse en la tarea de investigar, y leyendo de manera intensa sobre la rabia me di cuenta que ciertas acciones que he realizado en los últimos meses son producto de una rabia inconsciente. Razones creo que hay varias pero todavía estoy analizando una por una para poder entender el concepto en su totalidad. 
El estar bravo - de nuevo sin saber por que- ha llevado a convertirme en un ser controlador. Al menos a caer en cuenta que lo soy. Tanto que he logrado alejarme de ciertas cosas, inclusive de mi propia sonrisa (y seguramente de familia y amigos). Al caer en cuenta cada día que ya no sonrío como antes, me preocupo. Y cuando me preocupo soy capaz de pasar de la pre-ocupación a la decisión de acción bastante rápido. Así que inicia mi terapia admitiendo que estoy bravo sin razón y que quiero recuperar mi sonrisa. Es mas, me acabo de reír al caer en cuenta lo que estoy escribiendo así que voy por buen camino.
No quiero conllevar a malinterpretaciones. No camino por la calle con el entrecejo fruncido ni con el puño listo para disparar. Mi puño va cerrado por el frío y mi cara va seriamente afectada por el viento. Soy feliz con mi familia y vivo agradecido con Dios por lo emocionante que me ha trazado el camino. Pero soy humano lo cual conlleva a caer en cuenta que aunque no soy perfecto, si debería ser capaz de reaccionar frente a las actitudes propias o que podrían llegar a incomodar a la gente que me rodea. Como todo es un circulo, dichas incomodidades que causo, a la larga me incomodan a mi también. 
Existe una diferencia en tener autocontrol y ser controlador. Es mas, la falta de autocontrol conlleva a controlar otras personas. Es un mecanismo de defensa. Ser hombre y por ende tener ese chip de dominador y macho alfa, viene con sus detalles implícitos como el poderío. Que mejor forma de dominar que demostrando que se tiene el control. Ser responsable tampoco es tener el control. Se necesita ser responsable para saber manejar el poder del control y esto es un concepto diferente. Muchas veces los seres controladores al ejercer el control que auto proclaman se sienten que están haciendo las cosas de manera responsable. Esto se da porque estas personas se creen que ellos imponen las reglas y a la vez las hacen cumplir. Las cosas como "yo digo y punto". 
Frente a mi hija debo actuar responsablemente y tratar de educarla de la mejor forma. Ella es consciente de quienes son sus padres  y que nosotros en la gran mayoría de desiciones tenemos el control de la situación (al menos eso creemos). Si yo dejaría que mi falta de autocontrol me llevara a ser un controlador, la educación y crecimiento emocional de mi hija se vería seriamente afectado. Si yo me convierto en un ser controlador frente a mi esposa, tarde o temprano reclamará su libertad y querrá salir corriendo. Nadie soporta que lo controlen. Nadie guarda silencio eterno. Convertirse en micro y macro manager en el hogar debe ser detestable. Y a su vez entendible. 
Les pregunto a uds:  Tienen autocontrol? Están dominados por el control de alguien mas? Pierden el control? Controlan desmesuradamente las situaciones cotidianas? Quieren controlarlas y no pueden conllevando a frustración y angustia?
Si la respuesta a alguna de estas preguntas prende una chispa o levanta una bandera he cumplido mi propósito. No dejen que sea tarde para caer en cuenta que por no saber balancear el control en todas sus aristas, este se puede convertir en un peligro para nuestro balance emocional y físico. 
Si el nuevo año llegó y se hicieron las mismas propuestas que medio mundo, por qué no iniciar este año proponiéndose mejorar la estabilidad emocional y analizando el control en nuestras vidas. Ya sea hacia nosotros mismos o el que ejercemos -conscientemente o no- hacia las personas que nos rodean. No olviden que la comunicación efectiva y clara es gran parte del éxito de las relaciones. Si ya han caído en cuenta y aceptado que tienen un dilema frente al control, quien mejor que la pareja, un amig@ cercano, o un familiar para expresarlo y lograr crear un plan de acción. 
DacCoaching les desea a tod@s un gran año. Espero que logren controlar el control y no ser controlados por la falta del mismo. 
Los sentimientos y las emociones son el lenguaje universal que debe ser honrado. Son la expresión auténtica de quiénes somos” - Judith Wright.

Thursday, September 18, 2014

Escrutinio Motivacional



Hace mucho tiempo que no escribo. Muchas cosas han pasado en mí vida que me ha llevado a ausentarme de las letras. Para los que no saben, y he sido claro con el tema, escribo para mí, es mi terapia. Por eso, llevo 3 meses esperando el momento para volver a escribir. Lo necesitaba.

Quizás lo que me frenaba o más bien, la excusa que tenía para no volver a escribir era que estaba pasando por muchos cambios en mi vida. Mudarme en avanzada a un nuevo país sin mi familia,  trabajar en paralelo todo el día en lograr tener un lugar definitivo para vivir, acoplarme no solo a las costumbres de un nuevo país sino también a las costumbres de la región donde estoy ubicado, esta nueva cultura, una nueva forma de trabajo, etc. Todo esto puede sonar a excusas, pero son los hechos que me llevaron a ausentarme de mi propio desahogo.

Cambios. Esa es la palabra clave. Son los cambios los que nos desestabilizan constantemente. Suena irónico que la única constancia en la vida sea que cambia continuamente. No se Uds. pero yo, no soy muy bueno para aceptar tanto cambio, y de manera tan abrupta. Mis capacidades camaleónicas no son las mejores. Es un reto hoy por hoy llegar a una zona de confort tanto personal como emocional sin dejar a un lado la zona de confort (para algunos utópica) en el ámbito laboral. Cuando uno llega a esa zona y se relaja, boom, se voltea la torta y cambia todo de nuevo. Yo soy consciente, al igual que Darwin que sobreviven los que mejor se adaptan; pero, también soy consciente que me puede llegar a tomar más tiempo de lo considerado como "normal". Cabe aclarar que cada uno define su propia normalidad.

Para sobrellevar (también conocido como sobrevivir) los cambios, se necesita de una inteligencia emocional a tope. Cada uno necesita una seguridad y autoconfianza, amarradas con el cordón del autocontrol. Momentos llevaderos se mezclarán con momentos amenazantes. No todo lo que se refleja en los “status” de las redes sociales es lo que verdaderamente pasa. Vaya engaño. Con las redes (y sonará irónico) cada uno es libre de publicar lo que quiera y hacerse público de la manera que lo desee. Un arma de doble filo pero esto es tema aparte para otra entrada. Sin duda alguna ha habido momentos en que verdaderamente me he puesto en una situación de cuestionamiento y afortunadamente tengo las bases para discriminar el para qué y no el porqué de las cosas.

Es así que llego al tema central de esta entrada: la motivación.

Cómo se llama la fuerza que lo mantiene a uno de pie día tras día?
Cómo se denomina aquella energía con la cual se canaliza la alegría y la felicidad? Que lo lleva a uno a continuar una vez se completa un objetivo?
Cómo se logra vivir con intensidad ese sentimiento de misión cumplida?

Todo, absolutamente todo es más fácil si uno está motivado. No lo hace más fácil, solamente lo hace más simple. Más llevadero.

La felicidad va de la mano de la motivación. La felicidad no se da solamente al cumplir objetivos. Se da si una vez cumplidos los objetivos, se continua estando motivado para absorber objetivos nuevos. Si se hiciera una lista de todo lo que lo hace a uno feliz, y al final del día mete todos los componentes de esta lista a un embudo, el resultado final será ese producto llamado motivación. La motivación es lo que nos hace el camino más fácil hacia la felicidad. Es el puente. Si el puente está quebrado, debemos mirar a nuestro alrededor, dar unos pasos para atrás y volver a  encontrar ese material necesario para reconstruirlo. Si no lo logramos, nos quedaremos sin motivación y sin poder disfrutar de una felicidad plena.

Entonces, después de tantos cuestionamientos, y después de tantas preguntas autocriticas y autocomprometedoras, logré establecer que la razón de ser, la razón de sonreír, es mantener a flote lo que me motiva. Siempre presente.

Para quién hago lo que hago? Con qué fin? Cuál es mi recompensa? En qué momento llega mi felicidad? Cuál es la verdadera razón por la cual estoy feliz?

La respuesta es muy sencilla. Mi familia y la oportunidad de tener trabajo. La felicidad de mi familia y mi propia tranquilidad me hacen a mi feliz y me dejan tranquilo. Algunos dicen que me pongo los límites muy altos pero a mí me gusta verlo como que me pongo un nivel de motivación trabajable. Cada reto una nueva oportunidad.  Mi Norte es la sonrisa de mi hija y de mi esposa. Hago lo que sea necesario para que al final del día pueda llegar a la casa y verlas sonrientes y felices. Eso, en resumen es mi motivación.

No estoy en un momento para pensar en mi felicidad secundaria a objetos terrenales. Esos llegaran tarde o temprano y en ese entonces mi felicidad por ellos seguro también llegará. Tengo claro que el día que no esté en este mundo, aquellos objetos que me dieron felicidad, no viajarán conmigo. Por ahora, mi felicidad es la felicidad de mi familia. Un altruismo satisfactorio, un querer y amar sin límites. Nunca un sacrificio, nunca un pormenor. Soy feliz haciendo feliz a mi familia. Creo que es una ley implícita que no muchos la consideran.

Cada uno se motiva de manera diferente y es la razón de esta entrada impulsarlos a escribir la motivación que al final del día los deja feliz y satisfechos. No es difícil. Es simplemente hacer una pausa y analizar en qué momento de mi vida soy feliz y tener esto como punto de partida. Una vez esclarecida dicha motivación que proviene de la felicidad mencionada anteriormente, esta se convierte en un lugar seguro o “safe haeven”. Un salvavidas. Cómo se logra? Simple pero tal vez no tan fácil.  Al tener la motivación clara, cualquier momento difícil en la vida que llegue, y habrán muchos, automáticamente se hará más llevadero si cada uno logra  remontarse a dicha fuerza motivacional. A aquella razón de ser.

Un día incomodo en el trabajo, una situación incómoda con alguien, un mal día a nivel económico, una mala noticia. Cualquiera que sea la razón, nuestra motivación es la respuesta para llenarse de fuerza y poder seguir avanzando. Yo creo tener claro que estoy en este mundo para mi familia y no por ella. Ella está en este mundo para mí y no por mí. Somos una simbiosis de amor único, de energía motivacional,  de fuerza y respeto incondicional. Hacemos lo que creemos es lo mejor para poder llegar al final del día y acostarnos tranquilos. Construimos por segundo. Mal o bien no lo sabemos, pero cuando nos vemos tentados a juzgarnos, tratamos de ser imparciales.

Qué los motiva a Uds.? Cuál es la llave de esa puerta que se abre día a día con la motivación?


Feliz final de semana para todos.

Thursday, May 8, 2014

Aprendiendo a aprender de los que nos han enseñado: Inés Lopez



Como más de uno sabe, la vida es un mar de encuentros con personas. Algunas llegan, otras se van, otras regresan y otras nunca las vuelves a ver. La vida me puso a mí en el camino del Coaching y puso el Coaching en mi camino. Aunque no soy nutricionista o nutriólogo, aprendí de mis amigos y partners en Nutritional Coaching Experts en nutrició®, lo importante que es la nutrición para nosotros, para nuestros amigos, y para nuestros seres queridos. Que felicidad poder combinar el coaching con el acompañamiento en la ruta de alimentarse bien.

Hace poco, tuve de nuevo la oportunidad de formar parte del Panel de Expertos de Nutrirional Coaching® al ser docente en la primera parte del curso realizado en Bogotá en el mes de Marzo de 2014. En dicho curso, tuve en frente como alumna, a una persona a quien admiro y quiero mucho, y una vez terminado el curso, y de que quedara claro lo importante que es poder realizar preguntas poderosas, le pregunté lo siguiente:

CÓMO HA SIDO TU EXPERIENCIA DENTRO DEL COACHING NUTRICIONAL COMO CHEF Y PARA QUÉ VAS A UTILIZAR LO APRENDIDO DENTRO DEL CURSO DE COACHING NUTRICIONAL EN TUS PLANES INMEDIATOS Y FUTUROS?

Y aquí su respuesta (gracias chef):

“Luego de más o menos dos años de haber visto a Juancho, me lo encontré nuevamente en Imaginaria, un espacio colectivo donde inicié mi primer proyecto de cocina; Boca Boka. Me senté con Juancho y su esposa a conversar un rato, pues Juancho venía con frecuencia y nos manifestaba lo mucho que le gustaba nuestro espacio. Boca Boka es un hermoso proyecto q nació hace poco más de un año, con la firme intención de ofrecer un concepto de cocina saludable y desenfadada, usando productos de calidad premium. Este concepto encajó a la perfección con Imaginaria; un espacio que nos acogía con su onda informal, bohemia y creativa donde priman objetos de reciclaje, venta de ropa, música, cocina y elegancia.

Mi nombre es Inés López, soy administradora de empresas, chef y próxima coach nutricional. He sufrido de sobrepeso gran parte de mi vida y por ello un día cualquiera decidí tomar el toro por los cuernos y me lancé a estudiar cocina. Empaqué maletas rumbo Argentina, donde aprendí a cocinar en una pequeña escuela, personalizada y con bases en cocina francesa. Tuve la oportunidad de trabajar en hoteles, restaurantes y empresas de catering, experiencia que me enriqueció mucho como persona y profesional. Luego de “pagar derechos de piso” en los lugares donde trabajé, lavar platos y realizar labores poco gratas, comprendí que estaba hecha para la cocina. El universo me iba poniendo donde debía estar.

En Dic de 2013 Juancho me compartió información sobre un curso de coaching nutricional que estarían dictando en Bogotá en el mes de febrero. Me contó un poco de que se trataba y creo que inmediatamente identificó el gran interés que mostré por el tema. Envié mi hoja de vida a Barcelona no obteniendo respuesta ya que el curso se postergó para Marzo. Fui aceptada al curso sin ser nutricionista per sé, pero teniendo una mente dispuesta al aprendizaje. Apenas supe de la noticia estaba yo llenando el formulario de inscripción.

Viajé a Bogotá en marzo para asistir a la parte presencial del módulo de coaching nutricional. Debo confesar que hace mucho tiempo no disfrutaba tanto de un curso, inclusive hacía mi mayor esfuerzo para aguantar la ida al baño para no perderme ni un minuto de clase.

Hace poco más de un mes transcurrió el modulo presencial y ahora mismo estoy por entregar el trabajo final del módulo a distancia. Sigo asombrándome y digiriendo como el primer día la valiosa información obtenida en el curso. La metodología, el equipo docente, el material y los compañeros… todo absolutamente impecable y fascinante.

Debo confesar que llegué al coaching sin saber muy bien para qué me iba a servir, pero si sentí un fuerte impulso que no me hizo musitar ni un segundo a tomar mi decisión. Pensé que me iba a ayudar a tornear y a complementar mucho mi concepto de cocina y relación con los clientes, y si, pero más allá de eso, el coaching nutricional tocó mis fibras más sensibles y muchos de mis paradigmas con la alimentación. Aprendí que cada persona es el gerente y maestro de su propia vida y como tal, nadie más que uno mismo conoce la manera para sanarse;  con un acompañamiento claro está. De la misma manera comprendí que para romper patrones y evolucionar debemos actuar desde el amor y con una base sólida centrada en exaltar lo positivo. Tuve un verdadero despertar de conciencia y una lección enorme de vida para mi relación conmigo misma y con los demás.

Podría escribir todo un pergamino sobre esta bellísima experiencia que apenas está comenzando y con el transcurrir de los días se pone más interesante. El coaching nutricional me ha llevado de la mano para empezar mi propio proceso y con él, la oportunidad de ayudar/acompañar a otros desde mi propia experiencia como chef.

Gracias al coaching nutricional logre esclarecer mi misión y mi pasión en esta vida, y dar un paso a mi propia sanación. Es una pequeña semilla para muchas cosas que están por venir.

Me gustaría que este curso se pudiera dictar abiertamente a todo el público, porque claramente la nutrición es el talón de Aquiles de nuestro equilibrio físico y emocional y el coaching una manera mágica de relacionarnos y acompañarnos unos a otros.

Gracias Juancho por invitarme a escribir en tu blog y sobre todo gracias a la vida por haberte puesto de nuevo en mi camino, eres un ser humano íntegro y maravilloso. Espero contar con la suerte de seguirte encontrando en mi camino.”

No Inés, gracias a ti por haberme enseñado tanto.

"No hay errores cuando uno habla con el corazón. El que se equivoca es quien decide aventurarse a juzgar o interpretar" - DacCoaching 

Pueden contactar a Inés a: lopezines@hotmail.com

Feliz resto de semana y fin de semana para todos.